La tensión política se dispara en Colombia: las acusaciones de fraude electoral conducen al recuento de los votos

El presidente, el registrador nacional, el Centro Democrático y otros candidatos exigen un nuevo escrutinio

La presidenta del Consejo Nacional Electoral, Doris Ruth Méndez y el registrador Nacional, Alexánder Vega, este lunes en Bogotá.
La presidenta del Consejo Nacional Electoral, Doris Ruth Méndez y el registrador Nacional, Alexánder Vega, este lunes en Bogotá.Carlos Ortega (EFE)

Las inconsistencias en el conteo de votos a las legislativas, que en principio no contabilizaron 400.000 votos del Pacto Histórico, la coalición de izquierda liderada por Gustavo Petro, siguen escalando la tensión en las elecciones colombianas. Tras una semana de denuncias de fraude electoral y el llamado expreso de Álvaro Uribe a no aceptar los resultados, el presidente Iván Duque solicitó el recuento general de las papeletas.

Y este lunes, feriado en Colombia, el registrador nacional Alexander Vega, blanco de todas las críticas por las irregularidades, se sumó al pedido de recontar los votos del Senado. La decisión la tendrá que tomar el Consejo Nacional Electoral, que participará en una reunión de garantías electorales este martes; pero la solicitud de Vega ya ha causado alarmas en distintos partidos que también piden su renuncia.

“Lo que hace el registrador hoy ahora sí se llama fraude. La cadena de custodia de los votos terminó el sábado. A esta hora pueden estar llenando las bolsas de votos. Desobedecen la decisión de 5.000 jueces. Estamos ante un verdadero golpe de Estado impulsado por Uribe”, dijo el candidato presidencial Gustavo Petro, cuya coalición obtuvo 19 escaños en el Congreso por encima de los 13 que logró el Centro Democrático, partido de Gobierno fundado por Álvaro Uribe.

La confianza en la transparencia electoral se ha resquebrajado en la última semana, pero es un proceso que viene en deterioro desde hace meses. Durante la semana posterior a las elecciones, tanto la misión de observación electoral nacional como la de la Unión Europea, confirmaron “comportamientos atípicos en los resultados” que afectaban en su mayoría al Pacto Histórico. “La discrepancia entre los resultados del preconteo para el Senado y los que arroja esta primera etapa del escrutinio, ha sido inusualmente grande. Sobre todo para algunos partidos y coaliciones”, agregó la misión de la UE.

Las inconsistencias iban desde tachaduras en los formularios que llenaban los jurados de votación (que son ciudadanos elegidos al azar por una base de datos), manipulación de los datos, en algunos casos, y sobre un problema en el diseño de los formulario y la falta de transmisión de los números que correspondían a ciertos partidos. El registrador atribuyó las irregularidades a errores de los jurados de votación. “La instrucción que se les dio a los jurados fue poner un asterisco al lado de la votación, tenemos información oficial de que varias agrupaciones políticas y los propios jurados no cumplieron con lo ordenado en la capacitación”: dijo. “Hay tachaduras en formularios y esto genera imprecisiones en el preconteo, pero los votos están”, agregó este lunes.

En efecto, tras las evidencias sobre la ausencia de votos que inundaron las redes sociales, líderes políticos como Petro, informaron haber recuperado al menos 486.000 votos que no habían sido reportados inicialmente. De esa manera, se reconfiguró el Congreso y el Pacto Histórico pasó de 16 a 19 escaños, convirtiéndose en la mayor bancada en el Senado.

Únete a EL PAÍS para seguir toda la actualidad y leer sin límites.
Suscríbete

Ante ese hecho, el uribismo, cuyo partido perdió poder en el Congreso y pasó de ser de la primera a la quinta fuerza política en el Senado, sugirió que esa recuperación de votos de la izquierda era sospechosa y que al Centro Democrático también le desaparecieron votos en zonas usualmente controladas por el partido de Gobierno. Tanto el expresidente Álvaro Uribe como Andrés Pastrana señalaron la existencia de fraude electoral e insistieron en abrir de nuevo las bolsas de los votos.

De cara a la primera vuelta presidencial, en dos meses, el ambiente está caldeado en unas elecciones donde la izquierda aparece entre los primeros lugares de las encuestas y el partido de Gobierno no tiene candidato propio y se enfrenta a un declive. Vega aseguró que no hubo fraude y que está garantizada la “transparencia” para el 29 de mayo.

“Estamos en una situación delicada. Nadie cree en el resultado del preconteo, ni petristas ni uribistas. Uribe pide desconocer el resultado, lo que es una irresponsabilidad”, dijo Humberto de La Calle, ex negociador de paz y senador electo. “Ha surgido la idea de volver a contar los votos que están ahí, es muy difícil oponerse a eso, en cambio me parece muy grave para la democracia que la duda que hoy existe se prolongue indefinidamente de cara a las elecciones de mayo y junio”, agregó De la Calle, que pide una auditoria y presencia internacional.

Pero la solicitud de Vega ya ha causado efectos en las presidenciales. El candidato de centro, Sergio Fajardo, dijo que el reconteo no solo debe hacerse para el Senado sino también para la Cámara de Representantes y “con todo rigor”. “El caos electoral generado por las fallas de la Registraduría afectó la confianza en la transparencia de las elecciones presidenciales. Se requiere, además, adoptar medidas adicionales para mayo”.

Mientras, Petro informó que no asistirá a debates electorales “hasta que se garantice la transparencia del voto”. El candidato de la izquierda dijo que actuará con prudencia a la espera de la actuación de veedurías internacionales e insistió en que “en este momento no hay cadena de custodia transparente sobre los votos ya escrutados”, que están en poder del Consejo Nacional Electoral “de mayoría uribista”.

Este martes, después de la reunión de la comisión de garantías electorales, se sabrá si el país contará de nuevo las papeletas que han causado tanta desconfianza y temor de cara a los comicios a presidente.

Suscríbase aquí a la newsletter de EL PAÍS América y reciba todas las claves informativas de la actualidad de la región

50% de descuento

Suscríbete para seguir leyendo

Lee sin límites

Sobre la firma

Catalina Oquendo

Corresponsal de EL PAÍS en Colombia. Periodista y librohólica hasta los tuétanos. Comunicadora de la Universidad Pontificia Bolivariana y Magister en Relaciones Internacionales de Flacso. Ha recibido el Premio Gabo 2018, con el trabajo colectivo Venezuela a la fuga, y otros reconocimientos. Coautora del Periodismo para cambiar el Chip de la guerra.

Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS