Olaf Scholz: “Hay que recortar los beneficios excesivos y usar el dinero para bajar el precio de la energía”

El canciller alemán se enfrenta a un invierno de máxima incertidumbre mientras Alemania y el resto de Europa discuten cómo afrontar la crisis energética

El canciller alemán Olaf Scholz, este martes en Berlín.
El canciller alemán Olaf Scholz, este martes en Berlín.FILIP SINGER (EFE)

A punto de cumplir 10 meses al frente del primer Gobierno de coalición entre socialdemócratas, verdes y liberales, el canciller alemán, Olaf Scholz (Osnabrück, 64 años), prepara a su país para un invierno de máxima incertidumbre. La primera economía europea se encamina a una recesión y los desorbitados precios de la energía hacen temer un otoño caliente de descontento en la calle. El ambiente también está caldeado en Europa después de que Berlín anunciara su propia respuesta nacional a la crisis energética: tirar de deuda y destinar 200.000 millones, el 5% de su PIB, a rebajar la factura energética de hogares y empresas, un movimiento que ha despertado acusaciones de insolidaridad entre sus socios.

Scholz acude este miércoles a A Coruña con siete de sus ministros para participar en una esperada cumbre hispano-alemana —no se celebraba desde 2014, cuando la entonces canciller Angela Merkel y el presidente Mariano Rajoy se reunieron en Santiago— que visibilizará sus buenas relaciones con el Gobierno de Pedro Sánchez. El canciller contestó a EL PAÍS a través de un cuestionario enviado la semana pasada, mientras permanecía aislado por dar positivo en coronavirus tras volver de su viaje al golfo Pérsico en busca de suministros alternativos al gas ruso.

Pregunta. ¿Qué resultados concretos, de los que afectan a la vida de los ciudadanos, espera de la cumbre bilateral entre España y Alemania?

Respuesta. La amistad entre España y Alemania es profunda, y las relaciones con Pedro Sánchez y su Gobierno son también estrechas y de confianza. Los ciudadanos de nuestros países se benefician fundamentalmente de estas buenas relaciones. En A Coruña se tratarán temas de política de seguridad, se estrechará la cooperación en materia energética y económica, así como la educación y la investigación.

P. Tras los resultados electorales en Suecia y en Italia, ¿qué papel cree que debe jugar la socialdemocracia europea ante el empuje de la ultraderecha? ¿Cree, como ha dicho la Comisión Europea, Ursula von der Leyen, que Bruselas tiene herramientas para evitar una deriva autoritaria en Italia?

R. La invasión rusa de Ucrania ha demostrado lo bueno e importante que es que la Unión Europea se mantenga unida, que actúe de forma concertada y con determinación. Estamos unidos por el Estado de derecho y la democracia; nadie en Europa puede saltárselos. Si miramos a Italia, está claro que es una nación muy proeuropea, el presidente Sergio Mattarella está del lado de Europa. Y podemos asumir que el futuro Gobierno italiano respetará las normas y los valores que nos unen en la UE.

Únete a EL PAÍS para seguir toda la actualidad y leer sin límites.
Suscríbete

P. Alemania se enfrenta a un invierno complicado por la falta de gas ruso. ¿Teme que aumenten las protestas y el descontento social?

R. El Gobierno alemán ha actuado pronto y con mucha decisión para que Alemania pase este invierno. Con nuevas terminales de GNL [gas natural licuado] en el norte, con contratos de suministro adicionales con nuevos socios, llenando nuestras instalaciones de almacenamiento de gas natural, reactivando las centrales de carbón y permitiendo que las dos centrales nucleares del sur de Alemania sigan funcionando hasta la primavera. Además, hemos puesto en marcha amplios paquetes de ayuda que aliviarán la carga de los ciudadanos y las empresas en casi 100.000 millones de euros. Y gastaremos hasta 200.000 millones de euros para que los costes de la energía en Alemania sean asequibles para todos. Nadie se quedará solo en esta difícil situación, esa es nuestra pretensión.

P. ¿Ha hecho Alemania autocrítica sobre su dependencia energética de Rusia? ¿Qué responsabilidad tienen los gobiernos anteriores?

R. El error de Alemania no fue tanto cerrar contratos de suministro con Rusia como no crear la infraestructura necesaria ni construir terminales de GNL para cambiar de proveedor de un día para otro en caso de que fuera necesario.

P. ¿Está dispuesto a dar un paso más en la ayuda a Ucrania enviando carros de combate de fabricación alemana? ¿Ha sido suficientemente ágil la entrega de material alemán hasta ahora?

R. El Gobierno alemán ha roto un tabú al enviar por primera vez este tipo de armas a gran escala a una zona de guerra. Entre ellas hay armas muy eficaces, como el obús autopropulsado 2000, los lanzacohetes múltiples y el tanque antiaéreo Gepard. Son estas armas las que están resultando especialmente eficaces en estos momentos en la ofensiva del ejército ucranio. Nos estamos coordinando estrechamente con nuestros socios y seguimos de cerca la situación. Seguiremos apoyando a Ucrania durante el tiempo que sea necesario.

Olaf Scholz, durante una conferencia este martes en Berlín.
Olaf Scholz, durante una conferencia este martes en Berlín. MICHELE TANTUSSI (AFP)

P. ¿Hay riesgo de enfrentamiento nuclear tras los últimos movimientos de Putin?

R. No tiene mucho sentido especular sobre ello. Al igual que el presidente de Estados Unidos, Joe Biden, le digo a Rusia: ¡no lo hagáis!

P. Ha dicho que la reforma del mercado energético europeo es urgente. ¿Cómo hay que cambiar las normas para rebajar los precios?

R. Los elevados precios de la energía son un gran reto para todos los miembros de la UE. Es bueno que la Comisión Europea haya presentado propuestas sobre cómo darle respuesta. En los próximos días hablaremos ampliamente de esto en Europa. El objetivo es un enfoque común y coordinado dentro de la UE. Cuando se acumulan beneficios excesivos, hay que recortarlos para utilizar el dinero para bajar el precio de la energía.

P. ¿Será posible convencer a Francia de la utilidad del gasoducto MidCat? ¿Por qué es importante para Alemania?

R. La Unión Europea debe interconectarse aún más en materia de abastecimiento energético; no solo en la situación aguda, sino también con vistas a nuestro abastecimiento con energías renovables. En particular, la conexión de la península Ibérica con la red europea de gasoductos sería un paso muy importante para todos nosotros, por lo que promuevo la construcción del MidCat.

P. Usted anunció una Zeitenwende, un cambio radical en la política de seguridad y defensa. ¿Está su Gobierno dispuesto a liderar militarmente en Europa? ¿Y está la ciudadanía alemana preparada para asumir ese nuevo papel?

R. La invasión rusa de Ucrania marca una Zeitenwende. Europa, la Unión Europea, debe reaccionar y adaptarse a estos nuevos tiempos. Alemania, como país grande y económicamente fuerte en el corazón del continente, tiene una responsabilidad especial en este sentido. Nos tomamos esta tarea muy en serio, pero siempre en coordinación con nuestros aliados de la UE y la OTAN.

P. Alemania tiene un problema de mano de obra. ¿Qué política migratoria común le gustaría ver en Europa?

R. Europa es un destino anhelado para millones de personas en todo el mundo. Podemos estar orgullosos de ello, porque demuestra que estamos haciendo muchas cosas bien y que los valores europeos son atractivos. Una cosa está clara: necesitamos la inmigración. Lo vemos ahora mismo en todos los lugares donde faltan trabajadores cualificados: por ejemplo, en los aeropuertos, en los hospitales y en los talleres. ¿Y cómo puede funcionar? En primer lugar, necesitamos más acuerdos vinculantes con los países de origen y de tránsito, en igualdad de condiciones. Si ofrecemos a los trabajadores más vías legales para llegar a Europa, a cambio debe crecer la disposición de los países de origen a permitir el regreso de sus propios nacionales sin derecho de residencia. En segundo lugar, una política migratoria que funcione, debe incluir una protección eficaz de las fronteras exteriores que cumpla nuestras normas del Estado de Derecho. Para el espacio Schengen, los viajes, la vida y el trabajo sin fronteras es esencial esta protección. Y en tercer lugar, Europa necesita un sistema de asilo solidario y a prueba de crisis. Es nuestro deber ofrecer un hogar seguro a las personas que necesitan protección. Bajo la presidencia francesa del Consejo, hemos acordado en los últimos meses los primeros pasos para reformar el Sistema Europeo Común de Asilo. Estos son los primeros pasos para salir de un bloqueo de larga data.

P. Este otoño la Comisión discutirá la modificación de las reglas fiscales de la eurozona. ¿Son intocables el 3% y el 60%? ¿Solo accederá Alemania a modificar la regla del 1/20 de reducción de deuda?

R. Mi impresión es que las normas anteriores han demostrado su eficacia, precisamente porque han mostrado un alto grado de flexibilidad en tiempos de crisis. En verano, nosotros, como Gobierno federal, presentamos nuestras ideas sobre el desarrollo de las reglas fiscales europeas.

P. La invasión rusa de Ucrania y la dependencia del gas ruso han provocado que Alemania y Europa tengan que buscar suministro alternativo y más sucio como el carbón. ¿Ha asumido Alemania que no va a poder cumplir sus objetivos medioambientales?

R. Nuestro objetivo sigue siendo alcanzar nuestras ambiciosas metas. Paralelamente a nuestros esfuerzos actuales, estamos acelerando la expansión de las energías renovables, especialmente de la energía eólica marina y terrestre, así como de la solar. Las emisiones adicionales que tendremos que emitir este invierno y el próximo debido a la invasión rusa de Ucrania nos estimulan a hacerlo. La lucha contra el cambio climático sigue siendo una gran prioridad. Ahora más que nunca.

Sigue toda la información internacional en Facebook y Twitter, o en nuestra newsletter semanal.

Suscríbete para seguir leyendo

Lee sin límites

Sobre la firma

Elena G. Sevillano

Es corresponsal de EL PAÍS en Alemania. Antes se ocupó de la información judicial y económica y formó parte del equipo de Investigación. Como especialista en sanidad, siguió la crisis del coronavirus y coescribió el libro Estado de Alarma (Península, 2020). Es licenciada en Traducción y en Periodismo por la UPF y máster de Periodismo UAM/El País.

Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS