Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Las últimas horas del ‘Conception’: “Hay 33 personas en un barco ardiendo y no pueden salir”

La Guardia Costera suspende la búsqueda de supervivientes en la embarcación de recreo que ardió en mitad de la noche en la costa de California

El 'Conception', ardiendo en la madrugada del lunes, en una imagen de los bomberos de Santa Bárbara, California. En vídeo, las imágenes del barco ardiendo y la llamada de emergencia a los guardacostas.

Eran las 3.15 del lunes cuando una voz irrumpió en la frecuencia de radio de la Guardia Costera de Estados Unidos: “¡Mayday, mayday, mayday!”, dice una voz de hombre. “Conception. Al norte de Santa Cruz”. Tras una pausa dice: “¡No puedo respirar!”. El operador de la Guardia Costera de California le pregunta por sus coordenadas de GPS. En esos minutos, en mitad de la noche, el barco de recreo Conception está ardiendo como una cerilla con 34 personas atrapadas en su interior. Eran pasajeros de una excursión de buceo.

Las tareas de inspección de los restos del barco y de recuperación de cadáveres se reanudaron el martes por la mañana sin esperanzas de encontrar supervivientes. “Hemos cambiado de una operación de rescate a una operación de recuperación [de cuerpos]”, dijo lacónicamente en rueda de prensa la capitana Monica Rochester, de la Guardia Costera. "No es una decisión fácil".

Hasta esa hora habían sido recuperados 20 cadáveres, según el sheriff del condado de Santa Bárbara, Bill Brown. Son 11 mujeres y nueve hombres. Un comandante de los guardacostas confirmó a Associated Press que han sido localizados 25 cadáveres en total. De confirmarse que 34 personas están muertas, se trata de una de las peores tragedias marítimas en Estados Unidos en lo que va de siglo. Solo uno de los cadáveres ha sido identificado. Brown explicó que esperaban a lo largo del día poder acceder a los restos del barco.

El Conception es una embarcación de recreo de 22 metros de eslora con 40 camas en su interior. Se hundió a las 7.20 del lunes tras arder por completo. Lo que queda está hundido a apenas 16 metros de profundidad y a solo 20 metros de la costa en la isla de Santa Cruz, en el Parque Nacional de las Islas del Canal. El barco está bocabajo y es peligroso para los submarinistas. “Esperamos poder entrar, estabilizar el barco y encontrar restos allí”, dijo Brown.

Un antiguo empleado de Truth Aquatics deposita flores en el mar en el puerto de Santa Bárbara.
Un antiguo empleado de Truth Aquatics deposita flores en el mar en el puerto de Santa Bárbara. AFP

Cinco personas, todos miembros de la tripulación, lograron saltar del barco en los primeros minutos del suceso en una lancha neumática. Estaban despiertos a esa hora y se encontraban en el puente. Los investigadores creen que todos los demás dormían bajo la cubierta en un habitáculo con literas. Había dos posibles salidas: una escalera de caracol en la parte delantera y una escotilla de emergencia a la que se accedía desde una de las literas.

Bob y Shirley Hansen dormían en su bote The Grape Escape cuando les despertaron golpes en el casco a las 3.30, según contaron a The New York Times. Era la tripulación del Conception. Cuando salieron vieron “el otro barco completamente envuelto en llamas de punta a punta”. “Podía ver el fuego saliendo por las ventanillas, había pequeñas explosiones, no estás preparado para eso”, dijo Hansen. “Era horroroso. No había nada que pudiéramos hacer”.

Desde The Grape Escape, según la capitana Rochester, un miembro de la tripulación aún no identificado llamó de nuevo a la Guardia Costera. Solo se oye la voz del operador, no las contestaciones. Las preguntas dan una idea de la conversación. “Su barco está ardiendo, ¿es correcto?”, dice el operador. “Roger, hay 33 personas en el barco que está ardiendo ¿y no pueden salir?”; “Roger, ¿están encerrados en el barco?”; “Roger, ¿puede volver al barco y abrir las puertas para que puedan salir?; “Roger, ¿no tienen medios de extinción de incendios, no hay extintores o algo?”; “Roger, ¿no hay ninguna escotilla para que pueda escapar la gente?”.

La capitana Monica Rochester confirmó el martes por la mañana que estas embarcaciones tienen dos sistemas de extinción de incendios, uno principal y otro auxiliar. El barco pasa una inspección anual. El Conception tenía todo en regla y permiso para operar. La compañía que opera el barco, Truth Aquatics, tiene cuatro décadas de experiencia haciendo tours por la costa de Santa Bárbara y es una de las más respetadas de su sector. El martes, la empresa aún no había hecho declaraciones. Los tripulantes que sobrevivieron están colaborando con las autoridades, pero aún no ha trascendido su versión de lo que ocurrió. Los investigadores no han avanzado ninguna hipótesis sobre el origen del fuego y por qué se propagó tan deprisa.

De esas últimas horas antes de que empezara el incendio se sabe lo que estos tripulantes contaron a los Hansen, sus rescatadores. Uno dijo llorando que su novia estaba atrapada en el incendio, según Los Angeles Times. Otro dijo que la noche anterior habían celebrado los cumpleaños de tres pasajeros. Entre ellos, una chica de 17 años que estaba en el barco con sus padres.

Había 39 personas a bordo del Conception, seis tripulantes y 33 pasajeros. La mayoría, del área de Santa Cruz y San José, donde está la empresa que organizaba el viaje, según señaló el martes el sheriff Brown. Era una excursión de buceo de tres días que había empezado el sábado y debía volver a puerto el lunes por la tarde tras recorrer las islas del Canal, un parque nacional muy popular para actividades acuáticas.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >