Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
EP Global BLOGS CRÓNICAS
INTERNACIONALES

El ovni que se estrelló en la costa atlántica ante la incrédula mirada de unos pescadores canadienses

El país norteamericano presenta una moneda conmemorativa de la presunta caída de una nave extraterrestre en octubre de 1967

Moneda conmemorativa del supuesto avistamiento de un ovni en la costa atlántica en 1967.
Moneda conmemorativa del supuesto avistamiento de un ovni en la costa atlántica en 1967.

Para deleite de los coleccionistas y de los adeptos a la ufología, la Real Casa de Moneda de Canadá presentó el martes una pieza sobre el denominado incidente Shag Harbour, uno de los casos de ovnis más célebres en la historia del país. La moneda, de forma rectangular y fabricada en plata pura, muestra a un grupo de pescadores observando la caída de una nave extraterrestre sobre aguas atlánticas la noche del 4 de octubre de 1967. Se acuñaron 4.000 ejemplares. Cada unidad tiene un precio de 129,95 dólares canadienses (unos 89 euros).

La moneda pesa una onza (28 gramos) y presenta detalles en varios colores. Los compradores de la pieza reciben también una pequeña lámpara de luz ultravioleta. Al proyectar el haz sobre la moneda, la nave desaparece, pero no los cuatro destellos anaranjados que varios testigos afirmaron haber visto hace poco más de medio siglo. “Me pareció fascinante pensar en las fuertes emociones que experimentaron las personas que estuvieron presentes en el evento”, afirmó Pandora Young, diseñadora de la pieza, en un comunicado difundido por la Real Casa de Moneda de Canadá.

Shag Harbour es una población ubicada en la provincia de Nueva Escocia. Alrededor de las once de la noche del 4 de octubre de 1967, varios de sus residentes dijeron haber visto unas extrañas luces en el cielo. Poco tiempo después, según los artículos de prensa de la época, constataron que dichas luces provenían de un objeto volador de unos veinte metros de diámetro que se precipitó sobre el mar. Tres agentes de policía se dirigieron a la costa, desde donde vieron con otras personas cómo la supuesta nave se hundía. “Se escuchó un silbido, que se hacía cada vez más intenso, de algo en caída libre”, contó Peter Goreham a la revista Maclean’s en 2014; tenía 13 años cuando ocurrió el evento.

A la izquierda, la moneda conmemorativa. A la derecha, la misma moneda expuesta a la luz de una lámpara ultravioleta.
A la izquierda, la moneda conmemorativa. A la derecha, la misma moneda expuesta a la luz de una lámpara ultravioleta.

Una embarcación del servicio de guardacostas y varios botes pesqueros navegaron hasta la zona del hundimiento. No encontraron restos de la nave; solo constataron una capa de espuma amarillenta de la que emanaba olor a azufre. Las pesquisas continuaron días después, aunque sin resultados. Las autoridades civiles y militares aseguraron que no se había informado de la desaparición de ninguna aeronave el día del incidente. “Nave extraterrestre cae al agua”, publicó a ocho columnas The Shag Harbour Gazette.

Unas 2.500 personas visitan cada año el Centro de la Sociedad del Incidente OVNI de Shag Harbour. También se puede contemplar, desde un punto de la costa, el sitio donde se hundió el platillo. No es el único destino de interés en Canadá para los fanáticos de lo paranormal. La localidad de Magog (Quebec) presume a Memphré, una criatura que, de acuerdo con los testimonios, es muy parecida a la del lago Ness.

La moneda conmemorativa de la supuesta nave extraterrestre no duró mucho. Los ejemplares, que se vendían a través de Internet y de una línea telefónica, se agotaron en menos de 24 horas. Algunas piezas, sin embargo, podrán adquirirse en el festival anual de los ovnis de Shag Harbour, que se celebrará del 4 al 6 de octubre. Otras más serán sorteadas por la Real Casa de Moneda de Canadá. A su vez, un pequeño lote se pondrá a la venta en las tiendas que tiene esta institución en Ottawa y Winnipeg.

La pieza de plata es la segunda que acuña la Real Casa de Moneda de Canadá para su colección Misterios en suelo canadiense. La primera, puesta a la venta el año pasado, abordaba la historia de Stefan Michalak, un habitante de la provincia de Manitoba que declaró haber visto dos ovnis cerca de Falcon Lake en mayo de 1967. Michalak presentaba quemaduras en el pecho, supuestamente provocadas por el rayo luminoso de una de las naves. En junio de 2018, una encuesta de la firma Léger arrojó que el 39% de los canadienses cree en los extraterrestres.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información