Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Macron, el ‘halcón’ europeo del Brexit

Para el presidente francés, la salida de Reino Unido de la UE es también un asunto de política interior

El presidente Emmanuel Macron recibe a la primera ministra Theresa May, el martes en París
El presidente Emmanuel Macron recibe a la primera ministra Theresa May, el martes en París AP

Le comparan con De Gaulle, el hombre que dijo no, o con Napoleón, que quería conquistar el continente. Emmanuel Macron, que siempre se ha visto como un líder europeo, no tiene un papel directo en la negociación del Brexit, pero su voz se escucha, y pesa, en cada nuevo episodio del psicodrama entre el Reino Unido y el resto de la UE.

Mientras que otros líderes se muestran conciliadores o envuelven sus mensajes en un algodón diplomático, él es el que pone condiciones y el que tiene prisa por resolverlo todo cuanto antes. El hombre de los peros y de los noes.

El reparto de papeles —Macron como poli malo y la canciller alemana Angela Merkel como poli buena— tiene algo de trazo grueso. “Honestamente, no creo que se corresponda con la realidad”, dijo ayer un consejero del presidente francés, que pidió anonimato. Lo ocurrido, desde que en 2016 los británicos decidieron en referéndum salir de la UE, ha sido más bien lo contrario, según este consejero. Pese a las divisiones que lastran el proyecto común, pese a el auge de dirigentes populistas y euroescépticos que podrían haber simpatizado con Londres, los 27 —incluido el viejo motor franco-alemán— han actuado como un bloque ante el Brexit.

Y, sin embargo, Macron ha encabezado el grupo de los reticentes a hacer concesiones. El último episodio es la discusión sobre un aplazamiento en la salida de Reino Unido. La semana pasada, el presidente francés se declaró dispuesto a asumir el Brexit sin acuerdo y que la prórroga “no [tenía] nada de evidente ni de automática”. La posición evolucionó ayer al aceptar París que esta prórroga es posible, pero bajo condiciones draconianas: Reino Unido deberían quedarse sin voto en la UE durante este tiempo extra. Y, en todo caso, la prórroga debería ser breve. “Un año nos parecería demasiado”, dijo la fuente citada.

Los mensajes de Macron a los británicos, explicándoles que ha sido víctimas de un gran engaño por parte de políticos irresponsables, refuerzan la imagen de halcón. “Se mintió a la gente, y lo que eligieron [en el referéndum] no era posible”, dijo en enero durante una reunión con alcaldes en Normandía.

Es un mensaje a los británicos, y a los franceses. Porque, cuando Macron habla del Brexit, está hablando de los populistas y de los nacionalistas de Francia. Del Frente Nacional (rebautizado como Reagrupamiento Nacional) y de los chalecos amarillos. En Francia, país que con el principal puerto que conecta el continente con las islas, el Brexit es política interior.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información