Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Irán reanuda el diálogo sobre el acuerdo nuclear, pero mantiene el enriquecimiento de uranio

Teherán advierte a los países europeos de que no obstruyan sus exportaciones de petróleo

La negociadora europea, Helga Schmid, y el de Irán, Abbas Araghchi, el domingo en Viena. En vídeo: declaraciones del negociador nuclear iraní, Abbas Araghchi. AFP
Jerusalén / Viena

Viena, donde se firmó en 2015 el acuerdo nuclear entre Irán y las grandes potencias, fue el domingo también escenario de la reanudación del diálogo. En una reunión de urgencia convocada en medio de creciente tensión con Teherán, el viceministro de Exteriores y negociador nuclear iraní, Abbas Araghchi, destacó la actitud “constructiva” de sus interlocutores, pero advirtió de que su país seguirá enriqueciendo uranio y reduciendo sus compromisos si no se cumple el denominado Plan Integral de Acción Conjunta (JCPOA, en sus siglas en inglés).

La captura de un petrolero iraní en el estrecho de Gibraltar y de otro buque cisterna británico en el estrecho de Ormuz amenaza con hacer saltar por los aires lo que queda del acuerdo nuclear. De las potencias que suscribieron el pacto en 2015, este domingo solo faltaba Estados Unidos, que se retiró el año pasado y reimpuso las sanciones a Irán para debilitar su economía a fin de forzar una nueva negociación. Washington busca un acuerdo nuclear más restrictivo que cierre la puerta a las armas atómicas y los misiles de largo alcance.

Delegados de segundo nivel y asesores técnicos de Rusia, China, Francia, el Reino Unido y Alemania expresaron en Viena su disposición a seguir aplicando en su integridad el JCPOA y sentaron las bases para una próxima reunión de nivel ministerial. Al margen de las buenas palabras, Teherán mantuvo una posición de firmeza ante las sanciones estadounidenses y las vacilaciones europeas. “Seguiremos recortando nuestros compromisos en el acuerdo mientras los países europeos no garanticen los intereses de Irán”, resumió Araghchi. Teherán supera ya los límites de almacenamiento y enriquecimiento de uranio fijados en 2015, aunque en niveles muy bajos. El domingo anunció que va a reactivar el reactor de agua pesada de Arak, paralizado en 2016 por el acuerdo.

Para el negociador iraní, la captura del petrolero Grace 1 por la Armada británica el pasado día 4 —bajo la acusación de tratar de violar el embargo a Siria— representó una violación del pacto nuclear. “Los países firmantes no deben obstaculizar la exportación de crudo iraní”, advirtió Araghchi al referirse a la iniciativa de Londres de desplegar una misión naval europea para proteger la libertad de navegación en Ormuz.

Lanchas de la Guardia Revolucionaria iraní se apoderaron hace 10 días en ese estrecho del barco de bandera británica Stena Impero, acusado de incumplir la legislación marítima internacional. “La presencia de nuevas fuerzas extranjeras representaría una importante causa de tensión”, precisó el presidente Hasan Rohaní en un acto en la capital iraní.

La sucesión de incidentes había bloqueado hasta ahora la reanudación del diálogo sobre el acuerdo nuclear. En Viena solo se ha negociado seguir negociando, después de que Araghchi presentara sus líneas rojas. “Todos los firmantes presentes están determinados a salvar el acuerdo”, declaró a la prensa tras la reunión extraordinaria sobre el desarrollo del JCPOA.

El mecanismo financiero de intercambios Instex creado por los países europeos para sortear las sanciones estadounidenses a Irán aún no se ha puesto en marcha, a pesar de haberse llegado a la “fase final” de su desarrollo, puntualizó el viceministro.

Teherán exige ante todo que se reconozca su derecho a seguir vendiendo petróleo pese a las sanciones impuestas por la Administración del presidente Donald Trump. “Estados Unidos está violando la resolución del Consejo de Seguridad que autoriza nuestras exportaciones de crudo tras la firma del acuerdo nuclear”, enfatizó el negociador iraní.

Israel prueba un nuevo escudo antimisiles balísticos

Cuatro días después de que Irán efectuara un lanzamiento experimental de su misil balístico Shahab 3 de alcance medio (1.000 kilómetros), capaz de portar una cabeza nuclear, Israel ha anunciado que ha verificado con éxito el nuevo sistema de cohetes antimisiles Arrow 3, al interceptar tres proyectiles reales en la atmósfera exterior. El Ministerio de Defensa informó el domingo en Tel Aviv de que las pruebas se habían llevado a cabo en Alaska, en coordinación con el Ejército de Estados Unidos.

El Arrow 3 ha sido diseñado por la empresa israelí de armamento IAI sobre la base del sistema Arrow 2, que se halla en servicio desde principio de esta década, al que supera ampliamente en velocidad y alcance, tanto en distancia como en altitud. “La ejecución de los lanzamientos ha sido perfecta”, aseguró el primer ministro, Benjamín Netanyahu. “Israel tiene ahora capacidad militar para actuar contra misiles balísticos disparados desde Irán o cualquier otro lugar”.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información