Perú

Las 30 horas en las que se tambaleó el Gobierno de Pedro Castillo

El presidente ha hecho rectificar las posturas radicales de su primer ministro para que los moderados accedan a integrar el Gabinete. Perú y los mercados vivieron con incertidumbre la primera crisis del profesor de escuela

El presidente de Perú, Pedro Castillo (derecha), tras tomar juramento a Guido Bellido como primer ministro en la Pampa de la Quinua.EFE | VÍDEO: Reuters

Más información

El día anterior había sido su investidura oficial como presidente. La pompa del Congreso. La solemnidad militar. El mármol como testigo del momento. Ahora, sin embargo, Pedro Castillo observaba el horizonte infinito de Los Andes. Estaba en la región de Ayacucho rodeado de montañas y aves que sobrevolaban una planicie extensa. Llevaba colgada la banda presidencial y el sombrero de palma con el que nació puesto. Se acercó en ese momento a una mesa posada sobre una alfombra roja. Encima, un pequeño crucifijo y una Biblia. Entonces, Castillo engoló la voz.

—Señor Guido Bellido Ugarte, ¿juráis por Dios y estos santos evangelios desempeñar leal y fielmente el cargo de presidente del consejo de ministros que en vos confío?

—¡Sí, juro!—, resumió un hombre embutido en un traje azul marino.

—Si así lo hicieres, que Dios y la patria os premie. Y si no, que la patria os lo demande.

La gente aplaudió. Castillo no había elegido por casualidad ese escenario para llevar a cabo su primera gran decisión como presidente. En esa llanura, los insurgentes locales derrotaron a las tropas de la monarquía española y sellaron la independencia de Perú hace dos siglos. El profesor de escuela veía su decisión como una extensión del pasado.

Únete ahora a EL PAÍS para seguir toda la actualidad y leer sin límites

Suscríbete aquí

Sin embargo, en Lima, la capital, se frotaban los ojos. Castillo acababa de elegir como hombre fuerte de su Gobierno a un político semidesconocido, marxista y castrista, del ala más dura y radical del partido Perú Libre, bajo cuyas siglas él se había presentado a las elecciones. La moderación con la que había encarado la segunda vuelta de las elecciones, donde se apoyó en políticos más centrados y mesurados, se había esfumado. Comenzaron entonces 30 horas de incertidumbre que hicieron tambalear su Gabinete incluso antes de que llegara a formarse.

Los más sorprendidos eran los más cercanos a Castillo. Entre ellos dos personajes que estaban llamados a ser figuras clave en su Gobierno. Pedro Francke, un reputado economista, y Aníbal Torres, un abogado con prestigio. Uno iba a ser su ministro de Economía, el otro de Justicia. Los dos sintieron como una traición el nombramiento de Bellido. Suponía darle poder a Vladimir Cerrón, el líder de Perú Libre. Bellido funge de figura decorativa, está ahí para ser los ojos de Cerrón. Se trata de un marxista-leninista estancado en el castrismo, como si el mundo estuviera anclado en la década de los sesenta del siglo pasado.

Acabada la ceremonia en Ayacucho poco después del mediodía, Castillo voló de regreso a Lima. Presidencia emitió un comunicado en el que informaba que en cuestión de horas iba a hacerse público el nombre de los ministros. Lo que no esperaba el nuevo presidente era encontrarse una rebelión. Francke y Torres renunciaron a tomar posesión de sus ministerios. Los moderados, que representan a la izquierda más centrada, se sintieron insultados por ver a un radical, gente de Cerrón, en el puesto de más poder. El hueco que dejaron los que se negaban a integrar el Gobierno tenía que ser tapado en cuestión de pocas horas. Según la prensa peruana, el entorno de Castillo tanteó a una docena de candidatos alternativos. Se encontraron con una pared. Pocos querían entrar en unas circunstancias así.

Perú, mientras tanto, entró en un estado depresivo. Los medios locales nunca han sido benévolos con Castillo. Al revés. La misión electoral de la Unión Europea supervisó los comicios y al acabar escribió un informe que decía lo siguiente: “Ha sido una cobertura claramente sesgada de la mayoría de los medios de comunicación privados que favoreció a FP (el partido de Keiko Fujimori, la rival de Castillo) y socavó el derecho de los votantes a recibir una información equilibrada”. Sin embargo, la pesadumbre en esos momentos era general. El Gobierno dialogante, de mayorías, que la gente esperaba tras unas elecciones que habían fracturado el país ya no parecía posible. Solo Cerrón celebraba en Twitter lo que ocurría.

En esas horas todo el mundo quiere saber quién era realmente Bellido, el nuevo primer ministro. Se descubre que nunca ha tenido puestos de responsabilidad relevantes. Clásico cuadro medio de un partido. Su expediente universitario no luce, fue uno de esos estudiantes universitarios eternos. En debates ha negado que Cuba sea una dictadura y que Sendero Luminoso tenga que ver con el terrorismo. Esto último le ha valido una investigación por enaltecimiento. En redes sociales su perfil no resulta nada agradable.

En un post de Facebook transcribe unas palabras de Fidel Castro, de 1963, en las que dice que el “hombre nuevo” no puede ser “un maricón”. Uno de sus contactos le advierte de que ese es un pensamiento reaccionario de hace 60 años. Él responde en una frase confusa, sin puntos, comas ni interrogaciones, pero viene a decir esto: ¿Cuál es la diferencia? El maricón de los 60 se comían sus patas. El actual igual”. En otra ocasión se refiere a un empresario peruano y exministro en estos términos: “Gay puerco”. Más tarde, se pregunta en relación a una noticia: “¿Por qué quieren mariconizar a los peruanos a cualquier precio?”. Cerrón le da un like a esa publicación. Sobre el suicidio de un hombre que dijo que no podía ver a sus hijos por impedimento de la madre, escribió: “La mujer es tan destructiva y despiadada a la hora de mezclar sus rencores y egoísmo. No veo ninguna lesbiana ni gay que organice una movilización”.

El escenario para la jura de los ministros estaba preparado. Las televisiones emitían desde el lugar. El problema es que no había nombres para todas las carteras. La ceremonia se retrasó dos horas y media. El país estuvo en vilo. Francke abandonó el lugar del evento, cabizbajo. No iba a integrar el gabinete, se negaba. Él, que se había reunido con empresarios y embajadores para asegurarles que en este Gobierno no habría expropiaciones ni intervenciones de la moneda, como alguna vez había sugerido Castillo en sus mítines. Su sola presencia había calmado los mercados. Francke tiene influencia y reconocimiento en Lima, donde se toman las grandes decisiones empresariales del país. Sin él, la confianza en el Gobierno se ponía en duda.

Pero la composición del equipo de Castillo debía continuar. Con dos horas y media de retraso, el presidente apareció en el escenario y juró a más de una docena de ministros. Solo dos mujeres. Las carteras clave, Economía y Justicia, se quedaron vacantes. Castillo, por fin, se fue a descansar al apartamento donde vive desde hace unos meses. Había sido un día largo. Comenzó con euforia en Ayacucho y acabó con decepción en Lima. Los nubarrones acechaban al presidente.

De madrugada, sin embargo, Francke apareció en el apartamento. Cuando todo parecía que había acabado. Las cámaras lo registran entrando después de medianoche y saliendo dos horas después. No dijo ni una palabra.

A la mañana siguiente el pesimismo era absoluto. Las portadas de los periódicos y los editoriales eran demoledores. Sin matices. Los analistas políticos, de todos los colores, parecían desconcertados. Las críticas le caían de Castillo por todos lados, incluso de sus aliados. La improvisación y algunos bandazos que había dado el profesor de escuela en campaña habían generado dudas sobre su forma de tomar decisiones, pero nadie esperaba un escenario así 48 horas después de tomar posesión. El mercado se resintió. La bolsa cayó un 6%. El dólar alcanzó su máximo histórico en Perú. Las casas de cambio colocaron un precio hasta ahora nunca visto: “Cuatro soles por dólar”.

Castillo, izquierda, toma el juramento de Pedro Francke como ministro de Economía, el viernes por la noche.
Castillo, izquierda, toma el juramento de Pedro Francke como ministro de Economía, el viernes por la noche.PERUVIAN PRESIDENCY HANDOUT / EFE

Cerrón celebraba “el flamante gabinete”. Pero Castillo tenía que enderezar el rumbo. Los partidos de la oposición ya le habían advertido de que Bellido no pasará la votación en el Congreso, el jueves que viene. La cámara tiene que aprobar al nuevo equipo en una mayoría simple que ahora mismo no tienen el presidente y sus aliados por sí mismos. Castillo, entonces, acercó posturas con Francke, que pidió condiciones para volver. Primero, que Cerrón no asista a ninguna de las reuniones del Ejecutivo. Segundo, que cesen los comentarios de odio de Bellido. Aníbal Torres exigió condiciones parecidas. No parecían fáciles de otorgar, suponía que Cerrón y su gente se retractaran. Fueron horas de negociación e incertidumbre. Los moderados pedían un gesto público y contundente de los radicales. Y llegó, por sorpresa.

Bellido escribió un tuit en claro apoyo al profesor universitario: “Pedro Francke tiene todo nuestro respaldo para la aplicación de la política económica de estabilidad”. Más tarde firmó un comunicado en el que firma como presidente del consejo de ministros. Ahí ratificaba su compromiso con la democracia, la gobernabilidad y los derechos humanos, todo eso que había quedado en duda revisando su historial. Añadía: “Rechazo categóricamente toda forma de violencia y terrorismo en todos sus extremos”. Ahí se entiende que se desliga de las dudas sobre Sendero Luminoso, el grupo terrorista de inspiración comunista que provocó el pánico en los años noventa. Su sola mención en Perú genera incomodidad. La palabra sendero ha sido desterrada del lenguaje común hasta para nombrar un camino.

Pero volvamos al comunicado de Bellido, porque hay más. Ahí dijo que es hijo de campesinos quechua que ha vivido en carne propia la discriminación, y seguro que no le falta razón. En el rechazo a Castillo y su gobierno también hay bastantes dosis de racismo. A menudo la población de Los Andes ha sido vista y tratada como de segunda. Un sector radicalizado en el otro extremo cree que el mando corresponde por mandato natural a las clases pudientes de Lima. Esa era la marea de fondo que polarizó la elección entre Castillo y Fujimori. Bellido, como exigía Francke, rectificó también sus comentarios de redes sociales: “Juntos superaremos el racismo, el clasismo, el machismo y la homofobia que están profundamente arraigados en la sociedad”.

El primer paso estaba dado. Los moderados se dieron por satisfechos. Los radicales se habían apuntado el primer tanto al colocar a un primer ministro de su cuerda, pero tuvieron que rectificar en público. La noche del viernes, Francke y Torres juraron como ministros. Era una forma de cerrar la crisis. Ha sido día y medio de tensión, de una cisma que puso incluso en cuestión el Gobierno de Pedro Castillo. El profesor experimentó en sus primeros días las turbulencias del poder.

Archivado En:

Más información

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50