Dos senadores republicanos vendieron acciones antes de que colapsara el mercado por el coronavirus

Richard Burr y Kelly Loeffer enfrentan un pedido de dimisión por supuesto uso de información privilegiada en beneficio propio

El senador estadounidense Richard Burr el pasado 21 de enero en el Senado, durante el juicio a Donald Trump.
El senador estadounidense Richard Burr el pasado 21 de enero en el Senado, durante el juicio a Donald Trump.SAUL LOEB / AFP

En medio de una crisis de dimensiones todavía desconocidas que ha forzado al presidente Donald Trump a comparecer ante la prensa cada día, dos senadores del Partido Republicano enfrentan duras críticas y la petición de dimisión por haberse desprendido de acciones sacando un alto rédito supuestamente utilizando información privilegiada. Mientras el presidente de Estados Unidos aseguraba hace varias semanas que el virus conocido como Covid-19 desaparecería de la noche a la mañana, ya que no se trataba más que de una gripe, Richard Burr, líder del Comité de Inteligencia del Senado, trazaba una realidad muy distinta durante un encuentro privado en un club cerca del Capitolio. “Solo hay una cosa que les puedo decir sobre lo que está pasando: [el virus] es mucho más agresivo en su transmisión comparado con nada de lo que hayamos visto hasta ahora”. Según una grabación secreta a la que ha tenido acceso la cadena pública de radio NPR (siglas en inglés), Burr calificaba la epidemia como mucho peor que la sufrida en 1918, conocida como la gripe española.

El 27 de febrero, EE UU tenía confirmados solo 15 casos de coronavirus y Trump aseguraba que desaparecería. “Va a desaparecer. Un día, como un milagro, desaparecerá”, explicaba a la vez que decía que la situación podría empeorar antes de mejorar. “Veremos qué pasa”, concluía errático el mandatario. Fue ese mismo día que Burr presenció un almuerzo en el que no ofreció un mensaje tan calmado y tranquilizador como el que daba el líder de su partido.

Burr y su esposa habían vendido el 13 de febrero, antes de que el mercado cayera en picado, acciones por un valor de entre 628.000 dólares y 1,7 millones, en su mayoría relacionadas con dos grandes cadenas de hoteles (Wyndham Hotels y Resorts and Extended Stay America). En las dos últimas semanas, el valor de esos títulos ha descendido significativamente.

Burr, republicano de Carolina del Norte, ha emitido este viernes un comunicado en el que aseguraba que solo se basó en información que era del dominio público para realizar la venta de sus acciones. “Sigo muy de cerca la información diaria de salud y ciencia de [la cadena de noticias] CNBC que se producía desde Asia en aquel momento”.

Por su parte, la senadora republicana Kelly Loeffer se deshacía de entre 1,28 y 3,1 millones de dólares en acciones entre el 24 de enero y mediados de febrero en un total de 29 transacciones distintas, según informó la página web The Daily Beast. Según este medio, la venta de títulos comenzó el día en que Loeffer acudió a una sesión informativa en un comité del Senado sobre el coronavirus. La senadora daba cuenta de la importancia de aquella reunión en un tuit con fecha del 24 de enero, en el que hablaba de los hombres que mantenían al país “sano y seguro”, en referencia al equipo de expertos de salud puestos al frente de la crisis por la Casa Blanca. El marido de Loeffer es Jeffrey Sprecher, presidente de la Bolsa de Nueva York. El portfolio del que se deshizo la pareja incluía acciones de compañías como Exxon Mobil.

Este viernes por la mañana, desde ambos lados del espectro político se pedía la dimisión de ambos senadores. La congresista demócrata Alexandria Ocasio-Cortez escribía en Twitter que era realmente doloroso que tras una reunión en la que recibieron información clasificada sobre el coronavirus lo primero que hicieran ambos senadores fuera vender las acciones que iban a perder valor rápidamente. “No se movilizaron para ayudar familias o preparar una respuesta a la crisis”, escribía la congresista, “sencillamente se deshicieron de sus acciones”.

Incluso un conocido comentarista de la conservadora cadena Fox ha sido muy crítico con lo sucedido. En opinión de Tucker Carlson, puede que haya una explicación a lo sucedido, pero “si la hay, Burr debería de inmediato compartirla con todo el mundo”. “De lo contrario”, opinó Carlson, “deberá dimitir y enfrentar cargos por utilización fraudulenta de información privilegiada”.

Debido a las excepcionales circunstancias, EL PAÍS está ofreciendo gratuitamente todos sus contenidos digitales. La información relativa al coronavirus seguirá en abierto mientras persista la gravedad de la crisis.

Decenas de periodistas trabajan sin descanso para llevarte la cobertura más rigurosa y cumplir con su misión de servicio público. Si quieres apoyar nuestro periodismo puedes hacerlo aquí por 1 euro el primer mes (a partir de junio 10 euros). Suscríbete a los hechos.

Suscríbete
Lo más visto en...Top 50