Estados Unidos

Kyle Rittenhouse, el adolescente que disparó en las protestas en Wisconsin: “Tengo un rifle para protegerme”

El joven 17 años, acusado de homicidio, fue visto con rifle en mano por los agentes antes y después del tiroteo

Captura de un vídeo de Kyle Rittenhouse, durante la noche del tiroteo.VÍDEO: REUTERS

Kyle Rittenhouse caminó tranquilamente por las calles de Kenosha con un rifle semiautomático en las manos sin que la policía lo detuviera. El joven de 17 años, que disparó el martes contra los participantes de las protestas raciales en Wisconsin, ha sido acusado por las autoridades del homicidio de dos personas y de herir a una más con su arma. El adolescente idolatraba a la policía y defendía el uso de las armas en sus redes sociales, por lo que la noche del 25 de agosto se encaminó a las manifestaciones para, según él, “proteger a la gente y a los negocios” junto a un grupo de civiles armados.

Una serie de vídeos, publicados en las redes sociales, muestran la presencia de Rittenhouse esa noche en los disturbios y el momento en el que dispara contra los manifestantes. Dos horas antes del tiroteo, un reportero de un diario local le hace una breve entrevista en la que el chico explica las razones por las que ha acudido a la protesta. “Están lastimando a la gente y nuestro trabajo es proteger los negocios”, dice. El periodista le pregunta la razón por la que está armado y el joven contesta: “tengo un rifle porque tengo que protegerme, obviamente”. Más tarde, el chico aparece en el vídeo de un transeúnte en el que dice que le han rociado con gas pimienta, saluda a la policía y sigue su camino.

El momento del tiroteo ha quedado registrado casi íntegro por diversas cámaras. Primero, se observa a Rittenhouse huyendo de un grupo de personas, aún sin identificar, que le perseguían. Se escucha un tiro que alguien hace al aire y el joven dispara cuatro veces a la cabeza del hombre que tenía más cerca. Unos minutos más tarde continúa la huida mientras algunas personas le señalan y le siguen. Rittenhouse cae al suelo y le dispara a dos hombres que iban a detenerlo, a uno en el pecho y al otro en el brazo. El joven se levanta y sigue caminando, siempre con su rifle en mano.

“¡Es el tirador!”, gritan varias personas unas calles más adelante donde al menos cuatro coches de policía están esperando. Rittenhouse levanta los brazos y se acerca poco a poco a los agentes. Las furgonetas y los coches policiales lo ignoran, lo esquivan y él se va. El joven fue detenido unas 12 horas más tarde en su casa, en el vecino Estado de Illinois. Las autoridades desconocen si el joven acudió a las protestas para sumarse al llamamiento de una milicia local que se hace llamar Kenosha Guard y que pretendía hacer labores de seguridad, o si asistió a las manifestaciones solo. Una foto de la mañana de ese mismo día lo sitúa borrando un graffiti en el edificio de los juzgados de Kenosha. Allí aparece desarmado.

Rittenhouse solía colgar en sus cuentas en las redes sociales fotos en las que vestía camisetas con la frase Blue Lives Matter –el lema que replica el Black Lives Matter pero en defensa del trabajo policial– y con su rifle colgando de un brazo. También mostraba imágenes de policías que habían muerto en actos de servicio. Facebook ha suspendido su perfil después de que fuese detenido. El chico, además, se había inscrito a un programa para cadetes de policía y también había compartido fotos usando el uniforme de la academia. Rittenhouse asistió en enero a un mitin de Trump en Iowa, según ha comprobado el Chicago Tribune. El chico colgó vídeos en TikTok desde la primera fila del evento. Trabajaba como socorrista en las instalaciones de la organización YMCA en Lindenhust (Illinois) pero las actividades se suspendieron desde el comienzo de la pandemia del coronavirus en marzo.

La ciudad continuará bajo un estricto toque de queda hasta el próximo domingo. El presidente Trump ha ordenado el envío de fuerzas federales para sofocar las protestas que no han cesado desde el domingo pasado, cuando un policía disparó siete veces por la espalda a Jacob Blake, un joven negro de 29 años.

El Departamento de Justicia ha anunciado que participará en la investigación sobre el ataque a Blake. Las autoridades de Wisconsin han revelado los primeros detalles del incidente y han asegurado que el joven negro tenía “un cuchillo en su poder” cuando el agente le disparó. El arma fue encontrada en el interior del coche, pero no ha sido aclarado si Blake tenía el cuchillo en sus manos cuando la policía le apuntó. Los siete disparos contra Blake fueron realizados por un solo policía que ha sido identificado como Rusten Sheskey. Hasta ahora el resto de los policías involucrados en el incidente están suspendidos y en “baja administrativa”.

Archivado En:

Más información

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50