Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Boris Johnson vence con amplio margen la primera fase de las primarias de los ‘tories’

Tres de los 10 candidatos a la sucesión de Theresa May quedan descartados en la primera ronda

Boris Johnson, este miércoles, en Londres. En vídeo, declaraciones de Boris Johnson este miércoles.

Boris Johnson ha descubierto que, en política, es importante tener una estrategia, y parece funcionarle. El euroescéptico más popular de los conservadores, víctima histórica de su propia locuacidad desmesurada, ha obtenido este jueves una rotunda victoria en la primera votación para suceder a Theresa May. Uno de cada tres diputados, 114 en total, decidieron darle su respaldo. A mucha distancia han quedado otros seis rivales. Las voces moderadas del partido han comenzado a conjurarse para derrotar al candidato de los partidarios de un Brexit duro.

“Estoy encantado de haber ganado en la primera votación, pero nos queda un largo camino por delante”, ha escrito Johnson en su cuenta de la red social Twitter al anunciar la dirección del grupo parlamentario los resultados. De los diez candidatos que aspiraban a liderar el Partido Conservador, tres habían quedado fuera (entre ellos, Andrea Leadsom y Esther McVey, las dos únicas mujeres que competían). El voto euroescéptico se aglutinó en torno a la única persona en la que confían para llevar adelante el Brexit y el exalcalde de Londres se hizo con un tercio de las 313 papeletas. Muy por detrás tomaron posición los candidatos más moderados. El ministro de Exteriores, Jeremy Hunt, quien ha obtenido 43 votos, sigue siendo la figura que más apoyo suscita entre todos aquellos diputados que recelan del atrabiliario Johnson. Pero la cifra ha resultado decepcionante. Por un doble motivo: su distancia respecto al favorito es sideral, y otros contendientes que no levantaban tantas expectativas han acabado pisándole los talones. El ministro para el Medio Ambiente, Michael Gove, casi descartado por los medios después de admitir que consumió cocaína hace 20 años, obtuvo un honroso tercer puesto con 37 votos y vuelve a ser relevante. Dominic Raab, el exministro para el Brexit, también sobrevivió. Durante un breve tiempo fue el político más arropado por el ala dura de su partido, pero una ambición temprana y poco disimulada, y meteduras de pata como declararse “no feminista” —más allá de los matices, en el debate político británico equivale casi a negar que uno es demócrata— le restaron puntos. Aun así, consiguió el respaldo de 27 colegas. “Todavía no hemos confrontado las ideas y los programas de los distintos candidatos. Los debates que vamos a celebrar serán una buena oportunidad”, ha dicho Raab, en un intento de desinflar la euforia de los seguidores de Johnson.

 La primera ronda exigía un respaldo mínimo de 17 colegas (un 5% del grupo parlamentario) para seguir adelante. Llegaron a ese umbral otros candidatos como el ministro del Interior, Sajid Javid, con 23 votos; el secretario de Estado de Salud, Matt Hancock; y quien sin duda fue la sorpresa del día: Rory Stewart. El diputado que recorrió a pie Afganistán durante un año para escribir luego un libro éxito de ventas, que es capaz de intercalar brillantes citas en latín en sus discursos y que afronta el dilema del Brexit con una honestidad que evitan el resto de contendientes, ha comenzado a captar el interés y hasta el apoyo de conservadores históricos como Kenneth Clarke. “Otros candidatos se presentan como prudentes e introvertidos, como si una gran democracia como la nuestra pudiese arrebatarse a la ciudadanía y convertirla en un juego de cartas a puerta cerrada”, ha escrito este mismo jueves Stewart en The Daily Telegraph después de saber que había obtenido 19 votos y seguía vivo.

“No estamos eligiendo al líder de los conservadores sino al futuro primer ministro del Reino Unido, y los candidatos deber dar la cara, exponer su programa y responder a las preguntas”,ha exigido  Amber Rudd, la ministra de Pensiones, a un Johson esquivo, que no se ha comprometido a participar en los debates. Rudd, quien respalda al candiato Hunt, se ha convertido en la portavoz de todos los conservadores moderados dispuestos desde ayer a intentar desenmascarar al favorito Johnson.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información