Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El líder del Movimiento 5 Estrellas somete su cargo al voto de los militantes

El M5S consiguió el 17,1% de los votos en las elecciones europeas respecto al 32,8% que había conquistado en las generales de 2018

El vicepresidente del Gobierno italiano y líder del Movimiento 5 Estrellas (M5S), Luigi Di Maio, tras los resultados de las elecciones europeas de 2019.
El vicepresidente del Gobierno italiano y líder del Movimiento 5 Estrellas (M5S), Luigi Di Maio, tras los resultados de las elecciones europeas de 2019. Getty

El desastroso resultado del Movimiento 5 Estrellas (M5S) en las elecciones europeas del pasado domingo, en las que redujo a la mitad el apoyo recibido hacía tan solo un año, empieza a tener consecuencias en el partido. Tras dos días de ataques internos a su líder, Luigi Di Maio, y de refriegas entre las distintas facciones de una de las dos formaciones que gobierna Italia, el líder de los grillinos y vicepresidente del Ejecutivo ha pedido que su cargo sea sometido el jueves a la votación de las bases. "No he escapado nunca de mis deberes y si algo hay que cambiar en el Movimiento lo haremos. Pediré el voto de los inscritos (en el M5S) sobre mi cargo de jefe político, porque es justo que seáis vosotros los que os expreséis y los únicos a los que tengo que rendir cuentas de mis acciones", escribió.

El varapalo había sido tremendo. El M5S consiguió el 17,1% de los votos en las elecciones europeas respecto al 32,8% que había conquistado en las generales de 2018. Las elecciones municipales, que también pusieron las urnas en unos 3.800 ayuntamientos ese mismo día, tampoco mejoraron la situación: la Liga y el Partido Democrático se han repartido casi todas las plazas importantes. De modo que el lunes, el principal señalado fue Di Maio, que durante meses ha dado bandazos ideológicos y ha sido incapaz de rentabilizar la implantación de grandes medidas del Ejecutivo para convencer a su electorado.

La crisis llega en el peor momento para un partido acostumbrado en los últimos años a ganar. El M5S y la Liga, su socio de Gobierno, pelean por el control del Ejecutivo y por adquirir mayor relieve ante su electorado con la vista puesta en un más que posible adelanto electoral. Pero el partido de Matteo Salvini ha sido la otra cara de la moneda y logró en las europeas algo más de un 33% de apoyos, justo el doble que en los anteriores comicios.

El ministro del Interior ya ha empezado a hacer valer su recién adquirido poder en las urnas presionando para que se cumpla al milímetro su agenda política. Una estrategia que conducirá inexorablemente a grandes tensiones con los grillinos, que son conscientes de que difícilmente podrán aceptar algunas cuestiones sin el castigo de su electorado. Di Maio busca ahora confirmar su liderazgo para adentrarse en una más que posible guerra con Salvini sabiendo que tiene el apoyo de las bases y de los líderes morales del partido, Beppe Grillo y Davide Casaleggio.

En esa línea, Di Maio, explicó que "antes de tomar cualquier decisión" quiere conocer lo que opinan los militantes del M5S de lo que ha hecho hasta ahora. La pregunta a la que tendrán que responder mañana los inscritos que votan en la plataforma informática del partido es: "¿Confirmas a Luigi Di Maio como jefe político del Movimiento 5 Estrellas?".

La votación se realizará a través de la plataforma Rousseau, un opaco instrumento informático —hay escasos datos de cómo funciona y cómo se elige a los votantes que tan solo permite participar a unos 40.000 inscritos del M5S y que jamás ha dado a luz un resultado no favorable al aparato del partido.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información