Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
EP Global BLOGS CRÓNICAS
INTERNACIONALES

Dia se disculpa por colocar una figura de sapo en una tienda de Portugal para evitar el acceso de gitanos

Algunos comercios del país todavía usan reproducciones de ese batracio para evitar que entren clientes de esta etnia

'Cerrado al prejuicio', cartel de una tienda que retiró el sapo de la superstición gitana.
'Cerrado al prejuicio', cartel de una tienda que retiró el sapo de la superstición gitana.

La cadena Dia, que en Portugal se llama Minipreço,ha tenido que intervenir oficialmente y disculparse por la presencia de un sapo en una de sus tiendas.

No es un sapo descubierto entre las lechugas, sino una figurita de barro, que algunos comercios colocan en el escaparate o en la entrada. Su objetivo tampoco es inocente, aunque lo aparente. El batracio es colocado con el fin de evitar la entrada de potenciales clientes gitanos, ya que para esta comunidad el sapo es señal de mala suerte.

El movimiento Não Engolimos Sapos (no tragamos sapos) lleva años rastreando los comercios de Portugal en donde aún se colocan figuras de batracios para evitar la entrada de personas de esta etnia. “El proyecto surge de la necesidad de abolir una práctica que intenta apartar a la comunidad gitana del acceso a bienes y servicios, basada en una creencia ancestral de esta minoría”, se explica en su página de Facebook. “En el comercio local es habitual ver sapos en los escaparates con el único propósito de ahuyentar a la comunidad gitana. Con este proyecto pretendemos alertar de esta forma de racismo sutil que comúnmente es aceptado y raramente cuestionado o discutido por la sociedad mayoritaria”.

Miembros de la Asociación Não Engolimos Sapos.
Miembros de la Asociación Não Engolimos Sapos.

Uno de estos sapos se encontraba en un supermercado de Minipreço en Várzeas, en el centro de Portugal, lo que fue denunciado por Não Engolimos Sapos. La cadena Dia actuó rápidamente para retirarlo, además de poner en marcha “los mecanismos internos de alerta y prevención para que situaciones similares no se repitan en ninguna de las 530 tiendas en territorio nacional". "Aunque no tenemos conocimiento de una situación análoga”, añade la compañía.

En los últimos años se ha conseguido erradicar en gran parte esta práctica, pues, según los activistas, la mitad de los comercios que los tenía los ha retirado tras una advertencia. La mayoría de ellos decía desconocer ese significado y argumentaba que su exposición era puramente estética.

El mayor éxito contra esa costumbre, sin embargo, se consiguió con Balada de un batracio, cortometraje de Leonor Telles, premiado con el Oso de Berlín en 2016. En esa grabación, la propia Telles —entonces con 23 años de edad— entraba en las tiendas que exhibían sapos, los robaba, salía huyendo con ellos y los estrellaba contra el suelo.

Al margen de la superstición, el Gobierno está comprometido contra la discriminación de esta etnia, fuertemente asentada en el país; y por ello tiene en estudio un proyecto de discriminación positiva, reservando becas para estudiantes gitanos, entre otras medidas.

La cuestión racial también ha llegado al Instituto Nacional de Estadística (INE). El cuestionario del censo para 2021 no incluirá una pregunta sobre el origen étnico del ciudadano, aunque la mayoría de los grupos políticos la habían aprobado. “Esto es un censo de población no una clasificación”, ha dicho el director del INE, Francisco Lima. Sin embargo, el dirigente SOS Racismo Mamadou Ba, se opone a su eliminación. “No creo que haya un mecanismo mejor para descubrir las desigualdades étnico-raciales y encontrar las políticas concretas para combatirlas”.

Solo Irlanda y el Reino Unido incluyen en el censo una pregunta sobre el origen racial.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información