Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La socialdemocracia alemana lanza un programa social para enfrentarse a los populismos en las europeas

La cita de mayo se suma a cuatro comicios regionales cruciales para el SPD y la estabilidad del Ejecutivo

Los candidatos de la socialdemocracia alemana para las elecciones europeas, Katarina Barley y Udo Bullmann, durante el cónclave para aprobar el programa electoral el sábado en Berlín.
Los candidatos de la socialdemocracia alemana para las elecciones europeas, Katarina Barley y Udo Bullmann, durante el cónclave para aprobar el programa electoral el sábado en Berlín. AFP

Un transatlántico que se aproxima inexorablemente a cinco icebergs gigantescos alineados en el horizonte. Esta es la catastrófica imagen que utiliza un analista para describir el futuro próximo de la socialdemocracia alemana (SPD) y contra la que el partido se ha conjurado este sábado en Berlín. Y lo ha hecho presentando un programa para las elecciones europeas centrado en los derechos sociales y laborales. “No podemos tener una Europa solo de las empresas. A nuestra generación le corresponde dar el siguiente paso, el de la Europa social”, defendió Karatina Barley, ministra de Justicia alemana y candidata del SPD para los comicios europeos de mayo.

La cita europea se perfila crucial para un partido en horas bajas, que se esfuerza por reinventarse. Un descalabro electoral del SPD en las cinco citas electorales previstas para los próximos meses, incluida la europea, como amenazan las encuestas, reverberaría con peligrosa fuerza en la delicada coalición de Gobierno que los socialdemócratas comparten con los conservadores.

Marcar la agenda

Jurgen Conrad, es uno de los 177 delegados territoriales que ha viajado hasta el centro de congresos de la Alexanderplatz berlinesa, para votar el programa europeo del SPD. Conrad, que ha venido desde el Estado de Renania Palatinado y que se declara miembro del ala izquierdista del partido, muestra cierto optimismo a pesar de los descomunales desafíos que acumula el SPD. Cree que en los últimos meses el partido ha sido capaces de marcar la agenda del Gobierno con temas como la pensión mínima, la inversión millonaria en escuelas infantiles o la prohibición de venta de armas a Arabia Saudí.

Preguntado por la posibilidad de que un descalabro electoral aumente la presión para romper la coalición de Gobierno, Conrad explica que “los militantes piensan que cuanto antes se acabe [la coalición de Gobierno], mejor, pero los líderes piensan en las encuestas y en qué pasará después”.

Los delegados socialdemócratas reunidos en el centro de congresos de Berlín respondieron con entusiasmo a la batería de medidas sociales que Barley, co candidata junto a Udo Bullmann, enumeró durante su intervención y que forman parte del programa para las europeas. Entre ellas, un salario mínimo europeo, así como un impuesto para los gigantes de Internet, entre otros.

Medidas frente a la Europa "del egoísmo y el nacionalismo"

El programa europeo aprobado el sábado suma 32 páginas y sostiene en su preámbulo que la “cohesión está en peligro” y que ha quedado fragilizada por una crisis financiera que favoreció a las corporaciones frente a los derechos sociales de los ciudadanos. Prima la protección de los derechos de los trabajadores y los consumidores en tiempos de digitalización y cambio ecológico, así como la inversión conjunta europea en políticas públicas, frente a la Europa “del egoísmo y el nacionalismo”.

“Nadie que trabaje a tiempo completo en Europa debe ser pobre”, dice el documento en el que el SPD aboga por un fondo europeo que asegure el desempleo en tiempos de crisis y propone aumentar la contribución alemana al presupuesto europeo, además de por un presupuesto para la zona euro que contribuya a la “estabilización” en periodos de crisis. Exige además la equiparación de los derechos laborales y sociales también para los trabajadores de plataformas on line.

La cita europea es solo una de las cinco elecciones (o icebergs). Las otras cuatro son elecciones regionales, que la socialdemocracia alemana afronta este año con las encuestas en contra y que junto a las europeas resultarán decisivas para determinar su futuro y el del Ejecutivo alemán. “Si el resultado [de las europeas] es bueno, reforzaría nuestra posición en el Gobierno. Si es malo, se intensificará la discusión de si debemos abandonar la coalición de Gobierno”, explica a este diario en los márgenes del cónclave socialdemócrata celebrado el Berlín uno de los delegados, el diputado Timon Gremmels. Las encuestas otorgan al SPD entre un 15 y un 18% de los votos. Es decir, cerca de un tercio menos del resultado de 2014, cuando los socialdemócratas lograron un 27,3 % de los votos.

El SPD se encuentra sumido en un obligado proceso de reinvención ante la pérdida récord de apoyos. En diciembre, los socialdemócratas pactaron un documento con el que rompían con las reformas de la llamada Agenda 2010, lanzada hace 15 años y muy criticadas por el ala más izquierdista del partido. Esa decisión contribuyó a cohesionar el partido de puertas para adentro, pero no ha logrado una remontada significativa en los sondeos de intención de voto. “Fue la decisión correcta, pero ahora hay que seguir el camino marcado. Lo próximo será luchar defender medidas de protección para los repartidores de paquetes”, explica Gremmels, que hoy ha venido vestido con una sudadera azul con estrellas amarillas, para dejar claro su compromiso europeísta.

Michael Bröning, investigador del Friedrich-Ebert-Stiftung, el think tank próximo al SPD es el autor de la metáfora de los icebergs y asegura que en el partido cunde el nerviosismo. Perder Bremen, la ciudad-estado en la que gobiernan desde la segunda guerra mundial y cuyas elecciones se celebran el mismo día que las europeas, “sería una derrota histórica”. En el Este de Alemania, donde después del verano se celebrarán tres elecciones regionales, Afd, la ultraderecha “podría convertirse en la primera fuerza y arrebatarle al SPD el título de partido de los trabajadores”, cree Bröning. “El partido ha tratado de romper con su pasado neoliberal, pero es solo parte de la solución”, interpreta Bröning, quien describe el ánimo del partido “entre el nerviosismo ante lo que se avecina y cierta esperanza”.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >