columna
Artículos estrictamente de opinión que responden al estilo propio del autor. Estos textos de opinión han de basarse en datos verificados y ser respetuosos con las personas aunque se critiquen sus actos. Todas las columnas de opinión de personas ajenas a la Redacción de EL PAÍS llevarán, tras la última línea, un pie de autor —por conocido que éste sea— donde se indique el cargo, título, militancia política (en su caso) u ocupación principal, o la que esté o estuvo relacionada con el tema abordado

¿De qué lado se encuentra la India?

Mientras seguimos con horror la guerra en Ucrania, Asia es protagonista de tenues pero significativos movimientos geopolíticos

El primer ministro de la India, Narendra Modi, en una imagen de archivo.
El primer ministro de la India, Narendra Modi, en una imagen de archivo.NARINDER NANU (AFP)

El día que comenzó la invasión de Ucrania, Putin recibió en Moscú al primer ministro de Pakistán, Imran Khan. El hecho, en apariencia una coincidencia aciaga, no pasó desapercibido en la India. Pakistán, némesis desde la partición de 1947, representa, junto a China, el principal desafío para la seguridad territorial del país. La semana pasada, las autoridades chinas sorprendieron a la India al proponer una inesperada visita del ministro de Exteriores, Wang Yi, para fin de mes.

Se ha especulado bastante sobre las causas que han llevado a Nueva Delhi a abstenerse en las resoluciones de Naciones Unidas contra Rusia. ¿De qué lado se encuentra la India? “Estamos de nuestro lado”, respondió al ser preguntado Pankaj Saran, antiguo embajador de la India en Rusia, según informa The New York Times.

Cuando un tema da mucho que hablar, lee todo lo que haya que decir.
Suscríbete aquí

La estrecha relación que mantienen la India y Rusia viene de lejos. Durante la Guerra Fría, Nehru, líder sesgado del movimiento de no alineamiento, y posteriormente su hija Indira, buscaron en Rusia un contrapeso a China, Estados Unidos y Pakistán. Además de ser el principal proveedor de armas, Moscú ha vetado en varias ocasiones las resoluciones sobre Cachemira en el Consejo de Seguridad de la ONU. Y, si bien es cierto que tras el fin de la Guerra Fría, la India comenzó un acercamiento a Estados Unidos que culminó con la incorporación al Quad, lo logró sin debilitar su relación con Rusia. Este multialineamiento flexible, que en el fondo es un no alineamiento de tiempos de bonanza, se explica por la destreza de la diplomacia india, capaz de compartimentar relaciones con países antagonistas sin generar conflictos de lealtad, como es el caso de Israel e Irán, además del mencionado. Sin aspiraciones territoriales expansionistas ni pretensiones de cambiar el orden mundial, la India no es percibida como una amenaza política internacional.

Mientras seguimos con horror la guerra en Ucrania, Asia es protagonista de tenues pero significativos movimientos geopolíticos, como las visitas de Khan y Wang Yi. La declaración conjunta de Xi Jinping y Putin de febrero incluye las líneas maestras de una brújula estratégica chino-rusa: fusionar sus respectivas áreas de influencia, afianzar la presencia en Eurasia y el Indo-Pacífico y prevenir la presencia de EE UU en la región. Una coalición formidable que engloba la dimensión continental y la oceánica, las tesis de Mackinder y Spykman. En este contexto, la India despunta como un actor clave. Lo demuestra el llamamiento a reforzar la cooperación Rusia-India-China de la declaración conjunta. Dada la buena sintonía entre Rusia y la India, China y Pakistán, se trataría de aprovechar las sinergias cruzadas para limar diferencias. La guerra de Ucrania propicia un realineamiento mundial que en Asia resulta patente. Por su talante no alineado, en un contexto de posguerra fría, la India ha podido compartimentar sus ecuaciones de poder. En el nuevo escenario, tendrá que decidir hacia qué lado quiere inclinarse. @evabor3

50% de descuento

Contenido exclusivo para suscriptores

Lee sin límites

Sobre la firma

Eva Borreguero

Es profesora de Ciencia Política en la UCM, especializada en Asia Meridional. Ha sido Fulbright Scholar en la Universidad de Georgetown y Directora de Programas Educativos en Casa Asia (2007-2011). Autora de 'Hindú. Nacionalismo religioso y política en la India contemporánea'. Colabora y escribe artículos de opinión en EL PAÍS.

Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS