_
_
_
_

La llegada de cientos de menores a la frontera sur de EE UU satura las instalaciones de acogida

El número de niños no acompañados migrantes en estas instalaciones se triplica en dos semanas, según ‘The New York Times’, añadiendo presión a la Administración de Biden

Pablo Guimón
Migrantes cruzan el río Bravo
Familias y menores migrantes cruzan el río Bravo hacia Texas.ADREES LATIF (Reuters)

El número de menores migrantes no acompañados detenidos en la frontera sur de Estados Unidos se ha triplicado en las últimas dos semanas, según publica The New York Times. Son 3.250 menores, de acuerdo con documentos citados por el diario, y 1.360 de ellos han superado el plazo máximo de 72 horas de detención, al término del cual la ley obliga a transferirlos a refugios desde los centros de detención.

Dichas instalaciones, no muy diferentes a prisiones y construidas para alojar a adultos, se encuentran saturadas. Las gestiona la Agencia de Aduanas y Protección Fronteriza, que ha sido muy criticada por las terribles condiciones en que se encuentran los niños en estos centros federales. La ley obliga a trasladar a los menores, en el plazo de tres días desde su detención, a refugios gestionados por el Departamento de Sanidad, donde permanecen hasta que encuentren un hogar.

Dichos refugios operaban a capacidad reducida debido a la pandemia, pero el viernes pasado el Gobierno levantó las restricciones. Aun así, según los documentos citados por el Times, también estos refugios se encuentran a 13 días de alcanzar la “capacidad máxima”. Hasta 2.600 menores están esperando ser alojados en estos refugios más adecuados para ellos, según la CNN, pero solo hay 500 camas disponibles.

Las cifras revelan la urgencia para la Administración de Biden de gestionar el incremento de personas que tratan de cruzar la frontera, animadas por la confianza en que este presidente será más compasivo con ellos que el anterior, tal como prometió durante la campaña electoral y ha reiterado durante sus primeras semanas en la Casa Blanca. En enero, en plena transición de poder, la policía interceptó cerca de 78.000 migrantes en la frontera, la cifra más alta para ese mes en 10 años. La mayoría eran adultos o familias que fueron devueltos rápidamente en virtud de la normativa de emergencia por la pandemia. De eso total, 5.800 eran niños no acompañados, que el Gobierno debe por ley asumir bajo su custodia y encontrar un espacio para acogerlos.

Suscríbase aquí a la newsletter de EL PAÍS América y reciba todas las claves informativas de la actualidad de la región.

Conocer lo que pasa fuera, es entender lo que pasará dentro, no te pierdas nada.
SIGUE LEYENDO

Tu suscripción se está usando en otro dispositivo

¿Quieres añadir otro usuario a tu suscripción?

Si continúas leyendo en este dispositivo, no se podrá leer en el otro.

¿Por qué estás viendo esto?

Flecha

Tu suscripción se está usando en otro dispositivo y solo puedes acceder a EL PAÍS desde un dispositivo a la vez.

Si quieres compartir tu cuenta, cambia tu suscripción a la modalidad Premium, así podrás añadir otro usuario. Cada uno accederá con su propia cuenta de email, lo que os permitirá personalizar vuestra experiencia en EL PAÍS.

En el caso de no saber quién está usando tu cuenta, te recomendamos cambiar tu contraseña aquí.

Si decides continuar compartiendo tu cuenta, este mensaje se mostrará en tu dispositivo y en el de la otra persona que está usando tu cuenta de forma indefinida, afectando a tu experiencia de lectura. Puedes consultar aquí los términos y condiciones de la suscripción digital.

Sobre la firma

Pablo Guimón
Es el redactor jefe de la sección de Sociedad. Ha sido corresponsal en Washington y en Londres, plazas en las que cubrió los últimos años de la presidencia de Trump, así como el referéndum y la sacudida del Brexit. Antes estuvo al frente de la sección de Madrid, de El País Semanal, y fue jefe de sección de Cultura y del suplemento Tentaciones.

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
_
_