Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Modi busca contentar a la clase media y al campo ante las próximas elecciones

El Gobierno indio, que ve peligrar su mayoría en el Parlamento, lanza un plan de empleo agrícola ante el paro galopante y una bajada de impuestos a las rentas medias

Un puesto de propaganda del partido del primer ministro indio, Narendra Modi, en Allahabad.
Un puesto de propaganda del partido del primer ministro indio, Narendra Modi, en Allahabad. AFP

A las puertas de las elecciones generales del mes de mayo, el Gobierno de India ha prometido 9.214 millones de euros para ayudas a sector agrícola y para reducir la carga impositiva a las rentas medias con el objetivo de granjearse el apoyo de los votantes en unos comicios en los que peligra la actual mayoría parlamentaria del primer ministro Narendra Modi y su grupo, el conservador y nacionalista hindú Bharatiya Janata Party, debido a la crisis en el campo y a unas cifras de desempleo que se preven históricas.

“Esto no es un presupuesto provisional, sino un vehículo para la transformación de la nación”, declaró hoy el ministro interino de Economía, Piyush Goyal, en la presentación de los fondos para los primeros seis meses de este año y a los que les seguirán unos plenamente desarrollados tan pronto como se constituya el nuevo parlamento tras las elecciones. “India continúa recuperando el rumbo y marchando hacia el crecimiento y la prosperidad”, dijo reafirmando el crecimiento al 7,2% de una de las economías del mundo con más progresión.

El objetivo fundamental de los presupuestos anuales se centra en reducir la crisis del entorno rural tras la debacle en las elecciones regionales del pasado diciembre, cuando el partido del primer ministro Modi perdió cinco de los principales estados del país; tres de ellos en favor del histórico y opositor Partido del Congreso, de la dinastía Nehru-Gandhi, que prometió la condonación de préstamos a agricultores. Así, el Gobierno ha asignado 7.380 millones de euros en planes de empleo para el sector y otros 2.337 millones en construcción de carreteras que comuniquen a los dos tercios de la población que vive del campo.

Alrededor del 18% del Producto Interior Bruto (PIB) de la sexta economía del planeta depende del sector agrícola, que emplea a la mitad de su población activa y que reclama inversiones públicas y exención de deudas para mantener unas cosechas condenadas a calamidades naturales y a la fluctuación de precios. Ante las protestas de este sector en 2018, que ya provocó terremotos electorales en el pasado, las ayudas presupuestarias de este curso a la India rural se completan con la asignación de 9.200 millones de euros para el apoyo al salario de agricultores, un nuevo programa de ayuda a granjeros vulnerables de 73 euros anuales y la subvención del 2% de los intereses de los préstamos para los campesinos víctimas de desastres naturales.

Clases medias

El otro sector beneficiado por los presupuestos de este año es la clase media, para quienes se ha prometido aumentar el umbral del impuesto de rentas de 250.000 rupias (3.058 euros) a 500.000 (6.116 €) para llevar líquido rápido a los bolsillos de los contribuyentes de la ciudad. Además, los fondos prometen la cobertura de seguridad social en el vasto sector informal indio, aun por detallar, y un programa de jubilación de 37 euros para esos trabajadores a partir de los 60 años; lo que se sería el plan de pensiones más grande del mundo.

La creación de un sistema de pensiones para el sector informal, que engloba a la mayoría de los trabajadores del país, compite con la también populista propuesta del grupo de la oposición, el Partido del Congreso, de imponer un salario mínimo universal para una población de más de 1.250 millones en caso de ganar las elecciones. Ambas medidas reflejan el intento desesperado de los dos principales partidos para atajar el desempleo que, según las estimaciones, ha alcanzado los niveles más altos de los últimos 45 años. A falta de la confirmación de los datos por la encuesta de población activa de la Oficina Nacional de Estadística, un informe del diario local Business Standard sitúan la cifra de empleo en las cotas más bajas desde que se tiene registro; con un 7,8% de desempleo en las ciudades y un 5,3% en el entorno rural.

El estudio sobre la población activa – bloqueado por el propio gobierno ante las alarmantes cifras de desempleo, según los medios locales – será el primero oficial después de que Modi llevase a cabo la primera demonetización (retirada de los billetes más altos del mercado) en 2016. Esta medida, dicen los expertos, es una de las principales decisiones políticas que han dañado la economía de las clases medias, junto con una deficiente ejecución de un mal diseñado plan de impuestos. Tras el anuncio de los presupuestos, el déficit fiscal para el año 2019-20 se establece en un 3,4% del PIB, ligeramente más alto que el 3,3% previsto.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información