Guerra en Ucrania | Así le hemos contado el día 268 de la invasión

Erdogan pide a Putin y a Zelenski que se reactiven los esfuerzos diplomáticos | El presidente turco sostiene que la reunión entre la inteligencia estadounidense y la rusa celebrada en Ankara fue importante para evitar una escalada del conflicto | Moscú abre la puerta a mantener reuniones de alto nivel con EE UU

EL PAÍS ofrece de forma gratuita la última hora del conflicto en Ucrania como servicio público. Si quieres apoyar nuestro periodismo, suscríbete.

Este viernes ha estado marcado por los esfuerzos del presidente turco, Recep Tayyip Erdogan, por desbloquear las negociaciones de paz entre Rusia y Ucrania para poner fin a la guerra entre ambos países. En una conversación telefónica con el presidente ruso, Vladímir Putin, Erdogan aseguró que la reunión entre los servicios de inteligencia estadounidenses y rusos celebrada este lunes en Ankara (Turquía) fue importante para evitar una escalada “descontrolada” en el campo de batalla. El presidente turco también habló con el líder ucranio, Volodímir Zelenski, y le señaló que tanto los acuerdos de exportación de grano como los procesos de intercambios de prisioneros entre Rusia y Ucrania (en los que Ankara ha mediado) han sido experiencias positivas y que la “extensión de este entendimiento a la mesa de negociaciones” beneficiaría a todas las partes.

Los llamamientos al diálogo resuenan en Moscú y Washington cada vez con más fuerza. El viceministro de Exteriores ruso, Serguéi Riabkov, ha dejado la puerta totalmente abierta a retomar la comunicación en torno a la cuestión nuclear: “Si los estadounidenses muestran interés y están dispuestos, entonces no nos negaremos”, ha dicho. El alto cargo ruso ha anunciado que la primera reunión en mucho tiempo de la comisión consultiva del tratado New Start tendrá lugar en El Cairo entre el 29 de noviembre y el 6 de diciembre. Este acuerdo, el más importante sobre el desarme nuclear, es el único que mantienen en pie ambas potencias relativo a sus arsenales.

Mientras, en Ucrania, las cicatrices de los bombardeos rusos sobre la infraestructura eléctrica siguen doliendo. El primer ministro, Denis Shmihal, ha indicado que casi la mitad de la infraestructura eléctrica del país está fuera de servicio, especialmente en las provincias de Odesa, Vinitsia y Ternópil, al sudoeste del país. Hoy Rusia ha difundido imágenes con las que acusa a las tropas ucranias de ejecutar a más de 10 soldados rusos. “Nadie podrá presentar el asesinato deliberado y metódico de más de 10 militares rusos inmovilizados por degenerados de las Fuerzas Armadas ucranias con tiros directos en la cabeza como una “trágica excepción”, se puede leer en el comunicado oficial.

Únete a EL PAÍS para seguir toda la actualidad y leer sin límites.
Suscríbete

Sigue toda la información internacional en Facebook y Twitter, o en nuestra newsletter semanal.

Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS