La India reprocha a Putin su ofensiva en Ucrania: “No es época de guerras”

Las críticas del primer ministro Modi se suman al distanciamiento evidenciado por China con respecto a la invasión rusa

El primer ministro de la India, Narendra Modi, con el presidente ruso, Vladímir Putin, durante el encuentro que mantuvieron en Samarcanda el viernes.
El primer ministro de la India, Narendra Modi, con el presidente ruso, Vladímir Putin, durante el encuentro que mantuvieron en Samarcanda el viernes.SERGEI BOBYLEV/SPUTNIK/KREMLIN P (EFE)

El presidente ruso acudió a la cumbre de Samarcanda, en Uzbekistán, en busca de aliados para su frente contra Occidente, pero encontró allí que su ofensiva sobre Ucrania causa preocupación también a sus dos grandes socios de Asia: China y la India. “Sé que no es época de guerras”, le ha dicho directamente a Vladímir Putin el primer ministro indio, Narendra Modi, al inicio del encuentro bilateral de ambos mandatarios. Su crítica se suma al distanciamiento de Xi Jinping, un día antes, evidenciado en que el conflicto ucranio ni siquiera se menciona como uno de los principales puntos abordados con su socio. Y el reproche es, además, más explícito que el chino.

La India es el principal comprador de armamento ruso y, a raíz de las sanciones, también un importante cliente de su gas y petróleo, aunque con descuentos. Sin embargo, ello no impidió a Modi ser franco con Putin. “Hemos hablado repetidamente sobre esto, en particular durante nuestras conversaciones telefónicas. Democracia, diplomacia, diálogo, estas son las herramientas más importantes para nosotros para lograr soluciones”, dijo el dirigente indio al ruso, según la traducción proporcionada por el Kremlin. Además, tuvo un guiño a Kiev al dar las gracias “tanto a Rusia como a Ucrania” por las facilidades para evacuar a sus estudiantes.

Putin sabía que Modi le echaría en cara su ofensiva, por lo que al dar pie a la conversación se adelantó. “Conozco su posición sobre el conflicto de Ucrania, las preocupaciones que expresa constantemente”, arrancó con cierto titubeo el mandatario ruso. “Hacemos todo lo que se puede para detenerlo lo antes posible. Desgraciadamente, la parte rival, los líderes de Ucrania, han rechazado negociar, quieren lograr sus objetivos por la vía militar, en lo que dicen ‘el campo de batalla”, añadió Putin.

El mandatario ruso aludía con esta última expresión a una frase tomada del jefe de la diplomacia europea, Josep Borrell, que en abril afirmó que las guerras “se ganan o se pierden en el campo de batalla”. Desde entonces, el Kremlin ha argumentado con ella que ni Kiev ni Europa quieren negociar.

El presidente ucranio, Volodímir Zelenski, matizó el domingo que su negativa es a dialogar “con ultimátums”. Un día después, el vicepresidente del Consejo de Seguridad ruso, Dmitri Medvédev, aseguró que estas exigencias son tan solo “un calentamiento” porque el objetivo final, “y Zelenski lo sabe, es la capitulación total del régimen de Kiev en los términos de Rusia”.

Únete a EL PAÍS para seguir toda la actualidad y leer sin límites.
Suscríbete

La crítica india ha sido más dura que la china, superpotencia que intenta mantener un delicado equilibrio con Moscú en favor de su rivalidad con Washington. En la reunión que mantuvieron Xi Jinping y Vladímir Putin el jueves, el mandatario ruso dejó entrever que Pekín tampoco está contento con la guerra. “Durante el encuentro de hoy, por supuesto, explicaremos nuestra postura”, le prometió el mandatario eslavo nada más comenzar su charla.

Putin minusvalora el contraataque ucranio

Las autoridades ucranias han anunciado que han empezado una contraofensiva. Veremos cómo acaba”, dijo el presidente ruso tras finalizar su gira de encuentros con otros mandatarios de la Organización de Cooperación de Shanghái. Putin concedió una rueda de prensa donde comentó el profundo avance ucranio de las últimas semanas en las zonas de Járkov y Jersón, y aseguró que los ataques de venganza contra instalaciones eléctricas solo han sido un aviso.

“Nuestro plan no está sujeto a ajustes. El Estado Mayor toma decisiones durante la operación, y el objetivo principal es la liberación de todo el territorio de Donbás”, afirmó Putin, que a su vez cree que Ucrania “es utilizada” para “desintegrar a Rusia”. “Los países occidentales se esfuerzan en crear un enclave antirruso para amenazar a Rusia”, puntualizó.

Pese a ello, el mandatario también aseguró que no ha puesto todas sus tropas en una guerra así. “Quiero que pongan atención en que no estamos luchando con todo el ejército. Estamos combatiendo con solo una parte de las Fuerzas Armadas, una parte de los militares con contrato”, desafió Putin, quien el 7 de septiembre, en plena contraofensiva, decía que Rusia “no ha perdido nada”, y a principios de julio afirmó: “No hemos empezado nada serio aún”.

“No tenemos prisa”, añadió en esta ocasión. “Nuestras operaciones ofensivas en Donbás no se detienen, avanzan lentamente”, agregó el jefe del Kremlin, quien insinuó además que sus fuerzas de seguridad han detectado supuestos intentos de sabotaje de sus centrales nucleares.

Sigue toda la información internacional en Facebook y Twitter, o en nuestra newsletter semanal.

Suscríbete para seguir leyendo

Lee sin límites
Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS