Columna
Artículos estrictamente de opinión que responden al estilo propio del autor. Estos textos de opinión han de basarse en datos verificados y ser respetuosos con las personas aunque se critiquen sus actos. Todas las columnas de opinión de personas ajenas a la Redacción de EL PAÍS llevarán, tras la última línea, un pie de autor —por conocido que éste sea— donde se indique el cargo, título, militancia política (en su caso) u ocupación principal, o la que esté o estuvo relacionada con el tema abordado

Ya estamos (casi) en guerra

En el peor contexto posible para Europa y la democracia está a punto de empezar un gran conflicto

Un convoy militar ruso se traslada por una carretera de Crimea, el martes.
Un convoy militar ruso se traslada por una carretera de Crimea, el martes.AP

En cuanto olieron la sangre, las tropas rusas se movieron a Kazajistán con la misma velocidad que los insectos atraídos por una luz encendida en medio de la noche. Ahora se despliegan en Bielorrusia para hacer “maniobras”, como también rodean parte de Ucrania con una poderosa contumacia (100.000 soldados) que nos recuerdan quiénes fueron. Y quiénes son.

Para aquellos dormidos en los laureles (la mayoría), hay varias cosas que recordar: invadieron Crimea y se la quedaron; derribaron un avión de un vuelo comercial entre Holanda y Kuala Lumpur como si tal cosa; y mantienen un conflicto abierto en el este de Ucrania en el que han muerto ya 14.000 personas. ¡14.000 personas! Ya es una décima parte de lo que dejó la última y salvaje guerra en continente europeo, la de Yugoslavia.

Las migas que arrojan los acontecimientos para que vayamos recorriendo el sendero del conflicto nos van entreteniendo como unas noticias más, pero pronto nos depositarán ante la mansión donde habitan los ogros: que es la agresividad de Rusia, su ansiedad por restablecer y exhibir su espíritu imperial y la ristra de cadáveres que podremos contemplar. Que ya podríamos, si quisiéramos.

Cuando un tema da mucho que hablar, lee todo lo que haya que decir.
Suscríbete aquí

Y parece que está lejos. Pero el giro estratégico de Rusia que acompaña este movimiento prebélico y bélico pasa por pagar mucho más caro el gas, pues ingentes cantidades que antes iban a Europa ya viajan rumbo a China, un cliente más voraz y menos exigente que nosotros. Los ciberataques se suceden. Y las sanciones europeas, el frustrante método de castigo que está en la mano de Occidente, desfallecen ante la nueva capacidad de Rusia y China de aliarse sin necesitarnos demasiado.

¿Cuáles son las soluciones? Aquí llega la contradicción. Europa y Estados Unidos pierden protagonismo, potencia y capacidad de maniobra en un nuevo universo en el que otros poderes consolidan su pujanza. El castillo de bienestar y derechos que conforma el Viejo Continente atrae a millones de inmigrantes que huyen del cambio climático y los conflictos, pero no está siendo capaz de atraer con eficacia a quienes buscan democracia. Esta ya no está de moda. El mundo ha cambiado sin que sepamos aún qué forma va a adquirir el futuro próximo: no será Guerra Fría, no será guerra mundial, ni será imperio de las democracias liberales; una nueva distribución del poder dará más a los autócratas y menos a los demócratas. Y en ese contexto llega una más que posible nueva guerra en Europa. @bernagharbour


Regístrate gratis para seguir leyendo

Sobre la firma

Berna González Harbour

Escribe en Cultura, es columnista en Opinión y analista de ‘Hoy por Hoy’, además de responsable de la newsletter EL PAÍS de la mañana. Ha sido enviada en zonas en conflicto, corresponsal en Moscú y subdirectora al frente de varias secciones. Premio Dashiell Hammett por 'El sueño de la razón', su último libro es ‘Goya en el país de los garrotazos’.

Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS