Un Bundestag más joven y diverso despide a Angela Merkel

Wolfgang Schäuble propone en la sesión constituyente del Parlamento alemán cambiar la ley electoral para evitar que sigan aumentando los escaños

La canciller alemana, Angela Merkel, el martes durante la sesión constituyente del Bundestag, en Berlín. A su derecha, el presidente alemán, Frank-Walter Steinmeier.
La canciller alemana, Angela Merkel, el martes durante la sesión constituyente del Bundestag, en Berlín. A su derecha, el presidente alemán, Frank-Walter Steinmeier.Markus Schreiber (AP)

Los alemanes han visto este martes otra imagen icónica de la marcha de Angela Merkel, la canciller que ha gobernado el país los últimos 16 años. Por primera vez desde el 20 de diciembre de 1990, cuando llegó al Bundestag, la cámara baja del Parlamento alemán, no ha sido grabada sentada en la bancada de su partido en el hemiciclo. Desde hoy mismo, Merkel ya no es diputada y por lo tanto ha seguido la sesión constituyente de la vigésima legislatura desde la tribuna de los invitados.

El Bundestag se pone en marcha exactamente 30 días después de las elecciones, apurando el plazo que permite la constitución alemana. Lo hace con varias novedades: es el más grande de la historia, el más joven y el más diverso. El porcentaje de mujeres ha aumentado respecto a la anterior legislatura, pero no es de récord ni se acerca siquiera a la paridad: hay un 35% de parlamentarias en un hemiciclo que sigue estando dominado por hombres blancos de mediana edad con oficios relacionados con la economía o el derecho.

La colíder de los verdes, Annalena Baerbock (de azul) y el ministro de Finanzas y próximo canciller socialdemócrata Olaf Scholz, en un corrillo con miembros de ambos partidos en la sesión de constitución del Bundestag.
La colíder de los verdes, Annalena Baerbock (de azul) y el ministro de Finanzas y próximo canciller socialdemócrata Olaf Scholz, en un corrillo con miembros de ambos partidos en la sesión de constitución del Bundestag. JOHN MACDOUGALL (AFP)

Wolfgang Schäuble, hasta ahora presidente del Bundestag, de 79 años, inauguró la sesión con un discurso en el que instó a los partidos políticos a reformar la ley electoral para evitar que el Parlamento siga creciendo de forma desmesurada. Schäuble, un histórico de la política alemana con casi medio siglo de carrera -miembro del Bundestag desde 1972-, recordó que en realidad la cámara debería tener 598 asientos, lejos de los 736 que ha alcanzado esta legislatura debido a la complicada ley electoral alemana que asegura la proporcionalidad aumentando el número de escaños. El parlamento es cada vez más caro y menos eficiente. La reforma, dijo, “obviamente no admite demoras”.

Hasta 2017, el parlamentario de mayor edad era quien abría la sesión constituyente del Parlamento alemán, pero la cámara votó cambiar las reglas para evitar que un político de la ultraderechista Alternativa para Alemania (AfD), Alexander Gauland, de 80 años, inaugurara la legislatura. Ahora lo hace el que lleve más años en el Bundestag, que es el democristiano Schäuble. El hemiciclo puesto en pie le aplaudió tras su discurso, en el que recordó que “el Bundestag no será nunca un reflejo exacto de la población” y pidió distinguir entre “representación y representatividad”. Cada diputado debe representar a todo el pueblo, dijo, y no solo a un grupo de personas.

Schäuble hizó hincapié en que casi uno de cada cuatro diputados, 279, se sientan en el hemiciclo por primera vez. Además de tener que hacer reformas para acomodar a tantos parlamentarios, el nuevo Bundestag ya tiene una primera polémica de la que ocuparse: el lugar que ocupan los grupos y su vecindad con AfD. Hasta ahora los liberales del FDP se habían sentado a la izquierda de la ultraderecha, pero ya no quieren estar ahí y piden cambiar el sitio con el grupo de la Unión, como se conoce a la alianza de los democristianos de la CDU y su partido hermano bávaro CSU. Estarían así en el centro, y formarían un bloque con los otros socios de la coalición (SPD, Verdes, FDP) que está negociando hacer canciller al socialdemócrata Olaf Scholz a principios de diciembre.

