Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Francia castiga a Macron y da la victoria a Le Pen en las elecciones europeas, según los resultados provisionales

El éxito de los ecologistas, en tercera posición, y el descalabro de la derecha tradicional son las sorpresas de la noche

En foto, el presidente Emmanuel Macron saluda a un ciudadano tras votar en Le Touquet, en el norte de Francia. En vídeo, Marine Le Pen celebra la victoria de su partido frente al de Macron.

Los franceses castigaron el domingo a Emmanuel Macron con la primera derrota electoral de su carrera y premiaron a Marine Le Pen con una victoria que la reafirma como una fuerza central en Francia. Pero la candidatura macronista a las elecciones europeas contiene los daños en un momento de malestar social profundo. Y el Reagrupamiento Nacional (RN) —nueva marca del viejo partido de extrema derecha Frente Nacional— gana sin sacar tan buen resultado como en 2014. El éxito de la lista ecologista, en tercera posición, y el descalabro de la derecha tradicional de Los Republicanos fueron las sorpresas de la noche electoral.

El voto de castigo al gobernante es habitual en las europeas y el Frente Nacional ya las ganó hace cinco años con un 24,9%. A medianoche se había escrutado un 80% de votos, un nivel insuficiente para apreciar con exactitud el resultado final. Según los institutos de sondeos, con un 22% de votos, la lista macronista —Renacimiento, formada por La República en marcha y los centristas de Modem— resistía a poca distancia de RN, que obtiene un 23%.

Pero la victoria de Le Pen es un revés para un líder como Macron, que en 2017 llegó al poder con la promesa de transformar Europa y que, dos años después, ve cómo en la primera ocasión que sus conciudadanos votan por la euroescéptica Le Pen. En tercera posición quedan Europa Ecología-Los Verdes, con un porcentaje en torno al 13%. La candidatura liderada por el eurodiputado Yannick Jadot se ha visto propulsada en parte por la ola global de concienciación medioambiental y por la capacidad de atraer el voto de un sector de la izquierda moderada que se ha quedado sin referentes. Los Republicanos (LR), el partido de la derecha tradicional, se quedan con poco más del 8%, un naufragio para una formación que ha gobernado Francia durante buena parte de la V República. La izquierda populista de La Francia Insumisa y el Partido Socialista, empatarían en torno al 6%.

Participación

La primera noticia durante la jornada electoral fue la participación de más del 50%, elevada para unas elecciones europeas, que suelen despertar poco interés. En Francia se presentaban 34 listas que se disputaban 79 escaños.

En vídeo, la candidata a las elecciones europeas por República en marcha, Nathalie Loiseau. REUTERS

La victoria del RN consolida a Le Pen, que ha aparcado la promesa del Frexit, la salida de Francia de la UE, y se ha recuperado de la derrota ante Macron en las elecciones presidenciales de 2017. También para su candidato, Jordan Bardella, que ha ofrecido una imagen de juventud y normalidad para un partido durante mucho tiempo estigmatizado. Significará que el RN, que irrumpió en la vida parlamentaria en la década de 1980, se reafirma como gran fuerza nacionalista y populista de Francia, quizá el primer partido de este país. "Emmanuel Macron no tiene otra opción que disolver la Asamblea Nacional", dijo Le Pen. Es decir, convocar elecciones legislativas.

La campaña se ha planteado como un referéndum sobre la gestión de Macron en los dos primeros años de su mandato de cinco. También era una revancha de la segunda vuelta de las presidenciales, en las que Macron derrotó a Le Pen.

Francia castiga a Macron y da la victoria a Le Pen en las elecciones europeas, según los resultados provisionales

"Recibo este resultado con humildad. Cuando uno acaba segundo en una elección no puede decir que la ha ganado", dijo el primer ministro, Édouard Philippe. "Desde mañana estaré a pie de obra para continuar con el proyecto del presidente y de la mayoría".

Las europeas suponen un paso más en la reconfiguración del sistema político francés. La victoria de Macron en las presidenciales de hace dos años fue el primero. El hundimiento del PS marcó aquellas elecciones. En las europeas se hunde LR, Los Republicanos, el partido que, junto al PS, estructuró la política francesa durante décadas. Las europeas confirman que Francia está dejando atrás el esquema tradicional que oponía el centroizquierda y el centroderecha. Las fuerzas dominantes, en 2017 y ahora, son un amplio centro reformista y europeísta, y una derecha radical populista y nacionalista.

Estas son unas elecciones particulares, porque se celebran con el sistema proporcional y con una sola vuelta. En las presidenciales, legislativas y locales, los franceses votan por un sistema mayoritario a dos vueltas, lo que infla la representación de los candidatos y partidos más votados y reduce o elimina las de los menos votados. Así puede ocurrir que el RN, que puede alardear de ser el primer partido de Francia, tenga solo, debido a este sistema, 14 alcaldías de 36.000 y 6 diputados de 577. El motivo es que, cuando pasa a la segunda vuelta, todos se unen contra él.

Las elecciones europeas eran el primer examen en las urnas para Macron desde su victoria en las presidenciales. Eran también una prueba después de la crisis de los chalecos amarillos, que durante más de seis meses han protestado en las calles contra las políticas del presidente. Este movimiento, ya muy debilitado, nunca fue masivo, pero recogió amplias simpatías en la sociedad y ha obligado al Gobierno a desembolsar más de 15.000 millones de euros en medidas sociales. Pero ha fracasado a la hora de saltar a la política. Ninguna lista afín a los chalecos amarillos se acerca al 5% de votos, la barrera necesaria para lograr eurodiputados.

El Elíseo fija la ecología como prioridad

Tras conocerse los primeros resultados de las elecciones europeas y la derrota ante el Reagrupamiento Nacional de Marine Le Pen, Emmanuel Macron medita los pasos siguientes. Macron podía tomar varias opciones. Una opción habría sido despedir a Édouard Philippe, el primer ministro, un cargo que en Francia ha actuado históricamente como fusible. Era el hombre o mujer que saltaba cuando las cosas le iban mal al jefe de Estado. Otra opción era una remodelación ministerial que trajese nuevos rostros e ideas al Gobierno. Ambas parecían descartadas anoche. El interrogante es si habría un cambio de política. La línea oficial es clara: no habrá cambio de rumbo, según el Palacio del Elíseo. En todo caso, un mayor acento en las políticas medioambientales.

Para Macron es el momento de la autopsia. La derrota de los macronistas por la mínima les permite alegar que han salvado los muebles: otros partidos gubernamentales sufrieron en Francia peores humillaciones en las europeas y a fin de cuentas llegan a poca distancia de Le Pen. También pueden exhibir como una victoria el hecho de que pasasen de no estar en el Parlamento Europeo a tener una veintena de diputados y, dentro de un futuro grupo liberal, ser decisivos en la configuración de mayorías. Todo esto no oculta el aviso al presidente. Puede explicarse por la crisis de los chalecos amarillos, que tradujo un malestar que las urnas también han hecho visible. O la inexperiencia y debilidad de Nathalie Loiseau, la jefa de la lista macronista, una tecnócrata que nunca pareció cómoda en campaña.

¿Y ahora, qué? Varias veces ya, en estos dos años en poder, Macron ha intentado reniciar su presidencia. Hasta ahora, sin resultados. Próximo objetivo, refrendado por el éxito en las urnas de Europa Ecología-Los Verdes: acelerar el giro ecologista ya esbozado en las últimas semanas.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información