Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El hombre fuerte de Bolsonaro defiende el derecho de los brasileños a llevar armas

El ministro de la Presidencia, Onyx Lorenzoni, asegura que el Gobierno de Brasil "cambiará la tragedia del país"

El ministro de la Presidencia, Onyx Lorenzoni.
El ministro de la Presidencia, Onyx Lorenzoni. EFE

El ministro de la Presidencia del Gobierno brasileño —uno de los hombres fuertes de Jair Bolsonaro—, Onyx Lorenzoni, defiende el derecho de los ciudadanos a tener armas, pese a que Brasil registró 64.000 homicidios en 2017 —último año del que se tienen cifras— , por detrás de Venezuela, pero muy por delante de países como Colombia y México. Además, según un sondeo del Instituto Brasileño de Opinión Pública y Estadística (Ibope) publicado el pasado lunes, el 70% de los brasileños están en contra de esa medida.

“El problema de Brasil es el narcotráfico. ¿Tenemos violencia? Sí, pero trabajamos para reducirla. Y ya se está notando una disminución perceptible. Pero las mujeres solas, por ejemplo, o muchas familias que han sido asaltadas o violadas tienen derecho a defenderse. Es parte de los derechos humanos”, aseguró el ministro en una videoconferencia con periodistas celebrada el lunes en la sede del consulado brasileño en Madrid.

Lorenzoni, de 65 años, pertenece al ala dura del Gobierno. Conocido por su radicalismo desde que llegó a Planalto, este veterano diputado de los Demócratas (DEM, antes PFL), elogió, por ejemplo, las medidas económicas de la dictadura de Augusto Pinochet en Chile. Sobre la controvertida reforma de las pensiones, piedra angular de la economía de Brasil, el ministro asegura que con ella se ahorrarán hasta 260.000 millones de dólares en 10 años. La reforma ha salvado los primeros trámites parlamentarios, pero está pendiente de una ardua negociación en el Congreso. “No solo es importante para nuestro Gobierno, también es fundamental para el país”, afirma. Muchos analistas culpan al sistema de pensiones de la difícil situación económica que atraviesa Brasil, cuya reforma han intentado antes sin éxito otros Gobiernos. Los brasileños están entre los jubilados más jóvenes del mundo (en gran parte al principio de la cincuentena) y gozan de numerosos beneficios, sobre todo si son funcionarios.

Edad mínima de jubilación

La reforma propuesta por el Gobierno propone recortes en las prestaciones y una edad mínima de jubilación de 65 años para los hombres y 62 para las mujeres en una década. De lo contrario, advierten, el déficit será insostenible en 2023. Sin embargo, el 51% de la población está en contra, según un sondeo de Datafolha y más aún cuando la economía no solo no despega sino que retrocede, concretamente un 0,2% respecto al último trimestre de 2018.

Lorenzoni achaca la situación a los anteriores Ejecutivos. “El decrecimiento empezó con el segundo periodo de Dilma Rousseff en 2015. Apenas estamos empezando a cambiar 16 años de la tragedia en Brasil. La izquierda robó el dinero para las dictaduras comunistas y socialistas de América Latina y África, con el escándalo de Petrobras. La deuda de estos países con nosotros es de 400 millones de dólares. Un dinero que nos hace mucha falta. Estamos arreglando la casa, había 39 ministerios con Rousseff y ahora 22. La situación es difícil, pero estamos recuperando el equilibrio de las cuentas públicas. Lo que le falta a Brasil es una palabra mágica: previsibilidad”.

Sobre las informaciones publicadas por el diario Folha de S. Paulo que aseguran que Lorenzoni habría ofrecido ayudas presupuestarias de 2,5 millones de dólares a los diputados que votasen a favor de la reforma de las pensiones, el jefe de Gabinete negó las acusaciones y, a preguntas de los periodistas, toda comparación con el escándalo Mensalão, un caso de corrupción política en la Cámara de Diputados que involucró al Partido de los Trabajadores (PT). “Aquello fue un robo. La izquierda brasileña robaba dinero público y lo entregaba en maletas. Es diferente, estamos dentro de la ley, del presupuesto público”.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >