Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Macron afirma que sus declaraciones fueron un toque “de atención” a la OTAN

El presidente francés dijo a comienzos de mes que la Alianza Atlántica se halla en estado de “muerte cerebral”

macron
El presidente francés, Emmanuel Macron, saluda al secretario general de la OTAN, Jens Stoltenberg. AP

De arrepentimientos, nada. El presidente francés, Emmanuel Macron, está muy satisfecho de haber provocado una fuerte reacción entre los socios de la Alianza Atlántica al afirmar, a comienzos de mes, que la OTAN estaba en “muerte cerebral”. Una “llamada de atención” que ha servido, ha dicho este jueves, para dejar de discutir solamente de presupuestos y centrarse en lo esencial, los desafíos “estratégicos” de la organización defensiva en vísperas de su cumbre en Londres la semana que viene, con ocasión del 70º aniversario de su constitución.

“Asumo totalmente haber acabado con las ambigüedades”, ha afirmado en rueda de prensa en París tras reunirse en el Elíseo con el secretario general de la OTAN, Jens Stoltenberg. El noruego fue uno de los que reaccionaron críticamente después de que el presidente francés diagnosticara una “muerte cerebral” de la OTAN evidenciada, dijo, en la falta de coordinación con Estados Unidos tras la retirada unilateral de este del norte de Siria y advirtiera, en una entrevista con The Economist, de que la Unión Europea también está “al borde del precipicio” y en peligro de “desaparecer geopolíticamente”.

“Los aliados europeos están incrementando su disponibilidad de fuerzas e invirtiendo más en defensa”, replicó inmediatamente Stoltenberg a Macron. No fue el único indignado con el francés. También la canciller alemana, Angela Merkel, rechazó las “palabras drásticas” del inquilino del Elíseo y realzó lo que funciona bien en el seno de la Alianza Atlántica, como el hecho de que “estemos trabajando de manera mucho más política ahora que hace diez años”. Las críticas también llegaron desde Varsovia, Londres o Ankara, recuerda la agencia France Presse.

A Macron no se le torció el gesto este jueves cuando le recordaron sus “drásticas palabras”, por usar la descripción de la canciller alemana. Es más, casi esbozó una sonrisa mientras preparaba su respuesta, que no tuvo nada de contrita.

Si escogió esos términos, explicó, fue porque ha constatado que, en las dos últimas cumbres de la OTAN, hubo una “desconexión preocupante e inaceptable” entre lo que se discutía —estuvieron exclusivamente “consagradas a aliviar el coste financiero de Estados Unidos”, recordó— y los desafíos “estratégicos” que la Alianza aún no ha resuelto, como “la paz en Europa, la relación con Rusia, la cuestión de Turquía o quién es el enemigo”, enumeró.

“Quizás hacía falta un wake-up call”, dijo usando el término en inglés de llamada de atención. “Lo he dado y me felicito por que ahora todos consideren que la prioridad está en reflexionar sobre nuestras finalidades y objetivos estratégicos (…) considero que era irresponsable hablar solo de cuestiones financieras y técnicas con los desafíos que tenemos”, insistió.

Por su parte, Stoltenberg defendió la vigencia de la OTAN. “En un periodo de incertidumbre, hacen falta instituciones multinacionales fuertes, y una OTAN fuerte”, subrayó. “No es un secreto que haya divergencias entre los 29 aliados. Pero la fuerza de la OTAN es que siempre ha habido divergencias y siempre hemos logrado superarlas y mantenernos centrados en nuestras tareas fundamentales, protegernos los unos a los otros. Y hemos logrado preservar la paz por un periodo sin precedentes en Europa”, recordó.

Francia quiere una “mayor implicación” de la OTAN en el Sahel

En la misma semana en que se ha conocido la muerte de 13 militares franceses en un choque de helicópteros en Malí, el presidente francés adelantó que pedirá en Londres una “mayor implicación” de las fuerzas aliadas en una operación antiterrorista —el gran desafío internacional actual, recordó— cuyo peso carga fundamentalmente Francia, con 4.500 efectivos desplegados en la zona del Sahel en el marco de la Operación Barkane.

“No basta con proclamar su compromiso con la seguridad colectiva. Una verdadera alianza se basa en hechos, no en palabras”, subrayó Macron. “Una mayor implicación de los aliados sería benéfica”, agregó mientras adelantaba que, aunque sigue considerando “importante” la misión en la región, en vista del “contexto” Francia va a analizar “todas las opciones estratégicas” en las semanas que vienen, sin descartar ninguna. “Todas las opciones están hoy abiertas”, agregó sin especificar más.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información