Siete meses después del huracán ‘Iota’ solo hay dos casas reconstruidas en la isla de Providencia

Los afectados protestan contra el Gobierno colombiano por los retrasos y denuncian que siguen viviendo a la intemperie

Iván Duque visita la isla de Providencia, destruida en noviembre por el huracán Iota.
Iván Duque visita la isla de Providencia, destruida en noviembre por el huracán Iota.NICOLAS GALEANO (Presidencia de la República)

Los habitantes de Providencia, una isla ubicada en el caribe colombiano, piden con una canción en lengua creole al presidente Iván Duque que cumpla su promesa de reconstruir la isla devastada el pasado noviembre por el huracán Iota. “Queremos nuestras casas para que todos regresen a su casa, queremos una casa para que todos vuelvan a casa”. El videoclip, difundido estos días, muestra viviendas aún destruidas y otras sin techo, las carpas donde viven algunos de sus habitantes y la belleza del mar, a pesar de todo.

Siete meses después del destructor paso del huracán, apenas se han entregado dos de las 1.134 casas dañadas. “La mayoría seguimos viviendo en carpas y en las ruinas de casas, pero las lluvias hacen que estemos muy mal”, dice por teléfono Arelis Fonseca, una de las afectadas. Hace unos días, el presidente Iván Duque viajó hasta la isla, prometió que construirán 80 viviendas mensuales y estampó su firma sobre la pared de un jardín infantil: “To the Divine Providence, with my eternal love”.

La visita molestó a los isleños, que salieron a protestar este miércoles. Para varios de ellos, que hablaron con este diario, fue una ofensa que el mandatario firmara una pared cuando ellos siguen a la intemperie. “Una actitud infantil, una pantomima más”, explicó uno de los damnificados. La marcha, algo inusual entre la población raizal, se dio, irónicamente, el día que se conmemoran 199 años de la adhesión de la isla a Colombia.

Más información
Vivir a la intemperie y bajo la lluvia, el desastre que dejó el huracán Iota en la isla de Providencia
Iota pone en evidencia el abandono estatal de las islas a su paso por Colombia

Sus habitantes decidieron no izar la bandera. “Es increíble que a casi ocho meses del paso del huracán Iota, no han reconstruido el hospital, pero sí lo hicieron con la (vía) peatonal. Han hecho cosas tan ridículas como darle prioridad a pintar las vías”, dijeron en su manifiesto de la llamada Marcha por la Dignidad. “Cientos de personas siguen viaticando y con toneladas de estuco y pintura maquillan la grotesca presentación de casas sin ventanas, sin amarres antihuracanes y mal arregladas por el afán de enmascarar un teatro de desastres”, se quejaron.

En diciembre pasado, Iván Duque recorrió la isla en cuatrimoto y prometió que en 100 días concluiría la reconstrucción. Pero han pasado 200 y la lentitud es la palabra que más repiten los raizales. La Contraloría General de la Nación denunció que son retrasos graves. “Preocupa a la Contraloría que a una semana de cumplirse siete meses de la emergencia, y cuando está por llegar la temporada de huracanes y otros ciclones tropicales al país, no se hayan cumplido las metas establecidas inicialmente de entregar”, afirmó el órgano de control hace unos días.

Únete a EL PAÍS para seguir toda la actualidad y leer sin límites.
Suscríbete

El presidente ha tenido que admitir que no se cumplió el objetivo. “¿Que tenemos retrasos? Sí, señor. Lo tenemos que aceptar”, dijo el mandatario. Sin embargo, aseguró que son “derivados de las complejidades logísticas”. “Providencia no tiene un puerto; tiene un muelle, un canal de acceso con un calado limitado, tiene muchísimas dificultades”, añadió. Duque aseguró que han reparado 500 casas y que a finales del mes entregarán 200 reparaciones más. El problema, como indicó la Contraloría, es que eso también se ha incumplido. El Gobierno se había comprometido a hacer el 100% de las reparaciones a finales de abril, pero en Providencia la espera se siente eterna.

Suscríbase aquí a la newsletter de EL PAÍS América y reciba todas las claves informativas de la actualidad de la región.

Sobre la firma

Catalina Oquendo

Corresponsal de EL PAÍS en Colombia. Periodista y librohólica hasta los tuétanos. Comunicadora de la Universidad Pontificia Bolivariana y Magister en Relaciones Internacionales de Flacso. Ha recibido el Premio Gabo 2018, con el trabajo colectivo Venezuela a la fuga, y otros reconocimientos. Coautora del Periodismo para cambiar el Chip de la guerra.

Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS