Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Modi apela a las minorías y a la economía al asumir su segundo mandato

El primer ministro de la India toma posesión del cargo en Nueva Delhi tras su arrolladora victoria en las recientes elecciones

El primer ministro indio, Narendra Modi, a la izquierda, antes de la ceremonia de toma de posesión este jueves en Nueva Delhi.
El primer ministro indio, Narendra Modi, a la izquierda, antes de la ceremonia de toma de posesión este jueves en Nueva Delhi. AFP

Entre más de 10.000 unidades de policía y fuerzas armadas, Narendra Modi ha tomado posesión este jueves de su cargo como primer ministro de la India tras su arrolladora victoria electoral. El acto ha reunido en la capital, Nueva Delhi, a jefes de Estado de países vecinos como Sri Lanka o Nepal. Entre los que no estaba invitado, el primer ministro de Pakistán, con quien la India mantuvo una escalada de violencia armada a pocas semanas de los comicios que condicionó la narrativa de un proceso electoral, en el que se impuso el nacionalismo hindú de Modi y su partido, el Bharatiya Janata Party (BJP).

Aunque Modi apeló al nacionalismo para revalidar su mayoría absoluta –insólita en el país desde 1984–, el mandatario ha moderado notablemente su discurso tras la victoria electoral y ha hecho un llamamiento para ganar 'la confianza' de las minorías. Junto a la desaceleración económica, este es el principal obstáculo para que el líder más popular en la India en las últimas décadas consiga el labrar consensos en su segundo mandato al frente de la democracia parlamentaria más grande del mundo.

Modi arrasó en unos comicios generales que se plantearon como un plebiscito a su gestión económica y con críticas a la indefensión de las minorías religiosas del país y lo hizo con un discurso que ha acabado por conjugar el nacionalismo y la eliminación de la discriminación de las castas. "Solo habrá dos castas en la India. Una, los pobres. Y la otra, los que luchencontra la pobreza", dijo Modi tras su victoria.

Ese mensaje, nuevo en la India moderna, ha cambiado ahora hasta convertirse en un discurso inclusivo. "Las minorías han sido engañadas de la misma forma que los pobres", dijo Modi: "Tenemos que ganarnos su confianza". Ante él, los nuevos parlamentarios electos de su grupo, ninguno de los cuales pertenece a la comunidad musulmana, que solo estará representada por 27 legisladores de los 543 que componen la Cámara Baja. Eso a pesar de que India es el segundo país con más seguidores del islam,14% de la población y cerca de 200 millones de personas.

Pero sus palabras no convencen a la minoría religiosa del país, y no solo porque la representación política ofrece una realidad diferente. “Horas después de los resultados, varios musulmanes eran públicamente atacados por aquellos que celebran la victoria de Modi”, declaró Asaduddin Owaisi, líder del partido regional AIMIM, uno de los grupos predominantes dentro de esta comunidad religiosa en India.

Apenas un día después de que la marea azafrán pintase de naranja el mapa de la India, un nuevo vídeo en las redes sociales mostraba el apaleamiento a un musulmán al que se forzaba a golpear a su mujer frente a las cámaras mientras se les acusaba de transportar carne de vaca. Desde 2015, poco después de que Modi iniciase su primer mandato, el país ha registrado 44 casos de linchamientos relacionados con la protección del animal sagrado para el hinduismo, según Human Rights Watch, y cerca de 150 casos según medios locales.

Una violencia que solo cesó durante los comicios para volver a manifestarse en la semana de los resultados electorales, cuando cinco casos de ataques a musulmanes y miembros de la comunidad dalit (intocables) fueron registrados según medios locales. Entre ellos, el tiroteo a un musulmán solo por revelar su fe y encarcelamiento de un profesor que defendió el derecho de las comunidades tribales a comer carne de vaca.

A la jura del cargo de Modi como primer ministro estaban invitados cerca de 8.000 personas; entre líderes regionales, diplomáticos y miembros del futuro Gabinete, al que previsiblemente se incorporarán caras nuevas. Entre lo que no repetirán figurará su ministro de Finanzas, Arun Jaitley, quien pidió expresamente estar fuera del Gobierno a causa de una enfermedad. La gestión económica ha tenido un papel preponderante en las elecciones y esta misma semana dos organismos industriales llamaron a que el Gobierno tome medidas urgentes para impulsar una economía que creció a un 6,6% en los meses anteriores a diciembre, el avance más lento en cinco trimestres.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información