La crisis del coronavirus

Bloqueo en el Congreso de EE UU para renovar el programa de ayudas al desempleo

Los demócratas y los republicanos no consiguen llegar al vencer el plazo a un acuerdo sobre la entrega de 600 dólares semanales a unas 17 millones de personas

Una mujer sale de una oficina de empleo en Washington.
Una mujer sale de una oficina de empleo en Washington.SAUL LOEB / AFP

El Congreso de Estados Unidos se encuentra en una encrucijada ante el programa de ayudas para el desempleo que vencía a la medianoche de este viernes. Los legisladores no han conseguido cerrar un acuerdo sobre si extenderán los subsidios para millones de estadounidenses que han perdido su empleo por el parón de la economía ante el avance de la pandemia. Las conversaciones, pese al vencimiento del plazo, continuarán este sábado, según informa la agencias Reuters. A finales de marzo, el Legislativo aprobó una ayuda de 600 dólares semanales para los parados, una bocanada de aire para 17 millones de personas. La economía, que en el último trimestre cayó un 9,5%, todavía no muestra señales claras de recuperación, por lo que un nuevo presupuesto para impulsarla será necesario. Sin embargo, los legisladores aún no lograban ponerse de acuerdo en la letra pequeña del plan a horas de que el programa sea suspendido.

Los demócratas proponen una extensión del mismo programa aprobado en marzo, que además del seguro de desempleo también incluya ayudas para quienes no pueden pagar sus hipotecas hasta el próximo año. El planteamiento demócrata supone que entre mayor sea la ayuda, habrá menos necesidad para millones de estadounidenses de salir a la calle durante la pandemia. Hasta este viernes, se han registrado unos 4,5 millones de contagios en todo el país y unas 152.000 personas han muerto a causa de la covid-19, según datos de la Universidad Johns Hopkins.

El enfoque republicano aspira, en cambio, a reducir el monto que el Estado entrega a los parados a 200 dólares semanales, pero también añade recursos para respaldar a los pequeños negocios y beneficios fiscales para las empresas. Los legisladores de ambos partidos saben que las ayudas gubernamentales se han convertido en uno de los ejes clave para sacar a la economía adelante. El Departamento del Trabajo reveló el jueves que 1,43 millones de personas se han registrado como desempleados en la última semana y que en las últimas 19 semanas el registro nunca ha estado por debajo del millón.

La histórica rivalidad en el Congreso pone en riesgo la estabilidad económica del país. Si los recursos no llegan a las manos de los parados, podría existir una importante de caída en el consumo, uno de los pilares de la economía estadounidense. Con conocimiento sobre la importancia del programa de ayudas, la Casa Blanca ha entrado también a la negociación que hasta ahora permanece atascada. La Administración de Trump ha buscado que el programa se enfoque solo en las ayudas semanales de 600 dólares, dejando fuera otros aspectos que también están afectando financieramente la vida de los ciudadanos. Los demócratas se han negado rotundamente a la propuesta de la Casa Blanca.

“Las propuestas que hicimos no fueron muy bien acogidas”, dijo Mark Meadows, jefe de Gabinete de Trump a la prensa, y aseguró que hizo “al menos cuatro propuestas” a los demócratas que fueron rechazadas. Las negociaciones bipartidistas están todavía lejos de llegar a un acuerdo, según han comentado los líderes de ambos partidos. Durante la tarde del jueves, Meadows planteó una sugerencia de Trump en la que ofrecía extender una semana más el programa de ayudas, tal como fue aprobado en marzo, para tener una semana más para las negociaciones entre los legisladores. Los demócratas rechazaron también esta propuesta. Nancy Pelosi, líder demócrata en la Cámara de Representantes, ha explicado que solo lo hubiera aceptado si las negociaciones estuvieran “en rumbo a un acuerdo”. “Pero no lo están”, zanjó la legisladora.

Más información

Lo más visto en...

Top 50