Ofensiva en Rusia y Ucrania
Columna
Artículos estrictamente de opinión que responden al estilo propio del autor. Estos textos de opinión han de basarse en datos verificados y ser respetuosos con las personas aunque se critiquen sus actos. Todas las columnas de opinión de personas ajenas a la Redacción de EL PAÍS llevarán, tras la última línea, un pie de autor —por conocido que éste sea— donde se indique el cargo, título, militancia política (en su caso) u ocupación principal, o la que esté o estuvo relacionada con el tema abordado

El precio de la neutralidad escorada

La guerra en Ucrania abre a China un agujero en sus relaciones con la Unión Europea

Vladímir Putin pasa tras Xi Jinping en una imagen de archivo.
Vladímir Putin pasa tras Xi Jinping en una imagen de archivo.POOL (REUTERS)

China ha terminado llamando guerra (zhànshì), no conflicto, a la invasión rusa de Ucrania. Tardó cinco días, le dio muchas vueltas, y al final decidió dejarse de eufemismos. Pero eso no quiere decir que vaya a pararle los pies a Vladímir Putin, por mucho que le desquicie su comportamiento brusco e imprevisible. La noche del 25 de febrero, Pekín se abstuvo en la votación de condena a la ofensiva rusa en el Consejo de Seguridad de Naciones Unidas. Este miércoles volvió a abstenerse en la Asamblea extraordinaria cuando se votó la resolución no vinculante que deploraba la agresión. Entonces los bombardeos contra civiles en Ucrania ya eran indiscriminados.

Que China se ponga de perfil no sorprende. Está cumpliendo sus principios diplomáticos de no injerencia y respeto a la soberanía de otro país. No se prestó a mediar cuando Rusia invadió Georgia en 2008 ni Crimea en 2014. Cree que la OTAN debería haber negociado con el Kremlin teniendo en cuenta las legítimas preocupaciones de seguridad de Rusia. Su prensa oficial lleva semanas incidiendo en esto: Liu Rui, la viñetista del diario Global Times, caricaturiza a la OTAN como una bota que intenta pisar a Rusia. Estados Unidos aparece como el Tío Sam apuntando a un incendio con un surtidor de gasolina y preguntándose por qué China no hace más por apagar el fuego.

Cuando un tema da mucho que hablar, lee todo lo que haya que decir.
Suscríbete aquí

El relato oficial de Pekín: les preocupan los ataques a civiles, rechazan la actitud de la OTAN y de Washington, mantienen una neutralidad escorada hacia el Kremlin y, al mismo tiempo, buena disposición para mediar entre Putin y el Gobierno ucranio. Lo que no expresan: Putin les ha creado un problema gravísimo con el que no contaban. China es el primer socio comercial tanto de Ucrania como de Rusia. Las sanciones les están afectando ya, y en un momento especialmente complicado, cuando intentan remontar las pérdidas económicas de la pandemia.

Más que nada esta guerra a los chinos les abre un agujero en sus relaciones con la Unión Europea. Pekín ha visto que la UE, que tiene fama de lenta, burocrática y contemporizadora, de repente está enviando armas a Ucrania y acercándose más a la OTAN. Y por último está Taiwán, la isla que China reclama como propia y que ha llegado a decir que sometería por la fuerza. Se ha especulado con que Pekín está tomando nota de cómo la comunidad internacional ha reaccionado en Ucrania por si ellos entraran en Taiwán, pero los expertos insisten en que ese escenario hoy no es plausible.

Bastante tiene China con ser la gran aliada del nuevo paria internacional. Su relación con Rusia, y antes con la URSS, ha pasado por muchos altibajos, pero en los últimos tiempos Xi Jinping y Putin presumían de ir juntos contra el orden liberal occidental. Según el New York Times, China sabía que Rusia planeaba invadir Ucrania. Esto, si se confirma, puede complicarle a Xi todavía más el panorama dentro y fuera del Partido. @anafuentesf

50% de descuento

Contenido exclusivo para suscriptores

Lee sin límites

Sobre la firma

Ana Fuentes

Periodista. Presenta el podcast 'Hoy en EL PAÍS' y colabora con A vivir que son dos días. Fue corresponsal en París, Pekín y Nueva York. Su libro Hablan los chinos (Penguin, 2012) ganó el Latino Book Awards de no ficción. Se licenció en Periodismo en la Universidad Complutense de Madrid y la Sorbona de París, y es máster de Periodismo El País/UAM.

Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS