Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra
EP Global BLOGS CRÓNICAS
INTERNACIONALES

La historia de los ‘youtubers’ que ganaron fama y dinero adoptando a un niño y ahora lo entregan a otra familia

Una pareja de 'influencers' con más de 700.000 seguidores pidieron ayuda económica para el cuidado de su hijo adoptivo, con autismo y otros trastornos, pero luego lo han rechazado

Huxley, con su madre adoptiva, Myka Stauffer, en un vídeo subido por esta a su canal de YouTube
Huxley, con su madre adoptiva, Myka Stauffer, en un vídeo subido por esta a su canal de YouTube

Casi todo en la corta vida de Huxley ha sido carne de YouTube, incluso antes de que la familia Stauffer lo adoptara en China en 2017. Su madre adoptiva, Myka Stauffer, alimentaba de contenidos dos canales de vídeo, uno propio y otro sobre su familia, además de una cuenta de Instagram para  dar a conocer su feliz vida en Ohio junto a su marido Jim y sus tres hijos, dos de ellos en común y otro de una anterior relación.

Hasta aquí, nada parecía distinguir los contenidos de estos canales de otros que bajo la etiqueta de "estilo de vida", muestran a perfectas familias americanas, devotas de una prole numerosa y de apariencia impecable, y a una madre que da todo tipo de consejos sobre limpieza, cuidados de los niños y ejercicio físico. Pero los Stauffer marcaron la diferencia en julio de 2016, cuando anunciaron en un vídeo que tenían intención de adoptar a un bebé de China, su cuarto hijo, y a otro más en "Uganda o Etiopía". Subieron en seguidores, y en ingresos. A ese vídeo le sucedieron otras 26 grabaciones en las que detallaban cómo era el proceso de adopción y compartían a cámara sus emociones. 

La vía africana se complicó y se centraron en el país asiático. Myka Stauffer detalló en un artículo que ella y su marido sabían que los niños dados en adopción internacional por China tenían "necesidades especiales". Algo que, aunque en principio los disuadió, al final no les impidió seguir con el proceso, según sus palabras. La agencia de adopción les mostró la cara del pequeño Huxley. "Su necesidad especial aparecía listada como daño cerebral, y una vez que revisamos su historial, indicaba que tenía un tumor cerebral, pero la parte más irónica era que su cumpleaños era un día antes que el mío. Como enfermera oncológica, los tumores no me asustan". Se quedó prendada del pequeño.

En 2017, los cinco miembros de los Stauffer viajaron a China a recoger a Huxley, que entonces tenía dos años y medio. El vídeo de su viaje, "dedicado a todos los huérfanos del mundo", muestra al pequeño en su primer encuentro con su nueva familia. Suma 5,6 millones de visionados en YouTube. El canal de Myka Stauffer, 717.000 seguidores. 

Ver esta publicación en Instagram

My heart just exploded 💕 all five of my sweet babies never felt more grateful ✨🧸💛 #mytribe #familyof7 #allmybabies #loveyourmama

Una publicación compartida de Myka Stauffer (@mykastauffer) el

Según el relato de su nueva madre, la sorpresa llegó cuando, ya en EE UU, la pareja descubrió que el informe de Huxley incluía información imprecisa. "Nuestro hijo había padecido una embolia en el útero materno, sufría un autismo de grado tres [el más grave del espectro autista] y trastorno del procesamiento sensorial", apuntaba Stauffer el pasado septiembre. "Hoy tiene cuatro años y ya forma palabras. Es un niño estupendo y su problema no requiere demasiado cuidado general: todo lo que necesitas es un gran corazón y practicar la paciencia día a día". especificaba. El niño recibía 30 horas semanales de una terapia en casa e iba a una guardería especialmente dedicada a su problema. "Todas las formas de adopción son preciosas", recalcaba la madre. "Mi marido y yo somos mejores padres de todos nuestros hijos gracias a eso".  

Los Stauffer hicieron caja con su historia. Pidieron a sus seguidores que les donasen cinco dólares (4,5 euros) para apoyar los cuidados de Huxley, prometiéndoles inscribir sus nombres en el libro del bebé, según recoge la BBC. La vida del pequeño con sus hermanos, sus progresos, la radiante felicidad de sus padres, todo era objeto de publicación en YouTube e Instagram. La madre difundía vídeos comentando cómo seguía el pequeño, para delicia de sus seguidores y también provecho económico. Sus vídeos estaban patrocinados por marcas de cosméticos y de ropa. En una entrevista, aseguraba que tener un hijo así "enseñaba a amar incondicionalmente". "Eres mi hijo y te voy a querer incondicionalmente". 

Embarazada por cuarta vez, compartía con sus seguidores en YouTube que sufría contracciones. Al cabo de unos días, en junio del año pasado, nacía un nuevo hermano de Huxley; y Myka lo anunciaba en una exclusiva a la revista People. Huxley aparecía junto a sus hermanos y sus sonrientes padres. Su nuevo hermanito protagonizaba un vídeo en el que se veía cómo recibía toda clase de atenciones de Myka y Jim. 

Myka siguió publicando vídeos, con consejos de limpieza, cómo organizar un cuarto infantil, y otro en el que mostraba los preparativos de sus hijos antes de pasar unas vacaciones en Bali. Pero algo escamaba a sus seguidores. Huxley ya no aparecía en las imágenes, mientras que los otros hijos sí. ¿Dónde se había metido el pequeño, que tantas veces habían visto asomar a través de las pantallas? ¿Por qué los Stauffer ya no lo mostraban, si había protagonizado tantas grabaciones desde hacía tiempo? 

La respuesta ha llegado de nuevo en forma de vídeo hace dos días. Myka y Jim aparecen en la grabación. Tras un largo prolegómeno en el que hablan de sus dificultades, explican el motivo: han dado a Huxley en adopción a otra familia. "Este es el vídeo más duro que Jim y yo hemos tenido que publicar jamás", comienza diciendo ella. "No puedo deciros todo el esfuerzo que mi mujer ha empleado en ayudar a Huxley, tanto como pudo", toma la palabra él. "En las adopciones internacionales a veces hay aspectos desconocidos y cosas que no aparecen con transparencia en los archivos. Cuando Huxley llegó a casa, tenía muchos más requerimientos especiales de los que nos habían dicho", apunta él. "Después de muchas valoraciones y evaluaciones, numerosos médicos han considerado que necesitaba otro acomodo", añade ella. 

Los abogados de los Stauffer han remitido un comunicado en el que señalan que el niño no está en una casa de acogida temporal, sino que "se ha elegido a una familia que tiene la capacidad de abordar las necesidades de Huxley", según recoge BuzzFeed. Muchos seguidores se han mostrado airados con la decisión de la familia. En su cuenta de Instagram, innumerables comentarios cargan contra Myka Stauffer, culpándola de no ser "una buena madre" e imprecándola: "No debería cuidar a ninguno de sus otros hijos". En una imagen en la que se ve a Huxley con sus cuatro hermanos, un usuario pone en boca del bebé estas palabras: "¿Dónde se ha ido mi hermano, mamá? No sé ni cómo puedes dormir por las noches". 

"La razón de no sacarlo a la luz hasta ahora es que médicos y agencias han querido que Huxley pasara tiempo con diferentes personas para intentar una perfecta compatibilidad (...) con la que ahora va a ser su nueva y definitiva familia. Por lo último que sabemos de la agencia de adopción es que han encontrado un destino y que a ellos les parecía literalmente que había una perfecta compatibilidad. (...) Está progresando, está muy feliz y su nueva mamá ha recibido formación médica profesional. Es un acomodo perfecto", continúan las explicaciones de la exmadre adoptiva.

"Por favor, respetad su privacidad. Cuando inicié mi canal era con la intención positiva y de transmitir positividad a la gente. (...) Que yo salga en los vídeos divirtiéndome y haciendo cosas divertidas no significa que no esté aún terriblemente herida". Son algunas de las últimas palabras de Myka Stauffer, que se define en su perfil de YouTube así: "Mamá de cuatro hijos, de Ohio, y casada con mi mejor amigo". 

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >