Columna
Artículos estrictamente de opinión que responden al estilo propio del autor. Estos textos de opinión han de basarse en datos verificados y ser respetuosos con las personas aunque se critiquen sus actos. Todas las columnas de opinión de personas ajenas a la Redacción de EL PAÍS llevarán, tras la última línea, un pie de autor —por conocido que éste sea— donde se indique el cargo, título, militancia política (en su caso) u ocupación principal, o la que esté o estuvo relacionada con el tema abordado

Por un otoño reformista

No es momento para golpes de efecto retóricos que caducan con la misma velocidad con la que llegan a las portadas. Una agenda de cambio tiene que recuperar el sentido de las palabras

El líder popular, Pablo Casado, interpela al Gobierno durante una sesión de control en el Congreso de los Diputados.
El líder popular, Pablo Casado, interpela al Gobierno durante una sesión de control en el Congreso de los Diputados.Emilio Naranjo (EFE)

Se anuncia un otoño de reformas políticas, de la que la nueva de ley de pensiones sería la primera pieza. Que no decaiga. El Gobierno lo necesita para consolidar su mayoría parlamentaria y para afrontar la segunda parte de su mandato sin sobresaltos, es decir, conservar el amplio apoyo de los partidos ajenos a la radicalización de la derecha. Pero también, para dar oxígeno al sector Podemos en un momento de recomposición ideológica y organizativa. Después de una década a ritmo acelerado que les ha llevado de la calle al Gobierno, los podemitas viven ahora momentos de desconcierto entre el desgaste del poder, la psicopatología de las pequeñas diferencias que forma parte de la naturaleza de cierta izquierda, y la huida de un líder quemado en su exposición permanente. Un buen calendario de reformas puede permitir a Podemos recuperar el ánimo, pero también al PSOE ganar espacio en caso de desfallecimiento de sus socios. En fin, el Gobierno entero necesita emitir respuestas que eviten que se traslade aquí la dinámica de fuga hacia la derecha de sectores de las clases populares que de un tiempo a esta parte viene dándose en Europa, sin que la izquierda encuentre el modo de contrarrestarlo.

Más información

La ventaja del Gobierno es que el PP sigue con su política de desgaste de patio de colegio, incapaz de armar una verdadera alternativa a la izquierda y a la extrema derecha. A diferencia de la derecha europea, llámese Merkel o Macron, el PP no tiene espacio de crecimiento hacia el centro para desafiar a Vox, con lo cual le es difícil escapar del implacable marcaje de Vox y atraer a potenciales socios de una mayoría de gobierno, más todavía en la medida en que ha perdido todo contacto con el sector derechista del nacionalismo catalán que le aupó en el pasado. Paradójicamente, sería la infantil estrategia del “cuanto peor, mejor” de un sector del independentismo, la que podría proporcionarle algún alivio.

No es momento para golpes de efecto retóricos que caducan con la misma velocidad con la que llegan a las portadas. Una agenda reformista tiene que recuperar el sentido de las palabras. Jaume Casals, que ha sido rector de la UPF en los últimos ocho años, decía que “la palabra autonomía surge siempre y casi exclusivamente cuando lo que significa está siendo vulnerado por el legislador, por un gobierno, por un acuerdo de sistema o por una universidad vecina. Las universidades españolas son autónomas significa sencillamente que no lo son”. El presidente valenciano Ximo Puig explicó recientemente en Madrid la necesidad de empoderar equitativamente el Estado de las autonomías, que está limitado por la falta de una estructura realmente policéntrica, articulado a partir de “una vértebra central inflamada” que lo acapara todo. Por respeto a la ciudadanía, el principio de partida de una agenda reformista debe pasar por reducir la distancia entre las palabras y las cosas.

Inicia sesión para seguir leyendo

Sólo con tener una cuenta ya puedes leer este artículo, es gratis

Gracias por leer EL PAÍS

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Logo elpais

Ya no dispones de más artículos gratis este mes

Suscríbete para seguir leyendo

Descubre las promociones disponibles

Suscríbete

Ya tengo una suscripción