Crisis del coronavirus

El rey de Arabia Saudí pide vacunas para todos en la inauguración del G20

Varios líderes y ONG consideran insuficientes los fondos movilizados por el foro para impulsar la recuperación económica

El rey Salmán de Arabia Saudí durante la lectura de su discurso ante la cumbre del G20.
El rey Salmán de Arabia Saudí durante la lectura de su discurso ante la cumbre del G20.BANDAR AL-JALOUD / AFP

El rey Salmán de Arabia Saudí ha inaugurado este sábado la cumbre del G20, el foro de las mayores economías mundiales que su país ha presidido durante este año sacudido por la pandemia. Como era previsible, el monarca ha hecho un llamamiento a los participantes para trabajar en la obtención de vacunas asequibles para todos. Si bien la covid-19 domina la agenda, los líderes, reunidos por videoconferencia, debaten además cómo reactivar la economía, el refuerzo de las instituciones multilaterales y la extensión de la moratoria de la deuda a los países más pobres.

“Aunque somos optimistas sobre los avances en el desarrollo de vacunas, tratamientos y herramientas de diagnóstico para la covid-19, debemos crear las condiciones para que todo el mundo pueda obtenerlos de forma asequible y equitativa”, manifestó Salmán, de 84 años, después de lamentar que la cita no haya podido ser presencial.

En esta nueva fórmula de “diplomacia digital”, el mensaje es también la puesta en escena. El formato de pantalla partida mostraba a los otros 19 jefes de Estado y de Gobierno miembros del G20 (incluida la presidenta de la Comisión Europea, Ursula von der Leyen), los invitados como el español Pedro Sánchez y los representantes de las organizaciones internacionales asociadas. Sus recuadros, que iban rotando, confirmaron la participación del presidente de EE. UU, Donald Trump, cuya imagen aparecía al lado de la de su homólogo ruso, Vladimir Putin, justo debajo del monarca saudí.

Un plano de la sala donde el rey leía su discurso permitió ver a su hijo y heredero, el príncipe Mohamed Bin Salmán, sentado a su derecha. Si como interpretaba la kremlinología en la época soviética la ubicación significa algo, el encuadre transmitía un claro mensaje de respaldo al controvertido príncipe ante las críticas a su estilo autoritario que los grupos de derechos humanos han agitado en las semanas previas a la cumbre.

El rey Salmán recordó que el G20 ha comprometido “al menos 21.000 millones de dólares [17.700 millones de dólares] para respaldar la lucha contra la pandemia”, e “inyectado 11 billones de dólares en apoyo de nuestras economías para salvar vidas y negocios”. Además, hizo referencia a la Iniciativa de Suspensión del Servicio de la Deuda, aprobada por los ministros de Finanzas la semana pasada con el objetivo de ayudar a los países más pobres.

Muchos lo consideran insuficiente. Desde las ONG se han pedido “medidas más audaces” en el alivio de la deuda. El secretario general de la ONU, António Guterres, se ha sumado a esas voces y expresado su deseo de que la suspensión de los pagos se prolongue hasta finales de 2021.

Además, varios líderes han firmado una carta, que se filtró el viernes por la noche, en la que solicitan al G20 que amplíe su financiación para luchar contra el virus. En concreto, instan a sus miembros a cubrir los 4.500 millones de dólares que necesita el fondo de la Organización Mundial de la Salud (OMS) dedicado a distribuir las vacunas. Queda por ver qué margen de maniobra tienen los dirigentes para lograr trasladar esos objetivos al comunicado final antes de la clausura del foro este domingo.

El equipo de la UE, partidaria de reforzar el papel de la OMS y de estrechar la cooperación global para la aprobación y el despliegue de una vacuna, se mostraba optimista tras la inicial ronda de contactos, informa Lluís Pellicer desde Bruselas. La víspera, durante una conferencia de prensa, Von der Leyen estimó que garantizar el acceso a la vacuna de los países en desarrollo que no puedan permitirse su compra requeriría 37.200 millones de dólares (unos 31.200 millones de euros). “Parece mucho, pero no lo es en comparación con el coste de esta crisis”, sostuvo. La UE también va a proponer un tratado sobre pandemias, según adelantó el presidente del Consejo, Charles Michel.

Los europeos respaldan a la Organización Mundial del Comercio (OMC), a la que se refirió el rey durante su discurso. “Conscientes de que el comercio es un factor clave para la recuperación económica, hemos adoptado la Iniciativa de Riad sobre el futuro de la OMC, con el fin de reforzar el sistema de comercio multilateral frente a los retos presentes y futuros”, señaló Salmán.

Más delicado está resultando consensuar el apartado referido al cambio climático, debido a objeciones de última hora de Turquía. El monarca saudí también subrayó la necesidad de que la recuperación económica se haga de forma sostenible para preservar el medio ambiente. Viniendo del jefe de Estado del mayor exportador de petróleo del mundo, se trata sin duda de un avance. No obstante, el monarca dejó claro que Arabia Saudí aboga por la “economía circular del carbono para alcanzar los objetivos del clima”. Ese modelo, que promueve una mejor gestión de las emisiones de carbono y su reutilización, es rechazado por muchos expertos y activistas como insuficiente.

Más información

Lo más visto en...

Top 50