Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Trump renuncia a una escalada militar con Irán y anuncia más sanciones

El presidente asegura que Teherán "parece estar retirándose" tras el ataque sin víctimas de la noche del martes y llama a los firmantes del pacto nuclear a "abandonar sus restos"

El presidente estadounidense, Donald Trump, el martes en la Casa Blanca. En vídeo, declaraciones de Trump.

El presidente Trump ha renunciado este miércoles a ahondar más en una espiral bélica con Irán tras el ataque de la víspera a dos bases estadounidenses en Irak con misiles, una calculada demostración de fuerza que no causó baja alguna. La naturaleza de la acción con la que los iraníes respondían a la ejecución del general Soleimani sugería que también ellos buscaban contener la escalada, desplegando una vía para escapar de un conflicto que nadie desea. “Irán parece estar retirándose”, ha dicho Trump, en un mensaje a la nación solemne en la forma y de fondo más contenido, en el que ha anunciado nuevas sanciones económicas e invitado a los firmantes del acuerdo nuclear a “abandonar sus restos”.

Trump renuncia a una escalada militar con Irán y anuncia más sanciones

Bases atacadas

22 misiles han sido lanzados contra dos bases aéreas en Irak donde están desplegadas tropas estadounidenses.

TURQUÍA

Mosul

Erbil

SIRIA

Kirkuk

IRÁN

Base aérea

Ain Al Asad

Bagdad

IRAK

ARABIA SAUDÍ

250km

KUWAIT

EL PAÍS

“Mientras yo sea presidente, a Irán nunca se le permitirá tener armas nucleares. Buenos días”. Con esas palabras comenzaba Donald Trump este miércoles por la mañana su mensaje a la nación, con casi media hora de retraso, rodeado del vicepresidente Mike Pence, el secretario de Estado Mike Pompeo, el de Defensa, Mark Esper, y altos mandos militares uniformados.

En plena escalada de la tensión entre Irán y Estados Unidos en Oriente Próximo, todo dependía de la respuesta de Trump, y esta ha sido de contención. "El pueblo estadounidense debería estar agradecido y contento. No hubo ningún herido, no sufrimos víctimas, y solo un mínimo daño en nuestras bases militares", ha dicho. "Irán parece estar retirándose y eso es una buena cosa para Estados Unidos y para el mundo".

Videoanálisis del conflicto entre Irán y Estados Unidos.

Despejada prácticamente del horizonte del corto plazo la eventualidad de una respuesta militar al ataque iraní de la noche del martes, el presidente Trump ha ofrecido pistas sobre el medio y largo plazo. "Irán ha sido el principal patrocinador del terrorismo y su búsqueda de armas nucleares amenaza al mundo civilizado", ha dicho, antes de anunciar que impondrá "inmediatamente" nuevas y "poderosas" sanciones económicas, insistiendo en su hasta ahora poco fructífera estrategia de máxima presión para forzar a Teherán a volver a la mesa negociadora.

En un discurso desprovisto de las continuas amenazas a la destrucción que han caracterizado sus intervenciones en los últimos días, no ha habido más explicaciones sobre las nuevas sanciones. Pero sí una llamada a sus aliados de la OTAN –alianza a la que al iniciar su presidencia en 2017 tachó de “obsoleta”– a implicarse más "en el proceso de Oriente Próximo".

Trump también ha tenido un mensaje para los firmantes del acuerdo con Irán de 2015, —por el que el régimen se comprometía a congelar su programa nuclear a cambio de un alivio de las sanciones—, del que el republicano sacó a Estados Unidos en mayo de 2018. Los países firmantes, ha pedido Trump, deben seguir sus pasos y "abandonar los restos del acuerdo nuclear". La prioridad, ha añadido, es trabajar en un nuevo acuerdo "que haga al mundo más seguro". "Debemos mandar un mensaje claro al régimen", ha dicho, "de que su campaña de terror no va a ser tolerada".

"Estados Unidos está preparado para abrazar la paz con quien la busque", ha concluido.

“¡Todo está bien!”, había tuiteado el presidente el martes por la noche tras el ataque. Irán había golpeado a Estados Unidos, en represalia por la ejecución el viernes pasado del general Qasem Soleimani, poderosísimo arquitecto de la influencia internacional de Irán, disparando 22 misiles balísticos contra dos bases aéreas en Irak donde están desplegadas tropas estadounidenses: la de Ain Al Asad, en el oeste del país, y una en Erbil, en el Kurdistán iraquí.

