Crisis de refugiados

Crece la intolerancia hacia los inmigrantes en todo el mundo, según una encuesta de Gallup

Perú, Ecuador y Colombia lideran la lista de Estados que más rechaza a los extranjeros por la llegada masiva de venezolanos que han huido de la violencia en su país en los últimos años

Refugiados del campo incendiado en Moria caminan hacia un campamento temporal el pasado lunes en Lesbos, Grecia
Refugiados del campo incendiado en Moria caminan hacia un campamento temporal el pasado lunes en Lesbos, GreciaYARA NARDI / Reuters

Los índices de tolerancia hacia los inmigrantes en 2019 han caído en todo el mundo con respecto a 2016, según una encuesta publicada este miércoles por la consultora estadounidense Gallup. Perú, Ecuador y Colombia lideran la lista de países donde más rechazo provoca el inmigrante, y esto se debe a la acogida masiva de venezolanos que en los últimos años han huido de la inestabilidad del régimen chavista. Solamente en Colombia había el pasado mes de mayo casi 1.765.000 ciudadanos venezolanos, de los cuales un millón eran irregulares.

La llegada masiva de refugiados hacia Europa por Turquía y por las diferentes rutas del Mediterráneo ha hecho que la actitud de los europeos hacia los inmigrantes también haya empeorado, según apunta la encuesta Migrant Acceptance Index. No ayuda la incapacidad de la UE para gestionar el espinoso tema migratorio, como se ha demostrado en la isla griega de Lesbos, donde más de 13.000 refugiados han malvivido desde 2015 en Moria, el primer campo de refugiados construido en suelo comunitario. Desde que un incendio arrasó el lugar hace dos semanas, los miles de refugiados (procedentes en su mayoría de Afganistán y Siria) piden desesperados una solución a su situación a Bruselas.

La Comisión Europea ha presentado este miércoles su propuesta para un nuevo pacto migratorio que rechaza las cuotas obligatorias para el reparto de refugiados entre socios de la UE y que apuesta por un sistema de solidaridad a la carta, en la que los países podrán contribuir acogiendo refugiados. Bruselas quiere alcanzar un nuevo pacto migratorio antes de que acabe el año, pero todo depende de las reacciones de los Veintisiete.

La empresa de análisis y datos estadounidense ha concluido que Bélgica, que alcanzó 6,16 puntos de un máximo de 9 en este índice en 2016, disminuyó su tolerancia hacia los migrantes hasta situarse en 4,83. Lo mismo ha pasado en Suiza, donde el índice ha bajado de 7,11 a 6,42 en tres años, y en Bosnia, el quinto país más intolerante con un 1,85 en los índices de aceptación. Turquía, con una crisis humanitaria en la frontera con Grecia y más de cuatro millones de refugiados en acogida en su territorio, ha entrado en la lista de los países menos tolerantes en 2019.

El portavoz de la Agencia de la ONU para los Refugiados (Acnur), Charlie Yaxley, señala que atribuir el crecimiento de la intolerancia a las crisis de refugiados es “muy especulativo”, sin embargo, ha reconocido que en el caso de Turquía, el país que más refugiados acoge del mundo, la presión en las infraestructuras y servicios ha tenido un impacto en la comunidad local. La tolerancia no depende del número de refugiados que un país haya acogido, según Yaxley, ya que hay países que han recibido más de un millón de refugiados y que no salen en la encuesta como Bangladesh, Pakistán o Uganda.

“Hay otros factores en juego. Todos los países tienen dinámicas políticas muy diferentes y situaciones históricas con experiencias de acogida de refugiados previas y eso ha jugado un papel en el espíritu político. No es el número de refugiados si no la buena voluntad política hacia la recepción de gente que ha sido perseguida” añade el portavoz, que subraya la importancia de las políticas de integración que permiten contribuir a los inmigrantes a sus nuevas comunidades para mejorar la aceptación de los receptores.

Macedonia del Norte, Hungría, Serbia y Croacia se mantienen en los primeros puestos de rechazo hacia el inmigrante. Antes de que estallara la crisis migratoria en 2015, el primer ministro húngaro, Viktor Orbán, conocido por su discurso xenófobo, cerró a cal y canto la frontera de su país para impedir la llegada de sirios que huían de la guerra y que entraban por la frontera con Serbia.

Polonia ha sido el único país de la UE que ha mejorado su aceptación hacia los migrantes pese a haber firmado en contra del pacto migratorio de Naciones Unidas en 2018. Un 42% de los polacos encuestados están más abiertos a que su país reciba migrantes, así como a que se conviertan en sus vecinos con un 38% de aceptación o se casen con sus familiares con un 27% de aprobación.

En la frontera de Colombia con Venezuela el rechazo a los migrantes ha aumentado considerablemente. El gerente de actividades de Médicos Sin Fronteras en Arauca, Sergio Palacios, asegura que la aceptación popular de los refugiados se ha deteriorado porque generan presión y carga en las instituciones. "Además, la frontera tiene una gran actividad de grupos armados y los refugiados son presa fácil de reclutamiento y esto hace que la población los persiga porque engrosan las redes de delincuencia”, indica. La competencia por el mercado laboral es otro factor determinante de la tolerancia de la comunidad local. “Entran a competir por la mano de obra por muy bajo coste y por su situación de vulnerabilidad les explotan por muy poco dinero y eso a las personas que están buscando empleo les perjudica”, añade. A las mujeres les afecta de otra forma, ya que muchas venezolanas que entran a Colombia como refugiadas trabajan como prostitutas y la población asume que van a “destruir hogares”, según Palacios.

Los países con los resultados que muestran más tolerancia de esta lista son Canadá, Islandia y Nueva Zelanda, donde la acogida de inmigrantes sigue siendo un éxito. En el caso de Estados Unidos, el sexto país más tolerante del mundo según Gallup, ha aumentado ligeramente su índice de aceptación desde 2016 pese a las políticas migratorias y el duro discurso su presidente, Donald Trump.

Más información

Lo más visto en...

Top 50