Columna
Artículos estrictamente de opinión que responden al estilo propio del autor. Estos textos de opinión han de basarse en datos verificados y ser respetuosos con las personas aunque se critiquen sus actos. Todas las columnas de opinión de personas ajenas a la Redacción de EL PAÍS llevarán, tras la última línea, un pie de autor —por conocido que éste sea— donde se indique el cargo, título, militancia política (en su caso) u ocupación principal, o la que esté o estuvo relacionada con el tema abordado

El capital de la izquierda pija

Ante el desafío de articular amplias coaliciones sociales, tendrán más opciones de triunfar aquellos que no hacen rivalizar, sino que ensanchan, las nociones de libertad o igualdad

Papeletas electorales de las elecciones del 10-N en un colegio de Madrid.
Papeletas electorales de las elecciones del 10-N en un colegio de Madrid.J.J. Guillén

Pocos temas tan apasionantes y apasionados como la relación entre desigualdad, clase social y política. Natural, por tanto, que haya saltado al debate público de manera tan viva. Fue el economista Thomas Piketty, en su libro Capital e Ideología, uno de los más conocidos en abrir fuego apuntando al profundo cambio de la base social de los partidos políticos en Occidente.

Con una plétora de datos, este autor señala que los partidos de izquierda han dejado de representar a las clases trabajadoras en favor de las capas más educadas y de mayores ingresos de la sociedad. Esto explicaría por qué el conflicto social ha pasado de versar sobre redistribución a hacerlo sobre los intereses de las clases más formadas, lo que algunos llamarían “políticas de identidad”.

Más información

Según esta premisa el debate contemporáneo gira entre una “izquierda brahmín”, pija y woke, secuestrada por los departamentos universitarios, y una “derecha mercantilista” votada por las clases acomodadas. Mientras tanto, los grupos de menos ingresos quedarían excluidos del sistema por unos partidos de izquierda que los ignoran, todo ello en un entorno de creciente desigualdad.

De entre las réplicas que se han dado a esta tesis quizá la más elegante y persuasiva es la de Abou-Chadi y Hix cuando, tras alabar el intento de sistematizar del economista, parten el espinazo a su argumento.

De un lado, porque recuerdan que hablar de una sola derecha o izquierda en un contexto de fragmentación política no tiene sentido. Ellos demuestran que realmente la educación lo que hace es dividir dentro de cada bloque: La gente con más estudios tiende a votar a partidos de izquierda libertaria o formaciones verdes, mientras que la de menos estudios lo hace por la derecha populista radical. Por tanto, realmente la educación no divide entre ideologías, sino entre votantes de partidos nuevos y clásicos a cada orilla.

Del otro lado, ellos le dan la vuelta al argumento de Piketty. Como demuestran, no es que la gente educada vote a la izquierda y por eso a estos partidos no les interese la redistribución; realmente es la gente educada e interesada en la redistribución la que opta por votar a los partidos de izquierda. Después de todo, si hoy los obreros (stricto sensu) son un 15-20% en la mayoría de las democracias, esas formaciones necesitan el apoyo de otros grupos sociales para ganar elecciones.

Este debate tiene evidentes implicaciones prácticas. Profundos cambios sociales económicos y tecnológicos han hecho que la contienda electoral no sólo vaya de redistribución, también de otras formas de igualdad. Unos temas que, en realidad, dividen más a la derecha, entre la tradicional (globalista, liberal en valores y economía) y la radical (proteccionista y autoritaria), que a la propia izquierda. Por eso, ante el desafío de articular amplias coaliciones sociales, tendrán más opciones de triunfar aquellos que no hacen rivalizar, sino que ensanchan, las nociones de libertad o igualdad.

Inicia sesión para seguir leyendo

Sólo con tener una cuenta ya puedes leer este artículo, es gratis

Gracias por leer EL PAÍS

Sobre la firma

Pablo Simón

(Arnedo, 1985) es profesor de ciencias políticas de la Universidad Carlos III de Madrid. Doctor por la Universitat Pompeu Fabra, ha sido investigador postdoctoral en la Universidad Libre de Bruselas. Está especializado en sistemas de partidos, sistemas electorales, descentralización y participación política de los jóvenes.

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Logo elpais

Ya no dispones de más artículos gratis este mes

Suscríbete para seguir leyendo

Descubre las promociones disponibles

Suscríbete

Ya tengo una suscripción