El ministro de Exteriores iraní, Mohammed Javad Zarif, dijo poco después en Twitter que sus ataques a tropas estadounidenses habían “concluido”. Que Irán no buscaba “una escalada o una guerra”. El verbo concluir resultaba clave.

Se trataba del ataque más directo y descarado de Irán contra Estados Unidos en cuatro décadas de conflicto más o menos latente. Pero la naturaleza de la operación indica que no estaba diseñada para causar el mayor número de bajas en las filas norteamericanas.

Primero, por la hora: sucedió en la madrugada, cuando los soldados estaban durmiendo y no desperdigados por la base. También porque Irán sabía que la inteligencia estadounidense tiene medios para localizar esos misiles inmediatamente antes de ser lanzados. "No se perdieron vidas por las precauciones tomadas y gracias a un sistema de aviso prematuro que funcionó muy bien", ha dicho el propio Trump en su discurso a la nación. Pero, sobre todo, porque Teherán informó al primer ministro iraquí, Adel Abdul Mahdi, de que se iba a llevar a cabo el ataque. Se le explicó que el ataque solo estaba dirigido contra intereses estadounidenses, aunque no se especificaron los objetivos.

El asesinato en la madrugada del pasado viernes de Soleimani, dramático colofón a una escalada de hostilidades vivida en los últimos días del año, disparó la tensión en la región. Grupos armados proiraníes en Irak habían prometido unir fuerzas para responder al ataque, realizado por un dron estadounidense, que mató al general que dirigía la fuerza Al Quds, cuerpo de élite de la Guardia Revolucionaria iraní encargado de acciones en el exterior, y también al líder miliciano Abu Mahdi al Mohandes. Teherán había asegurado que la "venganza" sería dura, mientras Trump advertía de que tenía una lista con 52 “objetivos” y atacaría “muy rápido y muy fuerte” en caso de represalia.

Teherán optó por responder de forma directa, con una salva que demuestra la capacidad de su programa misilístico de golpear con precisión objetivos a más de 300 kilómetros de distancia de sus fronteras.

Una respuesta que todo indica que estuvo muy calculada. Un ataque al lugar desde el que consideran que se lanzó la operación contra Soleimani. Sin provocar bajas que detonarían inevitablemente un conflicto bélico, pero con la contundencia suficiente para cumplir el compromiso de responder de manera inequívoca, de ejército a ejército. Teherán abría así la vía de salida al conflicto que buscan ambas partes y hacia la que Trump, con su discurso de este miércoles, parece haberse dirigido.

Las reacciones oficiales de Trump y del ministro Zarif invitan a confiar en que el ataque iraní será el final del conflicto militar abierto y no el principio de una escalada generalizada. Pero la posibilidad de que las milicias proiraníes que coordinaba el propio Soleimani en la región actúen contra Estados Unidos o sus aliados, o incluso de un ciberataque que los expertos no descartan, invitan a la cautela.

Mensaje a la OTAN

Á. SÁNCHEZ (Bruselas) / P. GUIMÓN (Washington)

En su discurso a la nación, el presidente Trump ha asegurado que pedirá a la OTAN que “se implique mucho más en el proceso de Oriente Próximo”. Pero no ha elaborado más sobre su petición a una Alianza hacia la que ha tenido muy duras palabras en el pasado.

La OTAN no ha reaccionado este miércoles a las palabras de Donald Trump, que culmina así su espectacular viraje sobre el papel reservado a la Alianza Atlántica en el tablero internacional: en 2016 la tildó de obsoleta durante la campaña electoral que le llevaría a la Casa Blanca, dos años después abroncó a sus miembros por su exiguo gasto militar, y ahora, en plena crisis con Irán, busca parapetar a Estados Unidos bajo su paraguas con un vago mensaje en el que reclama a sus socios más implicación

El secretario general de la OTAN, Jens Stoltenberg, no ha respaldado públicamente el asesinato del general Soleimani, pero tampoco ha escatimado en gestos hacia Estados Unidos: acusó a Irán de desestabilizar la zona, coincidió con Trump en que no se ha de permitir a Teherán desarrollar armas nucleares, y condenó el ataque con misiles iraníes a las bases de EE UU y la coalición en Irak.

La solicitud de Trump llega solo un día después de que la coalición anunciase una retirada parcial de su personal militar en Irak, donde mantiene unos 500 efectivos. Las tropas de la Alianza en la región, igual que las de Estados Unidos, han interrumpido temporalmente sus labores de entrenamiento a las fuerzas iraquíes y su lucha contra lo que queda del Estado Islámico debido a la inestabilidad reciente.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información