Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Los ultraconservadores polacos avanzan en las elecciones europeas

La participación alcanza el 45,7%, una cifra récord en unos comicios de este tipo en el país, que, además, constituyen un termómetro para las legislativas de otoño

El presidente del Consejo Europeo, Donald Tusk, y su esposa votan en la localidad polaca de Sopot. En vídeo, declaraciones Jaroslaw Kaczynski.

Los ultraconservadores de Ley y Justicia (PiS) avanzan en Europa al imponerse en los comicios de este domingo en Polonia con el 45,38% de los votos, un resultado más alto del inicialmente proyectado en las encuestas, mientras Coalición Europea (KE), una alianza de cinco partidos liderada por el liberal Plataforma Cívica obtiene el 38,47% y pasa a ser la segunda fuerza. Con el escrutinio finalizado, los resultados muestran la entrada en el Parlamento Europeo de Wiosna (Primavera), una formación de centro creada este año (6%). La ultraderechista Konfederacja (4,6%), a la que el sondeo a pie de urna le otorgaba cerca del 6% del voto y hasta 3 escaños, se queda finalmente fuera de la Eurocámara. La participación se elevó hasta el 45,7%, una cifra récord para unas elecciones europeas en Polonia, y 21 puntos más alta que hace cinco años.

Tras una campaña marcada por los temas nacionales y agitada por los escándalos de pederastia en la Iglesia católica los comicios son significativos para el país porque constituyen un termómetro ante las legislativas de otoño, en las que el PiS busca revalidar su mayoría absoluta. “Ley y Justicia toma impulso para las próximas elecciones, pero el resultado de este domingo muestra que serán unos comicios reñidos", afirma Melchior Szczepanik, analista del programa de la Unión Europea del Instituto Polaco de Asuntos Internacionales (PISM). Las elecciones locales del pasado mes de noviembre supusieron un revés para el PiS, que no consiguió la victoria en ninguna de las grandes ciudades. En esta ocasión, la participación en el campo y las localidades pequeñas, feudos habituales del partido en el Gobierno y poco movilizadas en las anteriores europeas, ha sido alta. “La dominación del PiS y de KE en la escena política es ahora aún más fuerte que antes", señala Szczepanik. Salvo Wiosna, el resto de partidos desaparece del Parlamento Europeo.

La jornada electoral ha transcurrido sin incidentes en el país. "Yo voto porque estar en la UE me ha permitido viajar, estudiar en París y creo que es un privilegio", afirma Monika, una joven de 25 años, a la salida de un colegio electoral en el centro de Varsovia el domingo por la mañana. Con un censo de 3.000 personas, el goteo de electores allí ha sido constante durante todo el día.

El partido que lidera en la sombra el ultracatólico Jaroslaw Kaczynski, enfrentado a la Unión Europea por la política comunitaria de reparto de refugiados, las injerencias en el sistema judicial o el cuestionamiento de los derechos de algunos colectivos, como el LGTBI, había tratado de suavizar su discurso euroescéptico en los últimos meses. La estrategia ha funcionado.

Consciente de que la mayor parte de la población considera positiva la presencia en la UE (un 70%, según una encuesta reciente de YouGov para EL PAÍS), eligió como lema de campaña “Polonia es el corazón de Europa”, pero siempre marcando distancias con la Coalición Europea.  “El PiS alertaba sobre el apoyo de KE a unirse a la eurozona, convencido de que eso no sentaría bien a su electorado. Las encuestas indican que dos de cada tres polacos no quieren que el país adopte el euro”, asegura Szczepanik. En el mes de abril, el propio Kaczynski afirmó que Polonia no tendría la moneda común hasta que “su nivel de riqueza se acercara al de Alemania”. El país se integró en la UE en 2004, es el Estado que más fondos comunitarios recibe y se ha convertido en la sexta economía de la Unión.

Hasta ahora, el PiS ha formado parte del Grupo de los Conservadores y Reformistas Europeos; sin embargo, el primer ministro polaco, Mateuz Morawiecki, afirmó el pasado viernes en declaraciones al diario Polska Times que está abierto a negociar una alianza parlamentaria con la Liga de Matteo Salvini —que busca liderar la extrema derecha en Europa— y el español Vox, aunque también descartó un acuerdo con cualquier grupo que tenga entre sus miembros a la formación de la francesa Marine Le Pen, Agrupación Nacional, vencedora de los comicios en Francia. Por su parte, los cinco partidos que componen la Coalición Europea podrían integrarse en diferentes grupos dentro del Parlamento. El principal, Plataforma Cívica, antiguamente liderado por Donald Tusk, ha estado hasta la fecha dentro del Grupo del Partido Popular Europeo.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información