Juan Guaidó: “No pudimos elegir y eso es una tragedia para Venezuela”

El líder de la oposición asegura que la abstención es una señal del hastío de los venezolanos y llama a movilizarse este sábado

Juan Guaidó habla sobre las elecciones en Venezuela, en una rueda de prensa este lunes por la mañana.Yuri Cortez (AFP)

El presidente interino de Venezuela y líder opositor, Juan Guaidó, se ha adjudicado los votos del 70% del padrón electoral que optó este domingo por abstenerse en las elecciones parlamentarias celebradas en el país. Unos comicios plagados de incógnitas cuyos resultados fueron calificados por Nicolás Maduro como “una tremenda victoria” y que, en palabras de Guaidó, han sido un " estruendoso silencio” de la desmovilización que muestra un enorme repudio hacia el régimen. “Para que la dictadura haya reconocido que la rechazó un 70% del país debe ser que fue muchísima mayor la abstención. Según sus propios números sacaron 3,5 millones de votos, 40% menos de lo que obtuvieron en 2015. Son la mitad o menos de los que eran, y ellos manejaron desde el software hasta a los supuestos opositores que participaron”, ha dicho el todavía jefe de la Asamblea Nacional en una rueda de prensa este lunes, en el municipio de Chacao, donde se desplegó un enorme cartel que decía “Venezuela dijo NO al fraude”.

Más información
Maduro se hace con el control del Parlamento en Venezuela, con una abstención del 70%

Más allá de los números, Guaidó sopesó el significado de la abstención de este domingo, que no representa precisamente una victoria para él. “No pudimos elegir y eso es una tragedia para Venezuela, si hubiésemos podido habríamos salido de la dictadura. Hasta que no podamos elegir no habremos ganado”. Venezuela empieza un nuevo capítulo con la recuperación por parte del chavismo del órgano legislativo, la Asamblea Nacional, que hasta ahora estaba en manos de la oposición y se había convertido en una piedra en el zapato para la deriva autoritaria de Maduro.

El 5 de enero Venezuela entrará en nuevo bucle institucional. Maduro validará un Parlamento afín que le asegurará la permanencia en el poder. Algo que ya intentó en 2017 con la Asamblea Nacional Constituyente y el pasado 5 de enero con una rocambolesca juramentación de una junta directiva paralela en la Asamblea Nacional que preside Guaidó. Tras las elecciones, la legitimidad del líder de la oposición —el único poder escogido en elecciones medianamente competitivas y reconocido internacionalmente— también entra en arenas movedizas al acabar ahora su mandato.

“El llamamiento a todos es vencer el esquema de censura de la dictadura, que no nos permite elegir. Esta fue la respuesta de una sociedad que está hastiada”, ha dicho Guaidó. El líder de la oposición ha puesto en marcha una consulta popular digital este lunes con la que pretende medir su fuerza y que está previsto que termine con una protesta en las calles el sábado, a la que ha llamado masivamente a participar. La consulta de tres preguntas busca rechazar el fraude que anticipadamente señaló un sector de la oposición, exigir la realización de elecciones presidenciales y parlamentarias libres y respaldar sus gestiones ante la comunidad internacional para atender la crisis humanitaria. En las calles de Venezuela, sin embargo, el hastío social que él mismo ha señalado también se traslada a la iniciativa del opositor que cumplirá dos años intentando sin éxito forzar una transición política.

“El pueblo de Venezuela nunca ha rechazado la participación, así que la abstención, más que una victoria, es un grito. Es la dignidad del pueblo venezolano que no cae en chantajes ni mentiras. Hay que transformar eso en fuerza y movilizarnos. Hay luchas pequeñas que podemos dar para expresar el mayor rechazo visto de la sociedad civil a la dictadura”, ha dicho al reiterar su invitación a la llamada consulta popular Alza tu voz.

Únete ahora a EL PAÍS para seguir toda la actualidad y leer sin límites
Suscríbete aquí

Guaidó también se refirió a la nueva resolución que emitió este lunes Bruselas que establece un marco de sanciones contra individuos por violaciones de derechos humanos y participación en crímenes de lesa que van desde la prohibición de entrada a Europa, la congelación de fondos y la prohibición a individuos y entidades europeas de relacionarse con estos. “Es una respuesta muy clara a lo que sucede en Venezuela, hemos pedido homologación de sanciones y presiones para que los violadores de derechos humanos no usen otros países para resguardarse. Es un paso en esa dirección”.

El líder de la oposición también ha comentado el llamamiento del expresidente del Gobierno español, José Luis Rodríguez Zapatero, que solicitó a la Unión Europea revisar su posición frente a la crisis política venezolana. “El señor Rodríguez Zapatero es un abogado de la dictadura. No es posible relativizar todas las violaciones de derechos humanos. Se convierte en un cómplice de este régimen. Nosotros nunca nos hemos cerrado a una solución por vía negociada, pero en este momento hay gente que está siendo torturada”, ha asegurado. “A la Unión Europea se le cerró la puerta en la cara cuando intentó conseguir mejores condiciones para una elección”.

Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS