Muere por covid el cardenal venezolano Jorge Urosa Savino

El religioso, prudente y de tono moderado, fue un reiterado crítico de Hugo Chávez y Nicolás Maduro

El cardenal Jorge Urosa Savino, en el Vaticano en 2013.
El cardenal Jorge Urosa Savino, en el Vaticano en 2013.ALBERTO PIZZOLI (AFP)

El cardenal venezolano Jorge Urosa Savino, arzobispo católico de las ciudades de Valencia y Caracas, y una de las figuras religiosas más importantes de Venezuela en estos años, ha fallecido este jueves a los 79 años a causa de complicaciones vinculadas con el virus Covid 19. Urosa había sido ingresado de emergencia en una clínica privada hace cerca de un mes con afecciones respiratorias y estaba en la sala de cuidados intensivos. Poco después de llegar, emitió una declaración en la que anunciaba que recibiría la extremaunción: “Ante la eventualidad de tener que pasar a terapia intensiva por un agravamiento de mi situación, he querido recibir los santos sacramentos, y al mismo tiempo hacer una breve declaración de amor a Dios, a la Iglesia, y de amor al pueblo de Venezuela”.

Este jueves, el también cardenal y arzobispo de la ciudad de Mérida, Baltazar Porras, anunció su muerte: “Comunico oficialmente el fallecimiento del cardenal Jorge Urosa Savino. Le pido a todos que nos unamos en la oración por su descanso en la paz del Señor. Próximamente daremos los detalles de su última despedida”.

Más información
El papa Benedicto XVI nombra a los 15 primeros cardenales de su pontificado
El cardenal venezolano Urosa explicará en el Parlamento sus críticas a Chávez

Nacido en Caracas en 1942, el cardenal Urosa Savino cursó estudios iniciales en el Colegio La Salle, en el centro de la ciudad. Posteriormente se graduó en filosofía en el Seminario Santa Rosa de Lima y culminó estudios de teología en Toronto, Canadá. Finalmente obtendría el doctorado en teología dogmática en 1971, en la Pontificia Universidad Gregoriana de Roma.

Sacerdote desde 1967, ordenado por el cardenal José Humberto Quintero, Urosa fue nombrado obispo auxiliar de Caracas en 1982. Recibió el arzobispado de la ciudad de Valencia en 1990. En 2005, el papa Benedicto XVI lo nombró arzobispo de Caracas y un año después, cardenal. Urosa fue el quinto cardenal venezolano designado por el Vaticano. Hace tres años, el prelado oficializó su jubilación luego de más de tres décadas en el servicio episcopal por alcanzar el límite de edad de 75 años.

Hombre afable, prudente al declarar y moderado en su discursiva, Urosa, como casi todos los miembros conocidos del clero venezolano, era un crítico del comportamiento y los estilos de Hugo Chávez y Nicolás Maduro. La llegada de Urosa al arzobispado de Caracas en 2005, sin embargo, contribuyó a bajar las tensiones del Palacio de Miraflores con la Iglesia Católica Venezolana, en un momento en el cual eran frecuentes las acusaciones subidas de tono del chavismo contra la jerarquía eclesiástica, tanto en programas de televisión como en concentraciones públicas, por participar presuntamente en eventos conspirativos en contra del Gobierno.

Únete ahora a EL PAÍS para seguir toda la actualidad y leer sin límites
Suscríbete aquí

El cardenal Urosa, apreciado por su serenidad, se definía como “un pastor” y declinaba con frecuencia dar declaraciones polémicas para no encrespar el debate público.

La relación entre el chavismo y la Iglesia Católica venezolana ha conocido varios puntos de máxima tensión durante todos estos años, pero –a diferencia de lo ocurrido alguna vez con países como Cuba y Nicaragua-, nunca ha llegado a romperse definitivamente. En parte, gracias a los esfuerzos de prelados como Jorge Urosa Savino por mantener algún canal institucional de relaciones formales con el propio Hugo Chávez.

Tras la represión violenta de la administración de Nicolás Maduro en contra de la oposición en la crisis de 2017 –que se tradujo en 140 muertos y miles de heridos en enfrentamientos callejeros con la policía-, y de las elecciones presidenciales de 2018 para radicalizar la denominada revolución bolivariana, el tono crítico del cardenal Urosa en contra del Gobierno chavista aumentó.

“Si el Gobierno (de Maduro) tuviera verdaderamente amor a Venezuela, ya habría dejado el poder. Ha llevado al país a una ruina terrible”, declaraba Urosa Savino al diario El Nacional en una entrevista publicada en 2019. “Ellos no se quieren ir; están aferrados al poder. Pareciera que no les importa el dolor que están causando al pueblo, el dolor de tanta gente que se tiene que ir del país.”

Sacerdotes, dirigentes políticos, periodistas, activistas de la sociedad civil y personalidades de diversa índole han lamentado el fallecimiento del cardenal Jorge Urosa Savino. La dirigencia chavista ha guardado silencio.

Suscríbase aquí a la newsletter de EL PAÍS América y reciba todas las claves informativas de la actualidad de la región.

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS