_
_
_
_
_

Biden condena las “peligrosas” amenazas de Trump a la OTAN y urge a aprobar la ayuda a Ucrania

El proyecto de ley sobre el apoyo a Kiev afronta un futuro incierto en la Cámara de Representantes pese a haber sido aprobado en el Senado este martes por amplia mayoría

El líder de la mayoría demócrata en el Senado, Chuck Schumer, tras la aprobación del proyecto de ley de fondos para la ayuda a Ucrania e Israel, el 13 de febrero en Washington.Foto: JIM LO SCALZO (EFE) | Vídeo: Reuters
Macarena Vidal Liy

Ayudar a Ucrania es ahora más urgente que nunca. Así lo ha reiterado el presidente de Estados Unidos, Joe Biden, en una declaración desde la Casa Blanca para pedir que la Cámara de Representantes apruebe los fondos necesarios, después de que el Senado les diera el visto bueno este martes. El proyecto de ley tiene el futuro mucho más incierto en la Cámara baja, donde la mayoría republicana se opone a renovar la asistencia a Kiev, en pleno debate sobre el papel de EE UU en la OTAN tras las las declaraciones de Donald Trump este pasado fin de semana en las que animaba a Rusia a hacer “lo que diablos quiera” con otros países europeos. Biden ha arremetido contra esas declaraciones, al considerar que en la asistencia a Ucrania “ya había mucho en juego para la seguridad de Estados Unidos... Pero en los últimos días, todavía más. Y eso porque el anterior presidente ha lanzado una señal peligrosa y francamente, muy poco estadounidense, al mundo”.

“Ningún otro presidente en la historia ha claudicado de esta manera ante un dictador ruso. Déjenme decir esto lo más claro posible. Yo nunca haré algo así. Por el amor de Dios, es estúpido, vergonzoso, peligroso e indigno de un estadounidense”, reiteraba, en una declaración en el vestíbulo de la Casa Blanca tras la que no admitió preguntas.

El sábado, en un mitin electoral, Trump había aludido a una supuesta conversación durante su mandato con un líder de un país europeo, que le preguntó si Estados Unidos protegería a los miembros de la OTAN que no gastaran al menos el 2% de su PIB en Defensa. El previsible candidato presidencial republicano replicó “¿que no paga? ¿que es un acreedor? No, no le protegeré. De hecho, animaré [a Rusia] a que haga lo que diablos le dé la gana”.

“Nosotros no nos inclinaremos nunca ante nadie, y desde luego no ante Vladímir Putin”, ha sostenido Biden en su declaración ante las cámaras. “Apoyar este proyecto de ley (de ayuda a Ucrania) es plantarle cara a Putin. Oponerse a él es hacerle el juego a Putin”.

Biden hablaba después de que a primera hora de esta mañana el controvertido proyecto de ley de asistencia de seguridad nacional recibiera luz verde en el Senado, por 70 votos a favor frente a 29 en contra, después de cuatro meses de duras negociaciones.

La buena noticia para los partidarios de seguir apoyando a Ucrania, que insisten en que dar la espalda al país invadido daría alas a Rusia y otros regímenes autoritarios, es que los fondos han contado con el respaldo del grupo demócrata casi al completo y de 22 senadores republicanos. El proyecto de ley de ayuda para la seguridad nacional prevé 95.000 millones de dólares [unos 88.650 millones de euros], de los que 60.100 se destinarán a Ucrania y 14.000 a asistir a Israel en su guerra en Gaza ―una partida menor es de ayuda a los palestinos―. Con estas cifras, la asistencia de EE UU, el mayor valedor internacional del Gobierno de Volodímir Zelenski, superaría los 170.000 millones de dólares.

Únete a EL PAÍS para seguir toda la actualidad y leer sin límites.
Suscríbete

La mala noticia es que los restantes senadores republicanos, una mayoría de su bancada, votaron en contra. Algo que anticipa problemas —muchos— para que la medida salga adelante en la Cámara de Representantes, donde ese grupo cuenta con la mayoría y la oposición a renovar la asistencia al país invadido es bastante más dura. El presidente de la institución, el republicano Mike Johnson, se ha pronunciado de manera contundente contra el proyecto de ley tal y como está. Y el previsible candidato presidencial del partido, el expresidente Donald Trump, está en contra de cualquier ayuda al exterior que no tenga forma de préstamo, como él mismo recordaba en redes sociales este fin de semana.

Johnson exige que el proyecto de ley contenga provisiones que endurezcan el control de la frontera con México, donde se registraron al menos 2,4 millones de cruces irregulares en 2023, la mayor cifra detectada hasta ahora. “Desde el principio de las negociaciones, los republicanos en la Cámara [de Representantes] hemos dejado muy claro que [la medida] debe reconocer que la seguridad nacional comienza en nuestra propia frontera”, ha subrayado. “Mientras no hayamos recibido del Senado ni un solo cambio en la política fronteriza, la Cámara seguirá trabajando por su cuenta en estas cuestiones”.

Las declaraciones de Johnson llegan después de que el Senado rechazara, la semana pasada, un proyecto de ley consensuado después de complicadas negociaciones desde octubre y que contenía, además de los fondos para la seguridad nacional, una reforma migratoria que endurecía el control de la frontera. Aquel “no”, una bofetada para el líder republicano en la Cámara alta, Mitch McConnell, se consumaba después de que Trump, que quiere convertir la inmigración en uno de sus grandes temas de campaña, recomendara a los legisladores votar en contra de un texto que consideraba “horrible”.

Según el presidente de la Cámara de Representantes, “el mandato de la ley de partida extraordinaria para la seguridad nacional era reforzar la frontera estadounidense antes de enviar más ayuda extranjera por el mundo”.

En el pasado, Johnson se ha declarado abierto a aprobar ayudas a Ucrania. Pero el gran problema es la fuerte oposición entre los diputados de su partido a entregar más fondos. Algunos, porque consideran que la distribución no es lo suficientemente transparente. Otros, porque piensan que ese dinero debe destinarse a resolver problemas internos estadounidenses, o porque el conflicto se alarga y no ven una estrategia de salida. Y otros, porque apoyan las tesis aislacionistas y la visión de la asistencia al extranjero como algo con lo que comerciar del expresidente Trump. Una tendencia que ha aumentado en esa bancada a medida que ha ido quedando claro que el magnate será su candidato presidencial y tiene las encuestas a favor.

Para Johnson, el presentar simplemente el proyecto de ley del Senado de ayuda a Ucrania para su votación en el pleno supondría una condena de muerte política. Su predecesor, Kevin McCarthy, fue destituido en septiembre en una moción del ala dura de su partido, tras haber aceptado tramitar otro proyecto de ley presupuestario solicitado por la Administración demócrata y aprobado en el Senado.

Una posible vía para el presidente de la Cámara baja es dejar que el grupo republicano redacte su propia propuesta de ley. Pero los legisladores de este partido se encuentran inmersos en duras luchas internas entre el ala dura y los moderados, y no han conseguido ponerse de acuerdo en apenas nada desde la debacle de McCarthy.

Tras la votación en el Senado, los líderes de la Cámara alta saludaban la aprobación de una ayuda que tan solo una semana antes, tras el rechazo del proyecto de ley con las provisiones migratorias, parecía muerta. “Si queremos que el mundo siga siendo un lugar seguro para la libertad, los principios democráticos, la prosperidad futura, Estados Unidos debe liderar el camino. Y con este proyecto de ley, el Senado declara que el liderazgo de Estados Unidos no flaqueará, no se debilitará, no fracasará”, apuntaba el líder de la mayoría demócrata, Charles Schumer. El de la minoría republicana, Mitch McConnell, indicaba, por su parte, que “el Senado entiende las responsabilidades de la seguridad nacional estadounidense y no las abandonará”.

El presidente de EE UU, Joe Biden, ha expresado en un comunicado su satisfacción por el paso del Senado. También ha instado a la Cámara de Representantes a aprobar la medida lo antes posible y, sin mencionarle, ha arremetido contra las posiciones de Trump: “Algunos dicen que el liderazgo estadounidense y nuestras alianzas y asociaciones con otros países en el mundo no importan. Sí importan. Si no nos enfrentamos contra los tiranos que quieren conquistar o arrebatar pedazos de territorio a sus vecinos, las consecuencias para la seguridad nacional estadounidense serán significativas. Tanto nuestros aliados como nuestros adversarios tomarán nota”.

Sigue toda la información internacional en Facebook y X, o en nuestra newsletter semanal.

Suscríbete para seguir leyendo

Lee sin límites
_

Sobre la firma

Macarena Vidal Liy
Es corresponsal de EL PAÍS en Washington. Previamente, trabajó en la corresponsalía del periódico en Asia, en la delegación de EFE en Pekín, cubriendo la Casa Blanca y en el Reino Unido. Siguió como enviada especial conflictos en Bosnia-Herzegovina y Oriente Medio. Licenciada en Ciencias de la Información por la Universidad Complutense de Madrid.
Normas
Tu comentario se publicará con nombre y apellido
Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
_
_