Únete a EL PAÍS para seguir toda la actualidad y leer sin límites.
Suscríbete

A última hora de la mañana fue elegida la nueva presidenta del Bundestag, la diputada socialdemócrata Bärbel Bas. Las mujeres del SPD habían presionado para que al menos uno de los puestos más relevantes de la república federal lo ocupara una mujer. Bas tiene 53 años, procede de la región industrial de Ruhr y es diputada desde 2009. Es la tercera mujer que ocupa el cargo. Cuatro de las cinco vicepresidencias también las ocupan mujeres: la socialdemócrata Aydan Özoguz, la conservadora Yvonne Magwas, la verde Claudia Roth y Petra Pau, de Die Linke. Wolfgang Kubicki, del FDP, es el quinto vicepresidente. AfD intentó, sin éxito, conseguir un puesto en el presidium.

Bärbel Bas recibe el aplauso de sus compañeros tras ser elegida presidenta del Bundestag.
Bärbel Bas recibe el aplauso de sus compañeros tras ser elegida presidenta del Bundestag. TOBIAS SCHWARZ (AFP)

Con la constitución del Bundestag finaliza oficialmente el mandato de Merkel y sus ministros. A la ya canciller en funciones la acompañaron en la tribuna dos ministros que no forman parte del nuevo parlamento federal: la de Defensa, Annegret Kramp-Karrenbauer, y el de Economía, Peter Altmaier, dos figuras clave de la familia conservadora que a principios de octubre anunciaron que renunciaban a su escaño para hacer hueco a una renovación generacional. También se sentó allí el presidente federal, Frank-Walter Steinmeier, que por la tarde en un acto protocolario entregó a la canciller y a los ministros sus certificados de cese y les pidió formalmente que permanezcan en el cargo hasta que se forme un nuevo Gobierno.

Con los resultados preliminares de las elecciones del 26 de septiembre, parecía que iban a ser 735 los diputados del Bundestag, pero finalmente se tuvo que añadir un escaño más. El grupo más numeroso es el SPD, con 206. Le sigue la CDU-CSU con 197; los verdes, con 118; los liberales del FDP, con 92; la ultraderecha de AfD, con 82, y Die Linke (La Izquierda), con 39. Hay también dos diputados no adscritos a ningún grupo: un representante de la minoría danesa del Estado de Schleswig-Holstein y otro de la lista estatal de AfD, Matthias Helferich, al que su partido se plantea expulsar por unos comentarios en los que se atribuía ser “la cara amiga del NS”, abreviatura de nacionalsocialismo.

Los diputados tienen una media de edad de 47,5 años, la más baja hasta la fecha. La diputada más joven es Emilia Fester, de 23 años, de los Verdes. La proporción de mujeres ha subido ligeramente desde el 31% de la última legislatura de Merkel al 35% de la actual. En 2013 las mujeres suponían el 36,5% del total de parlamentarios. Los Verdes tienen el mayor porcentaje con el 58% de mujeres en su grupo parlamentario. Es también el partido que por primera vez ha colocado en sus listas a dos mujeres transgénero. Les sigue Die Linke con el 54% y el SPD con el 42%. En el otro extremo está AfD, que solo tiene un 13% de parlamentarias. Los liberales tienen un 24%; los democristianos, un 23%.

La diversidad en los orígenes de los diputados también aumenta esta legislatura. Al menos el 11% de los parlamentarios tienen antecedentes migratorios. En Die Linke esa proporción aumenta hasta el 28%. En cambio, entre los democristianos es solo de un 4,6%. Awet Tesfaiesus, de los verdes, acaparó el interés de los medios de comunicación al ser la primera diputada negra nacida en África del Bundestag. Abogada, nacida en Eritrea, emigró con su familia a Alemania cuando tenía seis años.

Sigue toda la información internacional en Facebook y Twitter, o en nuestra newsletter semanal.

Sobre la firma

Elena G. Sevillano

Es corresponsal de EL PAÍS en Alemania. Antes se ocupó de la información judicial y económica y formó parte del equipo de Investigación. Como especialista en sanidad, siguió la crisis del coronavirus y coescribió el libro Estado de Alarma (Península, 2020). Es licenciada en Traducción y en Periodismo por la UPF y máster de Periodismo UAM/El País.

Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS