La crisis del coronavirus

El presidente argentino, Alberto Fernández, da positivo de coronavirus dos meses después de recibir la vacuna

El mandatario dice que se encuentra “físicamente bien”. El fabricante de la Sputnik V que se aplicó el presidente aclaró que “la vacunación asegura una recuperación rápida sin síntomas graves”

El presidente argentino, Alberto Fernández, en una foto de archivo.
El presidente argentino, Alberto Fernández, en una foto de archivo.Europa press

Alberto Fernández se ha contagiado de coronavirus. Lo confirmó él mismo, en su cuenta personal en Twitter, minutos después de pasada la medianoche del viernes en Argentina. En el día de su 62 cumpleaños, el presidente dijo que pasó una jornada “con un registro de fiebre de 37,3 y un leve dolor de cabeza”. Por eso, agregó, se realizó “un test de antígeno cuyo resultado fue positivo”. Fernández fue el primer presidente de América Latina en aplicarse la vacuna contra el coronavirus. El 21 de enero pasado recibió una dosis de la Sputnik V y el 10 de febrero la segunda.

El Instituto Gamaleya del ministerio de Salud de Rusia, productor de la vacuna que recibió Fernández, reaccionó enseguida al positivo del argentino. “Nos entristece escuchar esto”, escribieron sus responsables en Twitter en una respuesta directa a la cuenta del presiente. “Sputnik V tiene un 91,6% de eficacia contra infecciones y un 100% de eficacia contra casos graves. Si la infección se confirma y se produce, la vacunación asegura una recuperación rápida sin síntomas graves”. Durante la mañana del sábado, Fernández insistió sobre este punto. “Me dicen los médicos que la vacuna generó una cantidad de anticuerpos importantes como para que yo en este momento no la esté pasando como una persona de 62 años que se contagia”, dijo el presidente argentino en declaraciones a la radio AM 750.

En enero, las vacunas llegaban a cuentagotas a Argentina y el inmunizante ruso apenas había logrado la autorización para ser inoculado en mayores de 60 años. La aplicación al presidente Fernández fue parte de una estrategia oficial para promover la vacuna rusa entre la opinión pública, en momentos en que la oposición política impulsaba en la prensa la idea de que era peligrosa porque aún no había sido aprobada en Estados Unidos o Europa.

Fernández quedó ahora aislado y debió suspender una reunión que tenía agendada para este sábado con el jefe de Gobierno de Buenos Aires, Horacio Rodríguez Larreta. El encuentro tenía como objetivo acordar nuevas medidas de prevención para frenar la escalada de casos de coronavirus.

“Si bien estamos a la espera de la confirmación a través del test PCR, ya me encuentro aislado, cumpliendo el protocolo vigente y siguiendo las indicaciones de mi médico personal. He contactado a las personas con las que estuve reunido en las últimas 48 horas para evaluar si constituyen un contacto estrecho para que hagan el aislamiento”, escribió el presidente en Twitter.

El positivo del presidente coincide con la subida de casos que asola a todo América Latina. Argentina ya da por iniciada la segunda ola, con 14.000 infectados este viernes y un pico de 16.000 el miércoles. Hace tres semanas, los infectados diarios apenas superaban los 6.000. En los últimos 14 días, la cantidad de casos positivos ha crecido un 71%, hasta alcanzar a 2,3 millones de personas. Argentina ha recibido 6,7 millones de vacunas, de las cuales ha aplicado más de 4 millones. El 7,6% de la población tiene ya una dosis, y apenas el 1,5% las dos dosis.

Suscríbase aquí a la newsletter de EL PAÍS América y reciba todas las claves informativas de la actualidad de la región.

Archivado En:

Más información

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50