El Constitucional alemán defiende el derecho de manifestación, también en tiempos de pandemia

El tribunal obliga a una ciudad a revisar la prohibición de una protesta de activistas prodemocracia

Los magistrados del Tribunal Constitucional alemán, el pasado septiembre en Karlsruhe
Los magistrados del Tribunal Constitucional alemán, el pasado septiembre en Karlsruhe Uli Deck

Restricción de libertades, pero no todas. El Tribunal Constitucional alemán ha dictaminado este jueves que los ciudadanos tienen derecho a manifestarse, también en tiempos de coronavirus, siempre que cumplan las reglas de distancia física vigentes. La decisión responde a la petición de un grupo de activistas prodemocracia contra las autoridades de su ciudad, que no autorizaron una protesta ante la previsión de que asistieran más de dos personas. En Alemania, las medidas de aislamiento acordadas entre el Gobierno federal y las autoridades permiten salir a la calle, pero en grupos de hasta dos personas, a no ser que se trate de miembros de una misma familia o que vivan bajo un mismo techo. En el espacio público, hay que guardar una distancia mínima de un metro y medio.

El Constitucional sentencia en contra de la decisión del tribunal administrativo de Giessen y la Corte de Hesse, al oeste del país, que defendieron la prohibición de la convocatoria de una serie de protestas previstas para mediados de abril. Los tribunales “asumieron erróneamente que la ordenanza del Estado de Hesse para combatir el coronavirus contiene una prohibición general de concentración de más de dos personas, que no pertenezcan al mismo hogar”, indica el Constitucional en una nota. Considera que la prohibición “viola el derecho de reunión”, protegido por la Constitución alemana en el capítulo de los derechos fundamentales.

El Constitucional alemán no autoriza directamente la protesta, sino que insta a las autoridades de Giessen a revisar su decisión, a la vista de la opinión legal del tribunal, que considera que no es posible prohibir de manera general las convocatorias, sino que hay que analizar caso por caso.

Derechos fundamentales

En la exposición de los hechos, el tribunal alemán explica que los demandantes solicitaron la celebración de una protesta bajo el lema “Fortalecer la salud en lugar de debilitar los derechos fundamentales. Protección contra los virus, no contra las personas”. Una treintena de personas tenían previsto participar en la acción, que había sido diseñada para mantener la distancia de seguridad exigida por la ordenanza del coronavirus. Unas marcas en el suelo indicarían la posición de los participantes, que escucharían una intervención difundida con altavoces.

Con 130.450 casos positivos de coronavirus, según las cifras del Instituto Robert Koch, Alemania es el cuarto país del mundo con más contagios. El número de muertos en esta epidemia –3.569– indica sin embargo que la tasa de mortalidad, que roza el 2,7%, sigue siendo relativamente baja en comparación con otros países europeos.

Este miércoles, la canciller, Angela Merkel, y los jefes de los Estados federados alemanes acordaron una relajación paulatina de las medidas restrictivas destinadas a contener la propagación del coronavirus. A partir del próximo lunes podrán abrir los comercios con una superficie menor de 800 metros cuadrados. La prohibición de salir a la calle en grupos de más de dos personas y mantener una distancia mínima de un metro y medio sigue siendo sin embargo obligatorio como mínimo hasta al 3 de mayo. Merkel consideró la ralentización de nuevos contagios registrada en los últimos días un “éxito parcial y frágil”.

En EL PAÍS, decenas de periodistas trabajan para llevarte la información más rigurosa y cumplir con su misión de servicio público. Si quieres apoyar nuestro periodismo y disfrutar de acceso ilimitado, puedes hacerlo aquí por 1€ el primer mes y 10€ a partir del mes siguiente, sin compromiso de permanencia.

Suscríbete

Más información

Lo más visto en...

Top 50