columna
Artículos estrictamente de opinión que responden al estilo propio del autor. Estos textos de opinión han de basarse en datos verificados y ser respetuosos con las personas aunque se critiquen sus actos. Todas las columnas de opinión de personas ajenas a la Redacción de EL PAÍS llevarán, tras la última línea, un pie de autor —por conocido que éste sea— donde se indique el cargo, título, militancia política (en su caso) u ocupación principal, o la que esté o estuvo relacionada con el tema abordado

Despertador

Señalar los males del capitalismo es justo y útil; considerarlo como el puro mal resulta imbécil

Un operador de la Bolsa de Nueva York, mirando las pantallas de cotizaciones.
Un operador de la Bolsa de Nueva York, mirando las pantallas de cotizaciones.Allie Joseph (AP)

Cuando me preguntan qué libros cambiaron mi forma de pensar, evito mencionar los grandes clásicos —Spinoza, Schopenhauer, Nietzsche...— sin los cuales no pensaría. Recurro a El conocimiento inútil, de Jean-François Revel, gran intelectual del siglo pasado que me despertó del estupor izquierdista (es más difícil dejar de pensar mal que empezar a pensar). El libro trata de cómo lo que ya podemos saber es bloqueado por lo que queremos opinar (“la ideología es una mezcla de emociones fuertes e ideas simples”). Se publicó en 1988, cuando no existía internet, ni móviles, ni redes sociales. Aparece ahora (en Página Indómita) y sorprende que aún sea tan actual. Sus capítulos sobre la mentira, los periodistas o los profesores valen casi más para hoy que para ayer. Se lo recomiendo a los que fueron educados por la bruja Avería en la execración del capitalismo y la ceguera ante sus alternativas. Señalar los males del capitalismo es justo y útil: considerarlo como el puro mal es imbécil (al respecto también conviene leer el excelente Defensa del capitalismo, de Carlos M. Gorriarán, editorial Espasa). Me gustaría conocer la crítica que haría hoy Revel a la ideología de género, el animalismo, la ecolatría o el desmadre de los trolls en la Red, entre otras sociopatías actuales...

El conocimiento inútil, admirablemente escrito y a ratos dolorosamente divertido, se asombra ante los ciudadanos que en las naciones más ilustradas y benignas las consideran especialmente insufribles, además de culpables del resto de las desdichas humanas. ¿Por qué odian la mayoría de los intelectuales las sociedades liberales en que viven? Porque en estas se les impide apoderarse enteramente de la dirección del prójimo. Si en su día no lo hicieron, lean ahora este libro. Les hará menos bobos: ¡a mí me sirvió!

Cuando un tema da mucho que hablar, lee todo lo que haya que decir.
Suscríbete aquí

Contenido exclusivo para suscriptores

Lee sin límites
Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS