Una explosión daña el casco de un petrolero griego en un puerto saudí del mar Rojo

Arabia Saudí responsabiliza a los Huthi, pero los rebeldes yemeníes guardan silencio

Camiones de combustible estacionados cerca de los silos en la instalación petrolera de Saudi Aramco en la ciudad de Jeddah en el Mar Rojo de Arabia Saudí, este martes.
Camiones de combustible estacionados cerca de los silos en la instalación petrolera de Saudi Aramco en la ciudad de Jeddah en el Mar Rojo de Arabia Saudí, este martes.FAYEZ NURELDINE (AFP)

Un petrolero griego ha sufrido daños en el casco tras chocar con una mina en aguas saudíes del mar Rojo, cerca de la frontera con Yemen. El incidente, dado a conocer este miércoles por la empresa británica de seguridad marítima Ambrey, ha sido confirmado por la Organización del Comercio Marítimo del Reino Unido (Ukmto) y por Arabia Saudí, que lo ha atribuido a un atentado frustrado de los rebeldes Huthi. Se trataría del segundo ataque de ese grupo yemení contra objetivos comerciales en territorio saudí del que se tiene noticia esta semana. Las autoridades griegas, sin embargo, dicen que aún se desconocen las causas y, en contra de lo que es habitual, los rebeldes no se han responsabilizado del ataque.

“El petrolero Agrari resultó alcanzado por una mina tras haber atracado en uno de los embarcaderos de la Planta de Energía de Al Shuqaiq, en Arabia Saudí”, asegura el informe de Ambrey del que se hace eco la agencia Reuters. Según la misma fuente, el Agrari es un buque con bandera de Malta, pero operado por la compañía griega TMS Tankers, que no ha comentado el incidente.

El Ministerio de la Marina Mercante de Grecia ha confirmado a la agencia France Presse que se produjo una explosión a las tres de la mañana (hora local). “Las causas no se han identificado todavía”, precisó el portavoz. También dijo que no hubo víctimas entre los 25 miembros de la tripulación, siete de ellos griegos.

La Ukmto ha admitido estar al tanto de que un navío había sufrido una explosión en Al Shuqaiq y que se investigaban las causas, sin dar más detalles. Aunque Arabia Saudí no ha comentado directamente el asunto, un comunicado de la coalición militar que lidera en Yemen difundido por la televisión estatal ha responsabilizado a los Huthi. “La coalición árabe ha interceptado y destruido una barca llena de explosivos en el mar Rojo, lanzada por la milicia Huthi que Irán respalda en Yemen. Un barco comercial ha resultado ligeramente dañado como resultado de la metralla del frustrado atentado terrorista”, afirma el texto.

Al parecer la explosión se produjo dentro del puerto y perforó el casco del barco. Ambrey no precisa cuándo se produjo el incidente, aunque dice que el petrolero llegó a Al Shuqaiq el pasado lunes. Ese mismo día, los responsables de la empresa nacional de petróleo saudí, Aramco, reconocieron que un ataque de los rebeldes yemeníes había causado un incendio, rápidamente controlado y que no causó víctimas, en una planta de distribución de derivados del petróleo en Yeda.

Únete a EL PAÍS para seguir toda la actualidad y leer sin límites.
Suscríbete

Dos semanas atrás, otra acción rebelde ocasionó un fuego cerca de una plataforma en la terminal petrolera de Jazan. Este goteo de operaciones contra objetivos civiles se produce en medio de especulaciones sobre los planes de la Administración Trump de designar a los Huthi organización terrorista antes del relevo presidencial en enero. Tal medida supone sancionar cualquier operación económica o financiera con el Gobierno rebelde, bajo cuya férula vive el 80% de los 28 millones de yemeníes. La ONU y otras organizaciones de ayuda han alertado de la catástrofe que causaría en un país que ya está al límite.

Regístrate gratis para seguir leyendo

Sobre la firma

Ángeles Espinosa

Analista sobre asuntos del mundo árabe e islámico. Ex corresponsal en Dubái, Teherán, Bagdad, El Cairo y Beirut. Ha escrito 'El tiempo de las mujeres', 'El Reino del Desierto' y 'Días de Guerra'. Licenciada en Periodismo por la Universidad Complutense (Madrid) y Máster en Relaciones Internacionales por SAIS (Washington DC).

Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS