Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Bruselas duda de que Johnson pueda zanjar el Brexit antes del 31 de octubre

Los negociadores británicos intentarán reformular la propuesta inicial, que otorgaba a Irlanda del Norte el derecho unilateral de anular el acuerdo para evitar la frontera con Irlanda (socio de la UE)

El negociador de la UE Barnier, en Bruselas, el pasado jueves.
El negociador de la UE Barnier, en Bruselas, el pasado jueves. AP

El susto o muerte de Boris Johnson con el Brexit para la noche de Halloween podría quedarse en agua de borrajas. La Unión Europea duda de que el primer ministro británico pueda zanjar la salida del Reino Unido de la UE el próximo 31 de octubre como ha prometido. Ni con acuerdo ni sin él.

Las negociaciones para una salida pactada del Reino Unido de la UE se retoman este lunes, tras un fin de semana en el que los diplomáticos británicos en Bruselas han estado retocando su propuesta para resolver el problema de la frontera irlandesa.

Los contactos de la semana pasada entre el negociador jefe europeo, Michel Barnier, y David Frost, el asesor de Johnson para asuntos europeos, se saldaron sin avances. Bruselas exigió más garantías sobre la ausencia de una frontera física en Irlanda tras el Brexit.

Desde este lunes, los negociadores británicos intentarán reformular la propuesta inicial, que otorgaba a Irlanda del Norte (provincia británica) el derecho unilateral de anular el acuerdo necesario para evitar la frontera con la república de Irlanda (socio de la UE).

Bruselas también reclama a Londres que precise su fórmula sobre los controles que permitirían la libre circulación de mercancías entre ambas partes de Irlanda. Y a ello se añade la petición de que se adopten antes del Brexit las medidas legales para acometer esos controles y no después, como propone Reino Unido. Tres obstáculos difíciles de superar para Londres.

Johnson ha reiterado este domingo, en una tribuna en el diario eurófobo The Sun on Sunday, que solo faltan 25 días "para que hagamos las maletas y nos marchemos [de la UE]". El primer ministro británico insiste en que prefiere hacerlo con un acuerdo pero que, si no ese posible, optará por la ruptura.

Pero Bruselas calcula que una salida pactada en esa fecha es muy difícil dado que la propuesta de Londres para solucionar el problema de Irlanda se ha presentado demasiado tarde y tiene lagunas que requieren una detallada negociación.

Finlandia, país que ocupa durante este semestre la presidencia de la UE, advirtió a Londres que dispone de apenas unos días para ofrecer una alternativa viable al Acuerdo de salida inicial, pactado en noviembre de 2018 y rechazado tres veces por el Parlamento británico. "Le he dicho a Johnson que es importante encontrar una solución en una semana", señaló este sábado el primer ministro finlandés, Antti Rinne, tras hablar por teléfono con el primer ministro británico.

Las instituciones comunitarias tampoco consideran plausible que el Parlamento británico vaya a permitir una salida sin acuerdo, por lo que el escenario central a poco más de 20 días del plazo para el Brexit sigue siendo una tercera prórroga supeditada esta vez "a un verdadero acontecimiento político", es decir, la convocatoria de unas elecciones generales

Incluso las fuentes diplomáticas más receptivas a la propuesta de Johnson calculan que serían necesarias varias semanas o meses para completar un acuerdo de salida en base a la oferta remitida por Londres. "Si la oferta hubiera llegado hace un mes habría sido mucho mejor", apunta un diplomático europeo.

Otras fuentes dudan incluso de que Johnson tenga una verdadera voluntad de negociar. Y sospechan que tan solo apura los plazos para intentar demostrar al electorado británico que su compromiso con el Brexit es inquebrantable. Los partidarios de esa interpretación estiman que el Brexit será frenado en el último momento por la oposición parlamentaria de Johnson. Y que el primer ministro podrá ir a unas elecciones anticipadas con los galones de haber demostrado que si él sigue en Downing Street el Brexit será imparable. Una baza que le permitiría catalizar el voto del electorado partidario de abandonar la UE (que según los sondeos superaría con creces el 40%) y derrotar sin ambages a unos laboristas y liberales que deberían repartirse el voto proeuropeo.

"Fija la fecha [de las elecciones]", desafío este sábado Johnson, vía Twitter, al líder laborista Jeremy Corbyn. "Los electores podrán elegir entre lograr el Brexit conmigo o el absurdo retraso que tú les ofreces".

Un calendario muy ajustado

La propuesta del gobierno de Boris Johnson para enmendar el acuerdo de salida del Reino Unido de la UE se presentó el 2 de octubre, a poco más de dos semanas de la cumbre europea (17 y 18 de octubre) que debería aceptar los nuevos términos planteados por Londres. Fuentes diplomáticas ven demasiado breve ese plazo porque la preparación de la cumbre debería estar cerrada a nivel técnico el próximo lunes (14 de octubre), para que los líderes europeos puedan centrarse en los aspectos más políticos durante la decisiva cumbre. La otra posibilidad sería prolongar la negociación y celebrar una nueva cumbre europea antes de la fecha límite del 31 de octubre. Una hipótesis que Bruselas rechaza, de momento, porque sería dar una baza a Johnson para que siga jugando con el calendario a favor de sus objetivos electorales.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información