Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
LA BRÚJULA EUROPEA ANÁLISIS i

‘Tories’, Cinco Estrellas, Ciudadanos... la era de la muda de piel y alma de los partidos

El abrupto viraje de muchas formaciones evidencia la extraordinaria volatilidad política de este tiempo

Boris Johnson, el pasado 3 de septiembre, en Downing Street.
Boris Johnson, el pasado 3 de septiembre, en Downing Street. AFP

Los partidos políticos son seres vivos que evolucionan buscando adaptarse a los desafíos contemporáneos. Un cierto grado de metamorfosis es natural y necesario. Sin embargo, en Europa, el efecto combinado de la crisis económica que estalló en 2008 y del desafío migratorio en esta década parece estar funcionando —junto con otros factores nacionales como un extraordinario acelerador de partículas. No solo el escenario político cambia con una mayor fragmentación, el debilitamiento de partidos históricos y el auge de nuevos. Se detectan también dentro de los propios partidos mudas de piel y alma de gran calado. Siga una breve recopilación de los casos más evidentes.

Partido Conservador británico. Es quizá el ejemplo más asombroso. En sus casi dos siglos de historia, el partido de Disraeli y Churchill ha conocido obviamente altibajos y también momentos de posiciones políticas radicales (Thatcher). Su metamorfosis actual en manos de Boris Johnson representa sin embargo una deriva hacia el populismo, aventurismo y la hipérbole desconocida en una formación que siempre fue paradigma de pragmatismo.

Movimiento 5 Estrellas. El grupo italiano fundado hace una década acaba de acometer una acrobacia política que, sea como sea el aterrizaje, modifica inexorablemente su espíritu. Un movimiento fundado en una retórica antisistema acaba de formar un Gobierno de coalición con el partido que más encarna hoy ese “sistema”, el Partido Democrático, bajo los auspicios del presidente de la República, Sergio Mattarella, figura en las antípodas de los muchos planteamientos radicales del Movimiento.

Liga. La propia denominación del partido advierte del cambio radical. La que fue Liga Norte es ahora Liga a secas. Su metamorfosis de partido regionalista defensor de los intereses del rico norte a partido nacionalista italiano tout court estrategia impulsada por su actual líder, Matteo Salvini le ha permitido desbordar su perímetro natural y crecer con potencia. El ideario cuasi-racista hacia los ciudadanos del sur ha sido sustituido por el xenófobo.

Ciudadanos. El partido de Albert Rivera, que en su amanecer buscaba situarse en el centro del escenario político, protagoniza un llamativo viraje a la derecha. La definición de la envergadura del giro es subjetiva, pero la hemorragia de dirigentes en desacuerdo con el rumbo retrata su consistencia. De partido que quiere dominar el centro, a formación que quiere ser el referente de la derecha del espectro político hay un cambio de alma.

Syriza y Podemos. El giro de estas dos formaciones izquierdistas en los últimos años también ha sido muy llamativo. Ambas se situaban en una retórica radical. En el caso de Syriza, los planteamientos duros le llevaron al poder para acometer una espectacular retirada hacia posiciones pragmáticas que implicaron traicionar al resultado del referéndum sobre un enésimo rescate europeo, que fue rechazado por los griegos en el voto y sin embargo sellado tan solo días después. Podemos también ha renunciado a los hiperbólicos planteamientos de sus inicios y a sus aspiraciones cuasi-bolivarianas para autosituarse en la órbita ideológica de la socialdemocracia escandinava. Queda por ver qué haría si dispusiera de poder real.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información