Columna
Artículos estrictamente de opinión que responden al estilo propio del autor. Estos textos de opinión han de basarse en datos verificados y ser respetuosos con las personas aunque se critiquen sus actos. Todas las columnas de opinión de personas ajenas a la Redacción de EL PAÍS llevarán, tras la última línea, un pie de autor —por conocido que éste sea— donde se indique el cargo, título, militancia política (en su caso) u ocupación principal, o la que esté o estuvo relacionada con el tema abordado

Trasiego

La historia está llena de personajes que alternaron el altruismo con la mezquindad y las gestas heroicas con biografías miserables

La estatua de Cristóbal Colón después de ser derribada por activistas en Saint Paul (Minnesota).
La estatua de Cristóbal Colón después de ser derribada por activistas en Saint Paul (Minnesota).Leila Navidi

La historia está llena de personajes que alternaron el altruismo con la mezquindad y las gestas heroicas con biografías miserables. A veces, las gestas heroicas y las biografías miserables se trenzaban de tal modo que no había manera de distinguir dónde terminaban las primeras y comenzaban las segundas. De ahí la controversia entre los partidarios de mantener las estatuas de estos próceres y los de derribarlas. Me viene a la memoria un militar del que se dijo que habría que conducirlo al paredón inmediatamente después de condecorarlo. No es raro, pues, que coincidan en el mismo individuo una sensibilidad artística extraordinaria, por ejemplo, con una falta de nobleza colosal. ¿Qué hacer ante el dilema? Propongo calcular en cada caso las cantidades de filantropía y de ignominia de los sujetos inmortalizados en piedra para restarles el porcentaje maldito. Pongamos que, según los criterios actuales, media vida de Colón fuera condenable mientras que la otra media constituyera un modelo de conducta. Dividamos su estatua longitudinalmente, de arriba abajo, y dejemos a la vista una de las mitades, que representaría el lado bueno del descubridor.

Casi todas las estatuas de nuestras ciudades quedarían mutiladas, claro. Cabe pensar que de la mayoría de las ecuestres solo quedaría el caballo, mientras que de algunos guerreros de a pie solo quedaría una bota, quizá un calcetín con agujeros. Pero de este modo se haría justicia, que es de lo que se trata. Los fragmentos excluidos podrían destinarse al establecimiento de museos dedicados a la exposición del flanco oscuro de los seres humanos. Todo este trasiego se traduciría en la creación de numerosos puestos de trabajo, lo que tampoco vendría mal para los tiempos que corren.

Cuando un tema da mucho que hablar, lee todo lo que haya que decir.
Suscríbete aquí

Regístrate gratis para seguir leyendo

Sobre la firma

Juan José Millás

Escritor y periodista (1946). Su obra, traducida a 25 idiomas, ha obtenido, entre otros, el Premio Nadal, el Planeta y el Nacional de Narrativa, además del Miguel Delibes de periodismo. Destacan sus novelas El desorden de tu nombre, El mundo o Que nadie duerma. Colaborador de diversos medios escritos y del programa A vivir, de la Cadena SER.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS