Decenas de muertos y heridos tras un ataque aéreo a los rebeldes Huthi en el norte de Yemen

El bombardeo destruye un centro de detención en la ciudad de Saada con migrantes en su interior

Los restos dejados tras el bombardeo en Saada, este viernes.
Los restos dejados tras el bombardeo en Saada, este viernes.REUTERS TV (via REUTERS)
Agencias
Saná -

Al menos 70 personas han muerto este viernes y más de un centenar resultaron heridas tras un bombardeo, atribuido a la coalición militar liderada por Arabia Saudí, contra una prisión en Saada —provincia del norte de Yemen y bastión de los rebeldes Huthi—, según la misión de Médicos Sin Fronteras (MSF) en el país. Muchas de las víctimas son migrantes africanos que estaban detenidos.

La alianza capitaneada por Riad no se ha pronunciado sobre el ataque, pero Emiratos Árabes Unidos (EAU) advirtió de que ejercerá su derecho a defenderse, tras el ataque con drones de los Huthi contra Abu Dhabi, que causó tres muertes y dejó seis personas heridas el pasado lunes. De hecho, en los últimos días, se ha desatado una feroz campaña aérea contra los rebeldes en distintas regiones del país.

El jefe de la misión de MSF en Yemen, Ahmed Mahat, señaló que a un hospital de Saada (capital homónima de la provincia) llegaron “138 heridos y 70 muertos” y que la situación era tan complicada que ya no podía “aceptar más pacientes”. Por su parte, Save The Children cifró en más de 60 los adultos muertos en distintos bombardeos de este viernes en Yemen. Tras el ataque en la madrugada al centro de detención de Saada, el canal de televisión local Al Masirah, controlado por los insurrectos, difundió imágenes de hombres buscando supervivientes entre los escombros.

Asimismo, los Huthi hicieron un llamamiento a través de una emisora afiliada al movimiento insurgente para que las organizaciones internacionales y ONG envíen suministros médicos, equipos y aviones medicalizados para atender y evacuar a los heridos. Entre las víctimas, hay decenas de personas provenientes del Cuerno de África, detenidas por haber entrado en Yemen de manera irregular. A pesar de los más de siete años de guerra, muchos africanos siguen atravesando el país para intentar llegar a Arabia Saudí, país fronterizo con la provincia de Saada.

Los ataques recientes también han bloqueado parte de las comunicaciones del país. Un bombardeo en la ciudad portuaria de Hodeida, en el que murieron tres niños según Save The Children, ocasionó una caída de internet en casi todo el país.

Las autoridades de EAU han recalcado este viernes su “derecho legal y moral” de defenderse de los Huthi. El ministro de Exteriores emiratí, Anwar Gargash, trasladó al enviado especial de Naciones Unidas para Yemen, Hans Grundberg, que EAU “ejercerá su derecho a defenderse y a evitar actos terroristas por parte de los Huthi”. Por su parte, el diplomático sueco expresó su preocupación por la reciente escalada militar e instó a las partes enfrentadas a “ejercer la máxima moderación”.

Únete a EL PAÍS para seguir toda la actualidad y leer sin límites.
Suscríbete

El conflicto, en el que interviene la coalición árabe desde marzo de 2015 —meses después de que los Huthi expulsaran del poder al Gobierno de Abdrabbo Mansur Hadi, un Ejecutivo de transición surgido tras las protestas de 2011— ha causado la muerte de manera directa o indirecta de unas 377.000 personas, según un informe de la ONU publicado a finales de 2021.

La guerra en Yemen también ha desplazado a millones de familias, forzado a más de dos millones de niños a abandonar las escuelas y empujado a al menos 16 millones de personas (más de la mitad de la población) al borde de la hambruna. La crisis humanitaria en Yemen es la más grave del mundo, según la ONU.

Sigue toda la información internacional en Facebook y Twitter, o en nuestra newsletter semanal.

Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS