Biden reabrirá el programa para reunir a menores centroamericanos con sus padres en Estados Unidos

La iniciativa creada por Barack Obama fue suspendida durante la Administración de Trump

Un agente fronterizo de Texas le quita una pulsera de estado migratorio a Santiago, quien viajó junto a su madre desde Honduras para solicitar asilo.
Un agente fronterizo de Texas le quita una pulsera de estado migratorio a Santiago, quien viajó junto a su madre desde Honduras para solicitar asilo.ADREES LATIF (Reuters)

La Administración de Joe Biden ha anunciado este miércoles la reapertura del programa de Menores Centroamericanos (CAM), que tiene como objetivo reunir a los niños de El Salvador, Guatemala y Honduras que cumplan ciertos requisitos con sus padres, cuando estos residan legalmente en Estados Unidos. Roberta Jacobson, coordinadora de asuntos para la frontera sur, ha explicado que la medida es parte de los esfuerzos para ofrecer más alternativas legales a quienes necesitan entrar en el país, pero dejó claro que no son bienvenidos si no tienen los documentos en regla. “La frontera está cerrada. No es el momento, nunca lo es, de llegar a Estados Unidos de manera irregular”, dijo.

En diciembre de 2014, en pleno pico de llegadas de niños solos a EE UU, el entonces presidente Barack Obama creó el programa CAM, pero la Administración de Donald Trump le puso fin en 2017. El Departamento de Estado ha detallado en un comunicado que el restablecimiento de esta iniciativa contará con dos fases. En la primera, procesarán las solicitudes que se paralizaron en 2017. Para esto, las agencias deberán verificar que los padres todavía están legalmente en Estados Unidos y desean reabrir el caso de su hijo. En la segunda, comenzarán a aceptar nuevas solicitudes. La Administración prevé que los primeros contactos con los padres arrancarán la próxima semana.

La coordinadora fronteriza sostuvo que, hasta ahora, han admitido a más de 1.400 solicitantes de asilo que la Administración de Trump había obligado a esperar en México bajo el programa Protocolos de Protección de Migrantes (MPP, por sus siglas en inglés). El Gobierno de Biden ha rechazado la idea de que hay una “crisis” en la frontera. Sin embargo, el número de niños no acompañados que han llegado se ha triplicado en las últimas dos semanas, saturando las instalaciones de acogida. Preguntada por el incremento en las cifras, Jacobson aseguró que puede estar impulsado en parte por una sensación de “esperanza” entre los migrantes. “Había una esperanza significativa de una política más humana” que la de la era Trump, dijo.

En enero, el mes en que Biden asumió la presidencia, la policía fronteriza interceptó a cerca de 78.000 migrantes, la cifra más alta para ese mes en 10 años. La mayoría eran adultos o familias que fueron devueltos rápidamente bajo la normativa de emergencia por la pandemia, instaurada por Trump y aún vigente, mientras que la cifra de menores no acompañados ascendía a 5.800. El Gobierno estadounidense debe, por ley, asumirlos bajo su custodia y encontrar un espacio para acogerlos. Jacobson afirmó que la Administración ha adoptado “múltiples compromisos” con los Gobiernos de México, Guatemala y Honduras sobre las preocupaciones actuales de la migración a Estados Unidos.

Suscríbase aquí a la newsletter de EL PAÍS América y reciba todas las claves informativas de la actualidad de la región.

Únete a EL PAÍS para seguir toda la actualidad y leer sin límites.
Suscríbete

Sobre la firma

Antonia Laborde

Periodista en Chile desde 2022, antes estuvo en la oficina de Washington. Ha trabajado en Telemundo (España), en el periódico económico Pulso (Chile) y en el medio online El Definido (Chile). Máster de Periodismo de EL PAÍS.

Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS