Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Muere un activista argelino en la cárcel tras 50 días en huelga de hambre

El jefe del Ejército llama al diálogo pero se niega a abrir un proceso de transición al margen de las autoridades del régimen de Buteflika

Kamal Edine Fekhar
Estudiantes argelinos sujetan carteles del activista muerto en prisión, durante una protesta este martes en Argel. AFP

No pasa un solo día sin que la figura del jefe del Ejército de Argelia, el general Ahmed Gaid Salah, pierda crédito, respeto y confianza ante su pueblo. La mañana de este martes se inició con la noticia de la muerte en un hospital de la ciudad de Blida del activista Kamal Edine Fekhar, que había sido detenido el 31 de marzo y se encontraba en prisión preventiva y en huelga de hambre desde hace 50 días.

La esposa del activista, miembro destacado de la comunidad beréber mozabita, había alertado el domingo a su abogado, Salah Dabouze, sobre la extrema gravedad en que vio a su esposo durante la última visita. El letrado, visiblemente emocionado, denunció en Facebook “el ensañamiento de todas las autoridades judiciales y administrativas” que trataron el caso.

El presidente del opositor Reagrupamiento por la Cultura y la Democracia (RCD), Mohcine Belabbas, se preguntaba en un comunicado: “¿Cuántas muertes tendrán que producirse aún para que los dirigentes de nuestro país comprendan que los conflictos políticos y las diferencias de opinión no se tratan con el ensañamiento judicial, la represión y la violencia armada? ¿Cuántas mujeres tendrán que quedarse viudas para que los dirigentes civiles y militares comprendan que es necesario instaurar la libertad y la democracia para todos nosotros? ¿Cuántos niños tendrán que quedarse huérfanos para que los poseedores del sistema comprendan que es tiempo de restaurar la verdadera paz en este país mediante la aceptación de todos los argelinos con todas sus singularidades?”.

Al mediodía, con el ayuno de ramadán, miles de estudiantes volvieron a salir a las calles de las principales ciudades de Argelia para protestar contra el régimen, como viene sucediendo desde hace tres meses. En el punto de mira de muchos cánticos y pancartas se encontraba Ahmed Gaid Salah. El general apoya unas elecciones presidenciales previstas para el próximo 4 de julio, pero la sociedad civil rechaza esos comicios porque considera que antes es preciso destituir a las autoridades del régimen de Abdelaziz Buteflika e impulsar un periodo de transición. El régimen no ha logrado que se presente ningún político conocido a las presidenciales.

Tras las manifestaciones de los estudiantes, que de desarrollaron una vez más de forma pacífica, fue difundido un discurso de Gaid Salah en el que el jefe del Ejército apelaba a emprender “un diálogo serio y racional” de “concesiones recíprocas”. Sin embargo, Gaid Salah rechazaba iniciar una transición donde se diseñe otra Constitución.

El dirigente de RCD, Mohcine Belabbas, contestó a través de un comunicado: “El empecinamiento del jefe del Estado Mayor de ir hacia una presidencial sin pasar por un periodo de transición constituyente debe ser denunciado y frenado”. Belabbas se dirigió directamente a Gaid Salah: “Después de haber fracasado usted en su tentativa de presentarse como salvador, ahora invita a un falso diálogo”.

Mientras tanto, en las redes sociales las críticas no tardaron en llegar. El analista Adlene Mohammedi tuiteó desde Francia: “Ahmed Gaid Salah es una paradoja andante. Anima al diálogo mientras multiplica los monólogos indigestos. Ensalza la Constitución mientras la pisotea al inmiscuirse en política. Y habla de racionalidad mientras que su mantenimiento es un insulto a la razón. Que pase a la reserva”.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información