CRISIS EN BIELORRUSIA

La opositora Kolesnikova, arrestada en la frontera tras evitar su expulsión de Bielorrusia

La activista, que llevaba desaparecida desde que un grupo de encapuchados la detuvo el lunes, ha roto su pasaporte para frenar su salida del país

La opositora Maria Kolesnikova, en una conferencia de prensa en Minsk, el 24 de agosto.
La opositora Maria Kolesnikova, en una conferencia de prensa en Minsk, el 24 de agosto.VASILY FEDOSENKO / Reuters

La destacada opositora bielorrusa María Kolesnikova, que fue detenida el lunes en Minsk por un grupo de desconocidos encapuchados y vestidos de civil, ha sido arrestada en la frontera de Bielorrusia con Ucrania, según el comité estatal de fronteras. Kolesnikova, que llevaba desaparecida casi un día en una acción que tiene las huellas del servicio de seguridad del Estado (KGB), fue detenida tras resistirse al intento de las autoridades de obligarla a salir del país. La opositora, la única de la troika de mujeres que plantaron cara a Aleksandr Lukashenko que quedaba en el país, llegó a romper su propio pasaporte en el último minuto para evitar su expulsión de territorio bielorruso, del que es ciudadana. Sus compañeros del Consejo de Coordinación de la perseguida oposición bielorrusa, Ivan Kravtsov y Anton Rodnenkov, que también desaparecieron el lunes, sí han cruzado a Ucrania desde donde han confirmado su deportación bajo coacciones de las fuerzas de seguridad de Lukashenko. El comité de fronteras bielorruso ha informado de que Kolesnikova fue detenida por tratar de cruzar la frontera “ilegalmente”. Cuando se cumple un mes de las multitudinarias manifestaciones contra el líder autoritario, de nuevo se desconoce el paradero de la activista opositora.

La escena descrita por el comité estatal de fronteras parece un guion de película: “Rodnenkov, Kravtsov y Kolesnikova, que viajaban en un automóvil BMW, pasaron el control de aduanas en la frontera y se dirigieron hacia Ucrania. Sin embargo, después, cuando se encontraron con una unidad de la guardia fronteriza, el automóvil aceleró bruscamente, lo que representó una amenaza para la vida de un guardia fronterizo”, según un portavoz. “Kolesnikova se encontró fuera del vehículo. De hecho, fue empujada fuera [por sus compañeros] y el coche siguió avanzando hacia Ucrania”, añade. La opositora no llegó al puesto de control y fue arrestada, esta vez por la guardia fronteriza.

Rodnekov ha relatado parte de lo que sucedió en la frontera entre Bielorrusia y Ucrania. “Se escuchó que levaban a María [Kolesnikova] a la fuerza y que ella se resistía, la empujaron a la fuerza al asiento trasero ... Gritó que no iría a ningún lado", ha explicado en una rueda de prensa en Kiev emitida por Internet. "En el coche, inmediatamente tomó su pasaporte y lo rompió en muchos pedazos pequeños. Los agarró y los lanzó por la ventanilla”, ha explicado el opositor, comentando la maniobra de Kolesnikova para evitar su expulsión de Bielorrusia.

El viceministro de Asuntos Internos de Ucrania, Anton Gerashchenko, ha remarcado este martes que la salida de los opositores bielorrusos Anton Rodnenkov e Ivan Kravtsov del país fue una “expulsión forzosa”. “Maria Kolesnikova no pudo ser expulsada de Bielorrusia, porque esta valiente mujer tomó medidas para evitar su movimiento a través de la frontera. Permaneció en el territorio de Bielorrusia”, ha dicho Gerashchenko en su página de Facebook.

Kolesnikova, una de las líderes del Consejo de Coordinación opositor, que busca una transición pacífica, exige nuevas elecciones y la liberación de los presos políticos, había insistido en que, en caso de amenazas, exiliarse no estaba en sus planes y que prefería enfrentarse a detenciones y a la represión que salir del país. Otros, como la líder opositora y candidata presidencial Svetlana Tijanóvskaya se ha exiliado a Lituania, después de sentir amenazada su familia. La abogada Olga Kovalkova fue forzada a cruzar la frontera con Polonia este sábado bajo amenazas de que sería arrestada “hasta el infinito”, según relató. Y el exministro de Cultura Pavel Latushko también ha salido del país tras recibir advertencias del KGB, según explicó. Lukashenko busca descabezar el Consejo de Coordinación, les acusa de querer “tomar el poder” y sus integrantes —entre los que se encuentra la premio Nobel Svetlana Alexiévich, pero con un papel más bien simbólico— se enfrentan a un proceso penal.

En un primer momento, los medios estatales bielorrusos informaron de que los tres opositores se habían marchado a Ucrania. Y han hecho público un vídeo supuestamente “encontrado en un móvil” en lo que llaman “el lugar de la fuga” en el que Kravtsov explica que los tres han decidido salir el país. No es la primera vez que las fuerzas de seguridad de Lukashenko obligan o amenazan a los opositores para que graben este tipo de imágenes.

Más información

Lo más visto en...

Top 50