Ucrania acusa a Rusia de bombardear infraestructuras clave en represalia por el avance de las tropas de Kiev

Autoridades locales de Járkov denuncian “un ataque masivo” este lunes contra dos barrios de la ciudad. Moscú confirma la ofensiva de su aviación en esa región ucrania

El alcalde del distrito de Derhachi, Vyacheslav Zadorenko, con un grupo de soldados, rasga una bandera rusa en Kozacha Lopan, en la región de Járkov (Ucrania), este lunes.
El alcalde del distrito de Derhachi, Vyacheslav Zadorenko, con un grupo de soldados, rasga una bandera rusa en Kozacha Lopan, en la región de Járkov (Ucrania), este lunes.Facebook/Vyacheslav Zadorenko (via REUTERS)

La ciudad de Járkov es este lunes el blanco de “un ataque masivo” por parte de las fuerzas rusas en al menos dos de sus distritos, según su alcalde Ihor Terekhov, que ha asegurado que los bombardeos han dejado a la urbe sin electricidad ni agua corriente por segundo día consecutivo. Varios residentes de esta capital regional del noreste de Ucrania confirmaron a este diario la nueva arremetida militar rusa cuando no han transcurrido ni 24 horas de una primera oleada de ataques, cuyo objetivo fueron infraestructuras clave de esa localidad y de otras del este de Ucrania. Este domingo, Kiev había atribuido a Moscú el apagón que afectó a varias regiones del país y acusado a Rusia de llevar a cabo estos ataques como represalia por la retirada de las fuerzas del Kremlin del noreste de Ucrania, mientras las tropas locales prosiguen la más importante contraofensiva en el frente en seis meses. El Ministerio de Defensa ruso ha confirmado por la mañana que su aviación está atacando la región de Járkov, de acuerdo con la agencia estatal rusa RIA.

“La situación de ayer por la tarde se repite. Debido a los bombardeos, las instalaciones de infraestructuras críticas han quedado inutilizadas, por lo que Járkov está sin electricidad y se ha interrumpido el suministro de agua. Los ingenieros eléctricos, los socorristas y los empleados de los servicios públicos están trabajando para contrarrestar las consecuencias del bombardeo”, informó el alcalde Terekhov.

Otra autoridad local, Natalia Popova, asesora del presidente del Consejo Regional de la urbe, ha explicado que al menos una persona ha muerto y otra, un transeúnte, ha resultado herida por el impacto de una de las bombas que ha estallado este lunes en una carretera. “He visto a una ambulancia y a bomberos que pasan ante {la sede de] MediaHub, supongo que van a la calle Vesnina”, ha relatado Popova. El gobernador del oblast (provincia) de Járkov, Oleg Synegubov, ha confirmado el fallecimiento de esa persona en el bombardeo.

El domingo por la noche, el presidente ucranio, Volodímir Zelenski, denunció en su cuenta de Twitter que, en los lugares bombardeados por Rusia “no hay instalaciones militares. El objetivo es privar a la gente de la luz y calefacción”.

Járkov ya había quedado parcialmente a oscuras en la tarde del domingo debido a los proyectiles que dejaron muy dañada la estación eléctrica número cinco del suburbio de Podvirky, en el suroeste de esta capital regional, situada a menos de 50 kilómetros de la frontera con Rusia. La urbe trataba este lunes de recuperar la normalidad al amanecer del día 201 desde que Rusia invadió Ucrania, antes de que el nuevo ataque ruso impidiera ese propósito. A primera hora de la mañana, el suministro eléctrico tras el primer ataque no se había restablecido aún en el 20% de la ciudad, según informaron las autoridades locales en la red social Telegram. En barrios como Nemyshlianskiy había casas que disponían de luz, pero no de agua corriente, confirmaron los vecinos al enviado especial de EL PAÍS. Algunos habitantes se tomaban con filosofía y casi como una anécdota el haber tenido que empezar la semana a oscuras en casa y sin poder ducharse.

Únete a EL PAÍS para seguir toda la actualidad y leer sin límites.
Suscríbete

Segunda ciudad en población del país, Járkov contaba con millón y medio de habitantes hasta que comenzó la invasión. La urbe es escenario de ataques casi a diario, pero los bombardeos del domingo no tuvieron como único blanco la región que circunda a esa importante localidad, sino también otras dos regiones ucranias, Zaporiyia y Dnipró. A pesar de los ataques rusos, Ukrzaliznytsia, la compañía nacional de ferrocarriles y principal empleador del país, con 230.000 trabajadores, cantaba victoria en sus redes sociales porque ha logrado mantener las principales conexiones sin apenas retrasos en los trenes.

20 pueblos reconquistados

Mientras, Ucrania ha confirmado que la contraofensiva de sus tropas continúa. Las fuerzas ucranias han recuperado unos 500 kilómetros cuadrados de territorio en el sur del país, según ha dicho este lunes en rueda de prensa Natalia Humeniuk portavoz del comando militar del sur de Ucrania, citada por Reuters. Solo en el último día, de acuerdo con el Estado Mayor de Kiev, el Ejército ucranio ha recuperado 20 pueblos o aldeas de manos rusas. “Se están tomando bajo control total y aplicando medidas de estabilización [en esos lugares]”, informó ese mando militar. Con esas 20 localidades reconquistadas, ya son medio centenar los pueblos o aldeas arrebatados desde principios de septiembre al control de Rusia en el sureste de la provincia de Járkov, de acuerdo con los datos proporcionados por Kiev. Entre esas plazas que en los últimos meses estaban en manos de Moscú, hay algunos puntos estratégicos para la logística de las tropas invasoras, como Izium o Kupiansk.

Los bomberos ucranios apagan un incendio después de que un ataque con cohetes rusos golpeara una central eléctrica en Járkov, este domingo.
Los bomberos ucranios apagan un incendio después de que un ataque con cohetes rusos golpeara una central eléctrica en Járkov, este domingo. Kostiantyn Liberov (AP)

Flores y abrazos

Las autoridades locales, los vecinos y los propios militares graban vídeos de las localidades que van liberando del invasor. En dichas grabaciones, se ve a los ciudadanos, que en muchos casos han vivido más de seis meses bajo el yugo de las tropas rusas, dando la bienvenida hasta con ramos de flores, besos y abrazos a los soldados. Con la zona cerrada al paso de los reporteros, esa es en gran medida la única muestra que hay hasta el momento del avance sobre el terreno del ejército ucranio.

La región de Járkov es estos días la punta de lanza desde la que las tropas locales lanzaron a primeros de septiembre la mayor contraofensiva en el campo de batalla en lo que va de guerra. Un funcionario del Kremlin que supuestamente desarrolla sus funciones en esta región ha reconocido que el número de soldados ucranios supera en la actualidad en ocho veces a los rusos y los milicianos prorrusos, informa la agencia Reuters. En declaraciones al canal de televisión estatal ruso Rossiya-24, este funcionario, Vitaly Ganchev, explicó, además, que unos 5.000 civiles habían sido evacuados hacia el lado ruso de la frontera después de que las autoridades de Moscú pidieran a los ciudadanos de las zonas que Kiev iba liberando que se fueran de Ucrania.

El domingo, el Ministerio de Defensa ruso publicó un mapa que mostraba cómo sus fuerzas se habían retirado de casi toda la región de Járkov. La víspera, esa misma institución había asegurado que el repliegue de sus militares formaba parte de su plan. “Para lograr los objetivos de la operación militar especial para la liberación de Donbás, se tomó la decisión de reagrupar las tropas rusas desplegadas en Balakleya e Izium para intensificar los esfuerzos en la dirección de Donetsk”, afirmó su portavoz, Ígor Konashenkov, que calificó la retirada como “medidas de distracción”.

Sigue toda la información internacional en Facebook y Twitter, o en nuestra newsletter semanal.

Sobre la firma

Luis de Vega (ENVIADO ESPECIAL)

Ha trabajado como periodista y fotógrafo en más de 30 países durante 25 años. Llegó a la sección de Internacional de EL PAÍS tras reportear año y medio por Madrid y sus alrededores. Antes trabajó durante 22 años en el diario Abc, de los que ocho fue corresponsal en el norte de África. Ha sido dos veces finalista del Premio Cirilo Rodríguez.

Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS