Los republicanos de Joe Biden

La destacada intervención en la Convención Demócrata de ponentes del partido rival indica la determinación de pescar votos en caladeros conservadores

El republicano John Kasich, durante su intervención en la Convención Demócrata.
El republicano John Kasich, durante su intervención en la Convención Demócrata.POOL / Reuters

La presencia de ponentes republicanos fue uno de los puntos más llamativos de la primera jornada de la Convención Demócrata. La iniciativa fue contestada en las redes sociales por miembros del sector izquierdista del partido. La popular congresista Alexandria Ocasio-Cortez, que hablará este martes en la Convención, dijo que estaba muy bien que el exgobernador republicano de Ohio John Kasich se hubiera “despertado y dado cuenta de la importancia de apoyar la candidatura de Biden y Harris”, y confió en que su ejemplo “calase entre los votantes conservadores”. “Pero, también, algo me dice que un republicano que lucha contra los derechos de las mujeres no es quién para decir los que son o no representativos del Partido Demócrata”, lamentó la legisladora, en referencia a las posturas contra el derecho al aborto del ponente.

El exgobernador habló de “la encrucijada” en la que se encuentra el país, y lo hizo literalmente situado en un cruce de caminos “Podéis ver lo que está pasando en nuestro país hoy y todas las preguntas a las que no es enfrentamos, y ningún partido o persona tiene todas las respuestas”, defendió. “Pero lo que sí sabemos es que podemos hacerlo mejor de lo que estamos viendo hoy, eso es seguro”.

Además de Kasich, hablaron tres mujeres republicanas. La empresaria californiana Meg Whitman, la exgobernadora de Nueva Jersey Christine Whitman y la excongresista por Nueva York Susan Molinari. Una señal de lo importante que es para la candidatura demócrata introducirse en el colectivo de mujeres suburbanas conservadoras, lo que supondría un ataque directo a la línea de flotación del trumpismo.

El insólitamente amplio espacio reservado a republicanos descontentos con Trump, colocado además en pleno horario de prime time televisivo, indica lo prioritario que es para la campaña de Biden pescar votos en caladeros de conservadores frustrados. Algo que despierta recelos entre el derrotado sector izquierdista del partido, a pesar de que el propio Bernie Sanders llegó a decir que está dispuesto a trabajar contra Trump incluso con los conservadores. Todas las señales del arranque de la convención indican que la actitud del sandersimo ante Biden es diferente a la que exhibió hace cuatro años con Hillary Clinton. Trabajarán duro para lograr que Biden derrote a Trump y llegue a la Casa Blanca. Pero si lo logra, el candidato que se ha definido como un “presidente de transición” no disfrutará de una luna de miel y la batalla ideológica desde la izquierda se librará desde el primer día.

No más entusiasmo que los izquierdistas muestran hacia el candidato los que ya se conocen como “conservadores de Biden”. Su proyecto cruza numerosas líneas rojas del ideario republicano estricto, pero muchos añoran la versión del país que la Administración ha ido erosionando durante tres años y medio. Su apoyo al candidato demócrata se explica en negativo. Biden no es errático, no es populista, no es polarizador, no es imprevisible, no es grosero y, en suma, no es Trump.

Suscríbase aquí a la newsletter semanal sobre las elecciones en Estados Unidos.

Más información

Lo más visto en...

Top 50